Las 6 partes del riñón humano (y sus funciones)

Los riñones son unas estructuras verdaderamente complejas que filtran unos 180 litros de sangre todos los días y que producen la orina. Un repaso de sus funciones y anatomía.
Partes riñón

La orina, ese líquido semitransparente y de tono amarillento, nos permite a los seres vivos eliminar sustancias tóxicas de producción metabólica o ingesta, controlar los electrolitos, la presión arterial y el equilibrio ácido-base de nuestro organismo. De media, un ser humano adulto produce 1,4 litros de orina diarios, una cantidad nada desdeñable.

Concebir el proceso de la micción sin tener en cuenta a los riñones es una actividad imposible, pues son estos los encargados del filtrado sanguíneo y la producción de la orina (en concreto en los glomérulos de las nefronas). Estas dos pequeñas estructuras, por tanto, nos permiten deshacernos de todos aquellos compuestos que serían deletéreos dentro de nuestro cuerpo a corto y largo plazo.

Por importantes que sean para nuestro día a día y la concepción de nuestra especie, los riñones se tienen en el imaginario colectivo como unos pequeños órganos en forma de judía y poco más. La realidad es muy diferente, pues los riñones son una verdadera obra de ingeniería biológica encargados de múltiples procesos fascinantes. Si quieres conocer todo sobre las 6 partes del riñón humano y sus funciones, continúa leyendo.

  • Te recomendamos leer: "Enfermedades renales comunes: tipos, causas y tratamiento"

¿Qué son los riñones?

Desde un punto de vista morfológico, el riñón se define como un órgano par situado en la región retroperitoneal, de aspecto similar a un frijol de gran tamaño. El peso de los riñones equivale al 1% de la masa de total de un ser humano adulto, pues no suelen pesar más de 170 gramos cada uno de ellos. Por otro lado, cada riñón mide un aproximado de 12 centímetros de largo, 6 de ancho y 3 de grosor.

Fijándonos un poco más en los aspectos funcionales de estos fascinantes órganos, resulta esencial destacar que el 22% del gasto cardíaco diario de un ser humano está destinado a redirigir la sangre a los riñones, razón por la cual su funcionalidad está ampliamente ligada a la presión arterial. Este flujo sanguíneo se traduce, de forma aproximada, en el filtrado renal de unos 190 litros de sangre diarios con el fin de eliminar unos 2 litros de orina en el mismo intervalo.

Riñones función

¿Cuáles son las partes del riñón?

Creemos que con estos datos preliminares ya se ha fundamentado un poco la importancia de los riñones a nivel fisiológico, pero no hemos hecho más que empezar. Es hora de ponerse los guantes de cirujano, la mascarilla y hacerse con un bisturí, pues en las siguientes líneas te diseccionamos cada una de las partes del riñón. No te lo pierdas.

1. Corteza renal

Nada más ver el órgano desde fuera nos encontramos con la corteza renal, la parte externa del riñón, con un color rojo pardusco y fácilmente distinguible de la parte interna o medular. Se trata de una formación externa continua y lisa con varias proyecciones hacia la pelvis renal (denominadas columnas corticales), hecho que divide a la médula en unas “pirámides” características. En general, encontramos las siguientes funciones y características referentes a la corteza renal:

  • Es la parte externa del riñón, caracterizada por un color rojizo. Esto la hace fácilmente distinguible de la región glomerular en un corte distal.
  • Forma un arco de tejido situado justo bajo la cápsula renal.
  • De ella surgen una serie de proyecciones o columnas (columnas de Bertin) que se sitúan entre las “pirámides” medulares.
  • La corteza renal contiene el 75% de los glomérulos (veremos lo que esto significa posteriormente), razón por la cual su función principal es la filtración.
Riñón partes

2. Médula renal

Avanzando en el corte transversal del órgano, nos encontramos con estas estructuras internalizadas en forma de pirámide separadas por las columnas de Bertin. Estas 8-18 masas de tejido en forma de cono son conocidas como médula renal en su conjunto. La base de cada pirámide se origina en la corteza, y la “punta” termina en la papila renal, lugar donde se descarga la orina hacia el cáliz renal.

3. Sistemas colectores de orina

Vamos a resumir un poco todo este conglomerado terminológico, pues aquí nos encontramos con una serie de ramificaciones cuyo fin es direccionar la orina hasta la uretra. Vamos allá, rápidos pero concisos.

3.1 Cálices renales

Nos hemos quedado en las papilas renales, estructuras en las que desemboca la orina que ha pasado por la médula renal. Estas, a su vez, liberan el fluido a los cálices renales, que se dividen en dos categorías: cálices renales menores y mayores.

3.2 Pelvis renal

Dos o tres cálices mayores se convierten en una estructura en forma de embudo: la pelvis renal. Esta actúa como lugar colector de la orina, la cual termina fluyendo hacia el uréter.

3.3 Uréter

Los uréteres son los tubos que nacen de la pelvis renal de cada riñón, de aproximadamente unos 25 centímetros de longitud. Estos cuentan con múltiples partes propias, pero no nos detendremos en ellos demasiado, ya que no forman parte del riñón per sé. Lo importante es conocer que estos desembocan en la vejiga.

4. Nefrona

No podemos abandonar el recorrido por las partes del riñón sin antes acudir a la nefrona, la unidad funcional básica de los riñones. Se calcula que un ser humano adulto posee, de media, 1.000.000 de nefronas en el tejido de cada uno de los riñones.

La estructura de la nefrona es muy compleja y aún nos quedan algunas acepciones por realizar, razón por la cual revisaremos su estructura por encima. Vamos allá:

  • Corpúsculo renal: compuesto por el glomérulo (una pequeña red de tubos capilares) y la cápsula de Bowman (un saco que lo envuelve).
  • Túbulo contorneado proximal: unos tubos situados tras el corpúsculo renal donde se reabsorbe el 40-60% del ultrafiltrado glomerular.
  • Asa de Henle: un tubo en forma de horquilla donde se produce la concentración de la orina.
  • Túbulo contorneado distal: última porción de la nefrona, que desemboca en la papila antes nombrada.

Como podrás observar, estamos ante una estructura realmente compleja con múltiples partes y particularidades. Aun así, te podemos definir la funcionalidad de la neurona en tres pasos esenciales:

  • Filtración: se produce mayormente en la red de capilares que componen el glomérulo. Se trata de un proceso selectivo.
  • Reabsorción tubular: en los túbulos se reincorporan en la sangre una gran cantidad de sustancias y agua filtradas por los glomérulos.
  • Secreción: eliminación de sustancias a través del recorrido tubular de la nefrona.

Acepciones finales

Quizá te haya podido parecer un poco mareante un recorrido tan específico por la estructura del riñón, ¿verdad?. No te preocupes, pues con este símil que te presentamos a continuación, todo te quedará un poco más claro: al fin y al cabo, hay que concebir todo el sistema tubular dentro del riñón como si de un “árbol” se tratara.

Pongamos que el uréter es el tronco (muy largo) de un gran árbol, y la pelvis renal la parte más densa antes de dar lugar a las ramas. Esta pelvis renal se dividiría en cálices mayores y estos a su vez en cálices menores, los cuales corresponderían a las ramas pequeñas y grandes formadoras de la copa. Al final, cada “hoja” correspondería a una de las pirámides de la médula renal, que estaría interconectada con las ramitas (cálices menores) mediante las papilas.

Así pues, las sustancias producidas en las hojas (en este caso la orina en las nefronas, que tienen partes tanto en la corteza como en la médula del riñón), irían en un orden descendente: desde los cálices más pequeños hasta la pelvis renal, la orina va recorriendo toda esta serie de túbulos hasta desembocar en el uréter, que conduce el líquido a la vejiga. Más sencillo así, ¿no?

Resumen

Como habrás podido observar en estas líneas, los riñones destacan por su complejidad morfológica, ya que están compuestos por múltiples partes tanto tisulares como tubulares y, además, cada una de las nefronas que los componen también tienen su propia estructura microscópica.

Todo consiste, al final, en un juego de tubos (más pequeños o más grandes) en los que se filtra, reabsorbe y modifica la orina hasta terminar en la vejiga, lugar de almacenamiento tras el cual podemos liberarla durante la micción. Desde luego, repasos como este ponen en evidencia la vertiginosa complejidad del ser humano. Cuida tus riñones con una alimentación sana, pues son una verdadera obra de ingeniería biológica.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies