Los 10 tipos de vagina (y sus características)

El aparato reproductor femenino es esencial para la vida, pero también se vincula con la intimidad y la belleza. Describimos los principales tipos de vagina, clasificados en función de la morfología vulvar.
Tipos vagina

El aparato reproductor femenino es esencial para dar lugar a la vida, pero también se trata de una fuente de placer muy importante, una zona que puede indicar enfermedades subyacentes y, hasta cierto punto, un componente estético. El sexo es una de las cosas más íntimas que se conciben en la cultura occidental, así que tendemos a darle mucha importancia a nuestros genitales externos, pues prácticamente nadie los ve (excepto en estas ocasiones especiales).

Por esta razón, tanto hombres como mujeres suelen preguntarse, al mirarse al espejo: ¿son mis genitales atractivos? ¿Atraerán a mi potencial compañero/a? En el caso de los varones, se suele hacer especial hincapié en el tamaño del pene, pero en mujeres, la forma, disposición e incluso coloración de los labios vaginales son el objeto de escrutinio más común. En cuanto la anatomía genital externa de la mujer se desvía de la norma, pueden comenzar los complejos y el estigma.

En esta ocasión, venimos a romper moldes y establecer que la “normalidad” no existe, ni en los rasgos genitales, ni en los faciales ni en ningún otro frente que se te ocurra. Lo “normal” es un espectro, así que cualquier cosa que no se considere patológica puede ser un rasgo potencialmente atractivo. Con todas estas ideas en mente, te presentamos los 10 tipos de vaginas y sus implicaciones a nivel sociosanitario. No te lo pierdas.

¿Qué tipos de vaginas existen?

Antes de comenzar a explorar la diversidad de los genitales externos de la mujer, es necesario sentar ciertas bases. En un sentido estricto, la vagina solamente es el conducto fibromuscular que conecta la vulva con el útero. Este tubo muscular tiene una longitud de unos 7,5 centímetros y su labor principal es permitir la fecundación (los espermatozoides viajan por él), el placer sexual y la salida del bebé al medio externo durante el parto. En este momento tan delicado, la abertura cervical puede extenderse hasta los 10 centímetros de diámetro.

Si seguimos esta definición, hay que reconocer que a nivel médico no es correcto referirnos a “tipos de vaginas” si vamos a hablar de los genitales femeninos externos, ya que la vagina en sí está internalizada. Lo que realmente estamos analizando es la vulva, compuesta por los siguientes elementos:

  • Monte de Venus: una masa redondeada de tejido graso que cubre el hueso del pubis. Forma la porción anterior de la vulva y secreta hormonas relacionadas con la atracción sexual. Los cojinetes de tejido graso están cubiertos de vello.
  • Labios mayores: pliegues de tejido voluminosos y carnosos, cuya función es revestir y proteger al resto de órganos genitales externos. Su disposición es longitudinal y rodean la hendidura vulvar.
  • Labios menores: de tamaño muy variable (casi imperceptibles hasta los 5 centímetros). Se encuentran dentro de los labios menores y, debido a su irrigación vascular, tienen un color rosado. Se fusionan en su parte superior.
  • Clítoris: cubierto por el prepucio (unión de los labios menores), esta pequeña protuberancia equivale al pene en el varón. Está muy inervado y corresponde a la zona más erógena en todo el cuerpo de la mujer.

Así pues, cuando hablamos de tipos de vagina, realmente nos estamos refiriendo a la conformación vulvar, independientemente de la longitud o particularidades del canal musculado que le preceda. Con estas ideas claras, te presentamos la variedad en los órganos genitales externos femeninos.

Vagina partes

1. Vagina con labios menores asimétricos

Este tipo de vagina se caracteriza por un labio menor más grueso o largo que el otro, lo que puede darle una apariencia un poco más “colgante” y que rompe la asimetría de la estructura vulvar. Es un rasgo completamente normal y, además, fuentes profesionales estiman que es más común de lo que muchas mujeres y hombres creen.

2. Vagina con labios mayores curvados

En esta conformación de la vulva, los labios mayores están curvados “hacia afuera”, tocándose entre ellos en sus extremos (como si de una herradura se tratase). Esta curvatura externa hace que los labios menores y otras estructuras queden un poco más expuestas.

3. Vagina con labios menores prominentes

Los labios menores pueden ser más largos o prominentes, destacando así sobre el conjunto o incluso sobresaliendo por delante de los labios mayores. Debido a que la irrigación de estas estructuras es mayor que la de las adyacentes, la vagina presentará un color más rosado o rojizo.

4. Vagina con labios mayores prominentes

Aunque no suponga ningún indicio de patología, las vaginas con labios mayores prominentes suelen tratarse como componentes estéticos no deseables en la sociedad general. Si estos son gruesos y firmes, se dice que la vagina está abultada o puffy y no se le suele prestar más atención. De todas formas, el problema llega cuando los labios se muestran más “colgantes” o “caídos”.

Según el Cosmetic Surgery National Data Bank, en los últimos años las vaginoplastias han aumentado en un 213%. De entre todos los procedimientos posibles, los liftings de los labios mayores (quitar piel y grasa y tensar estructuras) son muy comunes. Estos rasgos son completamente normales, pero las ideas y estereotipos han hecho mella en la confianza personal de muchas mujeres en todo el mundo.

5. Vagina con labios menores colgantes

En este caso, los labios menores no “se abren paso” por delante de los mayores, sino que directamente se presentan más caídos por su longitud. Es otro de los motivos más comunes que fomentan las ninfoplastias o vulvoplastias. Si bien es un rasgo completamente normal, es posible “corregirlo” con una sesión de cirugía ambulatoria en un periodo de 45 minutos.

Aunque los riesgos sean mínimos, no podemos hacernos más que preguntarnos si realmente merece la pena someterse a una procedimiento para arreglar algo que es perfectamente normal. Como en todo, al final la decisión es personal.

Vagina tipos

6. Vagina con hipertrofia de los labios menores

En este punto, cabe destacar que el rasgo previamente citado empieza a incurrir en lo patológico cuando la longitud entre la línea media y el borde libre lateral es mayor de 4-5 centímetros, es decir, los labios menores sobresalen de forma anormal. En estos casos, sí que se pueden presentar síntomas como irritación de la zona vulvar, problemas con la higiene local, mayor proclividad a infecciones en las zonas íntimas y molestia durante las relaciones sexuales. Esta condición sí que requiere tratamiento médico.

7. Vagina con labios mayores colgantes

Se aplica la misma premisa que en el punto número 5, pero en este caso las estructuras más colgantes son los labios mayores. El hecho de que los labios mayores sobresalgan más allá de las prendas de ropa íntimas puede ser un problema para las mujeres que los presentan, aunque en general no supone una molestia extrema.

8. Vagina con labios pequeños y abiertos

En esta conformación vulvar, los labios mayores son pequeños y descansan sobre el hueso púbico, dejando expuestos a los labios menores. De nuevo, debido a la mayor irrigación de las estructuras internas, estas vaginas suelen presentar un color general más rosado.

9. Vagina con labios pequeños y cerrados

Algo muy parecido al caso anterior, pero los labios vaginales mayores se encuentran en estrecho contacto, por lo que protegen en su totalidad a los menores y a otras estructuras internas.

10. Vaginas de distintos colores

El color de la piel varía de forma natural según la herencia genética y el ambiente, y esto también se aplica al entorno de la vulva. Según los médicos, los colores generales vaginales son rosa, rojo y tonos similares al vino y borgoña. Además, dependiendo del estado de excitación de la mujer, la coloración de los labios menores también puede variar.

El color de la vagina y las secreciones que la acompañan sí que pueden ser indicativos de una patología, pues unos labios mayores y menores hinchados y más rojos de lo normal son signos de vulvovaginitis. Si estos tonos anormales se acompañan de descargas purulentas o sanguinolentas, es momento de ir al médico.

Resumen

Como puedes ver, solo dos de los rasgos que hemos mostrado en estas líneas son patológicos: un entorno vaginal hinchado, rojizo y purulento y la hipertrofia de los labios menores. El resto de conformaciones no reportan ningún problema fisiológico y, por tanto, se conciben dentro de la variabilidad normal en el ser humano.

Por todos estos motivos, animamos a toda lectora (binaria o no) a que trate de relativizar sus rasgos y conformaciones físicas, pues realmente todo criterio aplicado es arbitrario y está fomentado en cánones sin sentido. Si no incurre en el terreno patológico, toda diversidad física es bella.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies