Los 5 problemas más comunes en las relaciones de pareja

Para presentar los problemas de pareja, nos apoyamos en diversos estudios estadísticos con amplios grupos muestrales y representación de todas las divisiones por edades en la población.
Problemas relaciones pareja

Vista desde la psicología social, la pareja se define como una entidad acotada, basada en la relación entre dos personas. Desde fuera, ambos componentes de la pareja se conciben como una unidad o sistema, hecho que desde luego define a sus integrantes como individuos propios, así como entes en la sociedad con funciones determinadas esperadas.

Si bien las interacciones dentro de una pareja suelen respetar las leyes, pautas conductuales y roles esperados en un marco social mucho más amplio que este propio sistema, son los intercambios de cada uno de los integrantes en el día a día los que definen las características exclusivas de cada pareja.

Más allá de descripciones terminológicas, la realidad de que la pareja es un sistema complejo nos cae como un jarrón de agua fría con el siguiente dato: en países como Alemania se producen más de 153.000 divorcios al año. Buscando una explicación fuera de la naturaleza anecdótica de cada caso, debe existir un motor común para esta cifra, ¿verdad?

Para dar respuesta a este dato y a otros muchos más, hoy diseccionamos los 5 problemas más comunes en las relaciones de pareja, en base a estudios estadísticos realizados con diversos grupos muestrales.

La formación de la pareja

En primer lugar, vemos de interés exponer el modelo bio-psico-socio-cultural del ciclo acercamiento / alejamiento de pareja formulado por psicólogos en las últimas décadas. Según este modelo, se pueden distinguir diversas etapas en la formación de este vínculo:

  • Extraños/conocidos: ninguno de los integrantes conoce los beneficios que la posible relación puede reportar.

  • Conocidos: se empieza a establecer cercanía e intimidad.

  • Amistad: se afianza el vínculo entre ambos integrantes y se empieza a pasar más tiempo con la contraparte.

  • Atracción/admiración: comienza el interés por la otra persona más allá de un ámbito amistoso.

  • Pasión: emoción definida y clara como un sentimiento muy fuerte hacia el otro.

  • Romance: etapa de enamoramiento, donde cada detalle es cuidado al milímetro y la percepción del otro integrante lo más perfecta posible es la base.

  • Compromiso: construcción de un proyecto común, es decir, la surgencia de la unidad social antes descrita.

  • Mantenimiento: en esta fase se comienzan a explorar planes que rompan con la monotonía, pues se espera mantener el vínculo a largo plazo.

  • Conflicto: aparecen roces y discusiones, caracterizados generalmente por problemas de comunicación.

  • Alejamiento: distanciamiento físico y emocional entre los miembros.

  • Desamor: desinterés total por la otra persona.

  • Separación: ruptura de ese vínculo común, de la organización social en la que ambos miembros se habían comprometido.

  • Olvido: periodo de duelo y el olvido posterior del otro integrante.

  • Te recomendamos leer: "Los 10 tipos de pareja (según su relación sentimental)"

Los problemas más habituales de las parejas

Desde luego, son las últimas 6 fases del modelo definido las que queremos abordar en las siguientes líneas. Así pues, y sin más dilación, es hora de abarcar las fuentes de conflicto más comunes en las relaciones de pareja.

1. Violencia de género

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 35 % de las mujeres del mundo han sufrido algún tipo de violencia física y/o sexual por parte de su pareja o algún conocido. Otros estudios a nivel nacional colocan esta cifra hasta en un 70 %. Las estadísticas hablan por sí solas, pues países como Estados Unidos han reportado más de 1.600 mujeres asesinadas en el año 2015, de las cuales, el 93 % conocían perfectamente al agresor y sostenían con este una relación íntima pasada o presente.

La violencia perpetrada en el ámbito de pareja no es en sí un problema, sino un delito, pero visibilizar esta problemática de género es siempre el primer paso para abordarla a nivel social. Por desagradable que suene, la tasa de mujeres víctimas de esta desigualdad es de 1,5 por cada 1000 habitantes femeninos de más de 14 años, mientras que la tasa de divorcios en muchos países como Bulgaria se colocan en la misma cifra. Esto significa que, en muchas regiones, se producen casi tantos divorcios como asesinatos a mujeres. Desde luego, las cifras dan qué pensar.

Violencia género

2. Problemas de convivencia

Después de este primer paréntesis duro pero necesario, podemos fijarnos en distintos estudios estadísticos que diseccionan cuáles son los motivos más comunes de ruptura en la sociedad moderna. Existen artículos sociológicos que analizan muestras con más de 800 participantes extraídos de todos los grupos etarios posibles, por lo que existe una representación más que fehaciente de la tendencia general en lo que a problemáticas en la pareja se refiere.

En primer lugar, diversas investigaciones subrayan que los problemas de convivencia son la primera causa de ruptura en la pareja. Desde luego, la capacidad de adaptación al otro por ambas partes es una cualidad que no todos tenemos, pues estamos acostumbrados a vivir con nosotros mismos y responder (de forma casi exclusiva) a las necesidades individuales.

Por este motivo, resulta curioso conocer que, en estudios guiados con una representación de género binaria, la simpatía es siempre la característica más buscada en la relación de pareja (100 % de los casos en mujeres y 60 % en hombres). Definida como solidaridad y empatía, esta característica fomenta que el componente de la pareja se ponga en el lugar del otro y responda adecuadamente a sus requerimientos y necesidades, dialogando cuando surjan puntos de conflicto.

3. Se acaba el amor

Todos sabemos que el concepto de “amor” se mueve en un ambiente tanto emocional como fisiológico. Este poderoso sentimiento provoca diversos efectos a nivel central (cerebral) así como periférico (alteración del ritmo cardíaco, activación muscular y fenómenos como la sudoración). Estos mecanismos llegan tan lejos que pueden llegar incluso a modificar el ritmo de los latidos del corazón, pues cuando un enamorado ve una imagen de su cónyuge, sufre una deceleración cardíaca inicial que se traduce posteriormente en un aumento de ritmo (taquicardia afectiva).

Biológicamente, el amor más primario no puede mantenerse de forma indefinida a nivel corporal, por lo que la sobrecarga química inicial que este supone disminuye con el tiempo. Se estima que el periodo en el que vivimos esas sensaciones tan intensas que se relacionan con el amor dura unos 2-3 años, con un máximo de 4.

El qué hacer ante la pérdida de amor es algo que solo puede ser respondido por cada integrante de la pareja. La acepción del romanticismo cambia con los años, por lo que existen ancianos que aseguran que el amor nunca ha abandonado su cuerpo. Quizá se trate más de una reestructuración del concepto que de tratar de sentir siempre una euforia desmedida.

4. Escasez de estrategias

La aplicación de estrategias para la resolución de conflictos es esencial en cualquier pareja. Más allá de consejos anecdóticos como el “no te enfades” o “no grites”, existen métodos de aplicación psicológica como el disco rayado, técnicas asertivas que permiten al individuo expresar la finalidad de su argumento de forma férrea sin divagar o entrar en terrenos peligrosos.

Desde luego, las estrategias para la resolución de conflictos se basan siempre en la empatía y la asertividad, y ambos conceptos pueden ser trabajados con ayuda de profesionales en el ámbito psicológico. En la pareja no existen excusas o “yo soy así” que valgan, pues toda manía o carencia emocional se puede tratar de una forma u otra.

5. Infidelidad

Desde luego, la infidelidad es otro concepto espinoso que no se puede diseccionar en unas pocas líneas. Algunos estudios estadísticos revelan que hasta el 50 % de las personas en países como México han sido infieles en algún momento de su vida, si bien estos datos deben tomarse con reservas (pues habría que ver el tamaño muestral, grupo encuestado y otras muchas más variables que pueden trastocar los resultados). De todas formas, lo importante no es el número, sino el motivo.

Este tipo de interacciones fuera de la norma social ponen en perspectiva la clase de relaciones que construimos los seres humanos y hasta qué punto limitan nuestra libertad individual. Más allá de supuestos mecanismos biológicos, quizá sea momento de replantear el concepto de pareja, vínculo para toda la vida y libertad emocional. O quizá no, pues la respuesta se encuentra en cada caso concreto.

Divorcio

Resumen

Hemos intentado mostrar estadísticamente la pluralidad de las respuestas brindadas ante la pregunta de cuáles son los 5 problemas más comunes en las relaciones de pareja. Desde un punto de vista científico no nos vale con la anécdota o el sentido común, por lo que suele ser necesario recurrir a números basados en grupos muestrales amplios con representantes de todos los géneros, etnias y edades.

Así pues, podemos concluir que los problemas de convivencia, la falta de amor, la escasez de estrategias y la infidelidad pueden ser algunos de los problemas de pareja más comunes, pero desde luego, no los únicos. El orden de prioridad depende de muchísimos factores poblacionales, además de la interpretación que cada uno quiera dar a los resultados obtenidos.

Referencias bibliográficas

  • de Pedro, A. I. I., & Fernández, I. P. (2014). Rosas y espinas en las relaciones de parejas de novios: amor, expectativas y problemas. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 3(1), 385-393.
  • Divorcio por países, datosmacro.com. Recogido a 14 de octubre en https://datosmacro.expansion.com/demografia/divorcios
  • Gómez, M. P., Delgado, A. O., & Gómez, Á. H. (2014). Violencia en relaciones de pareja de jóvenes y adolescentes. Revista latinoamericana de psicología, 46(3), 148-159.
  • La violencia de género, ayuda en acción. Recogido a 14 de octubre en https://ayudaenaccion.org/ong/blog/mujer/violencia-de-genero-2018/#:~:text=La%20Organizaci%C3%B3n%20Mundial%20de%20la,nacional%20hablan%20de%20un%2070%25.&text=Pero%20ambas%20agresiones%20son%20violencia%20de%20g%C3%A9nero.
  • Pérez, B. T., García, P. J. C., & Rodríguez, N. T. C. (2006). LA ATRIBUCIÓN DE CAUSAS A LA RUPTURA DE PAREJA. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 2(1), 477-486.

Graduado en biología en el año 2018 (Universidad de Alcalá de Henares) y en un máster de zoología en el 2019 (Universidad complutense). Samuel sintió predilección desde el inicio de su formación profesional por la parasitología, enfermedades transmitidas por animales, bacterias y otros microorganismos patógenos y genética. Por ello, en cuanto terminó el ciclo estudiantil, decidió dedicarse a la divulgación de materia epidemiológica como forma primaria de vida. Desde entonces, y con más de 100 artículos redactados en distintos portales, participa en diversos proyectos divulgativos con el fin de dar a conocer enfermedades y el funcionamiento general del cuerpo humano.