¿Qué es el Hipo? Causas y formas de deshacerse de él

El hipo es un proceso fisiológico que responde a una contracción repentina y rápida del diafragma. Su utilidad es aún un enigma para la ciencia, pero sí que se conocen cada vez más causas. Veamos cuáles.

que-es-hipo

Todos hemos experimentado el hipo más de una vez en nuestra vida. Si ocurre una vez suele producir risa, pero cuando ocurre de forma repetitiva se convierte en algo bastante molesto, ya que no lo podemos controlar. Pero, ¿de dónde viene ese extraño sonido que sale de la garganta sin aviso previo?

El hipo, contrariamente a lo que pensamos, no empieza en la garganta o en la boca, sino en un músculo llamado diafragma, que se encuentra situado entre los pulmones y el estómago. Este músculo en forma de cúpula es el principal responsable de la respiración: en el transcurso normal de la respiración, el diafragma se contrae de manera rítmica y continua, permitiendo que el aire entre y salga de los pulmones.

El hipo aparece cuando, debido a un problema en el diafragma, este músculo sufre un espasmo y se altera el ritmo normal del proceso de intercambio de oxígeno y dióxido de carbono con el exterior. Pero más allá de su origen motor, todavía no se conoce la función que el hipo tiene en nuestro organismo y esta sigue siendo un gran enigma para los investigadores. En este artículo descubriremos un poco más sobre el hipo y las diferentes causas conocidas de este proceso fisiológico involuntario.

¿Qué es el hipo?

El diafragma es el músculo que separa el tórax del abdomen y controla la respiración. Cuando el diafragma se contrae se produce la inhalación, el aire entra en nuestro cuerpo y llega a los pulmones. Cuando se relaja se produce la exhalación, los pulmones dejan salir el dióxido de carbono de nuestro organismo, todo este proceso se realiza de forma rítmica y repetitiva.

En esencia, el hipo es un reflejo, se origina cuando se altera el proceso normal de respiración, debido a un espasmo del diafragma. Cuando este músculo en forma de cúpula se contrae de manera repetitiva e incontrolable fuerza a los pulmones a soltar el aire de forma brusca y entrecortada, produciendo el sonido característico que asociamos al hipo.

Cada vez que el diafragma sufre una contracción rápida y repentina, la laringe y las cuerdas vocales se cierran de forma brusca, lo que hace que el aire ingrese rápidamente a los pulmones. El cuerpo responde con una sacudida o un sonido. El hipo comienza y se detiene sin razón aparente. Y aunque es molesto, por lo general, dura menos de un minuto. Sin embargo, en algunos casos se pueden dar episodios de más de 48 horas, esta condición se conoce como hipo persistente o hipo crónico.

El hipo puede ser molesto en algunas ocasiones, pero es natural y por lo general no esconde nada grave. Sin embargo, cuando ocurre con frecuencia o el episodio dura mucho más tiempo de lo normal, como en el caso del hipo crónico, puede existir una afección subyacente que requiera la atención de un médico. Además, en el caso del hipo crónico puede derivar en otros problemas de salud tanto física como mental, ya que puede afectar al sueño y la alimentación, pero también al estado de ánimo. El hipo recurrente puede repercutir en la calidad de vida y las relaciones de las personas que lo padecen.

hipo-definicion

¿Por qué aparece el hipo?

Hay muchas razones por las que ocurre el hipo y aunque conocemos el proceso se desconoce el origen. Recientemente, se han realizado investigaciones para comprender por qué el diafragma sufre estos espasmos de forma tan frecuente y si existen algunos factores más determinantes que otros. Algunas causas del hipo son más comunes que otras. Los desencadenantes más comunes son responsables de casi todos los casos de hipo y causan hipo breve y leve. Los desencadenantes menos comunes están relacionados con el hipo crónico o recurrente.

Causas comunes del hipo

El 100% de las personas ha experimentado hipo en algún momento de su vida, y todos lo volveremos a experimentar muchas veces más. Normalmente, el hipo aparece cuando hay un fallo en el nervio responsable de controlar la expansión y la contracción del diafragma. La respiración es un proceso involuntario. El sistema nervioso autónomo controla la función del músculo del diafragma y, a veces, se puede perder el control por un momento. Como hemos visto, cuando esto sucede, aparece el hipo. Hay muchas razones por las que el sistema responsable de controlar la respiración puede dejar de funcionar correctamente, desde nacer con un problema neurálgico hasta una irritación del músculo.

No hay una lista exacta de las cosas que causan hipo, pero se describen muchas razones que pueden producirlo. El hipo, al igual que aparece, a menudo desaparece por sí solo y sin motivo aparente. Existen algunas causas comunes por las que una persona puede presentar hipo, como fumar, tomar bebidas carbonatadas, beber demasiado alcohol, los cambios de temperatura, dormir poco, estar estresado o comer demasiado o demasiado rápido… Etc.

Como vemos, la función del diafragma puede verse afectada negativamente por muchas situaciones diarias. Además, algunos dolores de garganta y el reflujo gastroesofágico pueden conducir a casos más graves y recurrentes. Sin embargo, el hipo no se presenta igual en todas las personas, también esto sigue siendo una incógnita. Algunas personas tienen hipo cada vez que disfrutan de una comida copiosa sin que este sea considerado patológico, y otras presentan hipo de forma muy anecdótica. El funcionamiento diferente del nervio que controla el diafragma puede tener muchas causas diferentes, aún desconocidas.

por-que-aparece-hipo

Causas poco frecuentes del hipo

Por lo general, el hipo no es un signo de ningún problema de salud subyacente y las personas no tienen por qué preocuparse. A menos que dure mucho tiempo o los episodios sean recurrentes, el hipo no debería necesitar ningún tratamiento. Sin embargo, el hipo que dura más de 48 horas se considera crónico y debe ser motivo de consulta médica.

Algunos hipos recurrentes se deben a problemas graves del sistema nervioso y pueden ocultar una condición patológica subyacente. Un diagnóstico rápido puede afectar al desarrollo y la evolución del trastorno que lo causa, lo cual es importante, ya que no existe una cura para muchos problemas neurológicos, pero si se puede ofrecer un tratamiento temprano.

Existen diferentes enfermedades que afectan al sistema nervioso central donde el hipo aparece como síntoma. Los casos más severos de hipo pueden esconder una de estas patologías neurológicas: un tumor en el SNC, meningitis, encefalitis, esclerosis múltiple, lesión traumática del sistema nervioso central o un derrame cerebral.

Existen muchas otras razones por las que el hipo puede persistir por más tiempo de lo considerado normal. Estas causas incluyen el abuso del alcohol, el haber sido sometido a anestesia general para una cirugía, tener diabetes, tomar esteroides o tranquilizantes, tener una enfermedad renal o la alteración de las hormonas debido a diversas condiciones. Aunque este no siempre es el caso, las personas que tienen en su lista, uno o más de estos factores de riesgo tienen más probabilidades de experimentar episodios prolongados de hipo que el resto de la población.

causas-hipo

¿Cómo hacer desaparecer el hipo?

Como hemos visto, existen muchas circunstancias y situaciones que pueden aumentar el riesgo de hipo, como las emociones, el alcohol, el tabaquismo, la comida, etc. Existen remedios que pueden ayudar a que el hipo desaparezca, aunque no sean 100% efectivos. Es importante insistir en que si el hipo aparece de forma recurrente o prolongada, se debe acudir al médico, para saber cuál es el problema subyacente y ofrecer un plan de tratamiento.

Relajarse y respirar de forma lenta y controlada: lo mejor que se puede hacer para que el hipo desaparezca es esperar, ya que este proceso fisiológico igual que viene se va, y la respiración y el diafragma vuelven a funcionar de una forma correcta y coordinada, unos minutos después de la aparición del hipo. Pero, si este se prolonga durante más de cinco minutos- o más- o se empiezan a notar molestias en el abdomen, se pueden poner en práctica una serie de pautas para hacerlo desaparecer de forma voluntaria.

Al igual que para otras condiciones, al no estar seguros del origen del hipo, las pautas pueden no funcionar para algunas personas. Además, es difícil tener control sobre el sistema nervioso autónomo y obligar al diafragma a dejar de contraerse como lo viene haciendo. Una de las técnicas más útiles para acabar con el hipo tiene que ver con el control de la respiración. Se puede aguantar el aire durante unos segundos o limitar la cantidad de aire que entra en los pulmones utilizando una bolsa de papel. Otros remedios caseros incluyen:

  • Tomar una cucharadita de azúcar.
  • Beber agua fría.
  • Tirarse de la lengua.
  • Levantar la úvula con la ayuda de una cuchara.
  • Jadear o eructar
  • Llevar las rodillas al pecho hasta tocar el abdomen
  • Realizar la maniobra de Valsalva.

No existe una forma segura de detener el hipo y estos métodos pueden no funcionar para algunas personas. Si tienes hipo de forma frecuente sin que llegué a ser preocupante, existen diferentes formas de prevenirlo que incluyen no exponerse a los factores más comunes que lo originan. Se ha demostrado eficaz para la prevención del hipo: evitar comidas copiosas y no beber bebidas carbonatadas o gaseosas. Además, no exponerse a situaciones estresantes o reducir el consumo de alcohol puede tener beneficios para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

como-deshacerse-hipo

Conclusión

El hipo, salvo en casos excepcionales, es natural y no es preocupante: el 100% de la población tiene hipo de forma puntual, y no suele esconder ningún problema de salud más grave. Es un simple reflejo del sistema nervioso, que implica al diafragma, ante distintas situaciones comunes como el comer en exceso o tomar bebidas gaseosas.

Normalmente, el hipo, al igual que aparece de forma repentina, desaparece sin previo aviso en unos pocos minutos. Aunque se va solo, el hipo es una sensación molesta y si dura más de unos minutos, existen una serie de remedios caseros que pueden ayudar a que desaparezca más rápidamente. También se pueden aplicar unas pautas para ayudar a prevenir su aparición. Por último, si el hipo dura más de 2 días, es aconsejable consultar a un médico para averiguar y tratar el problema de salud subyacente.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies