Relaciones

Problemas de celos en la pareja: ¿qué hacer para superarlos?

No suele ser buena idea dejar que este sentimiento negativo se instale en el día a día de una relación.
Problemas de celos en la pareja

Se ha avanzado mucho en la dirección de crear sociedades más tolerantes y críticas con quien pretende erigirse como figura de autoridad, pero a pesar de esto, los problemas de celos siguen siendo una realidad en muchas relaciones de pareja.

Afortunadamente, nadie es una persona celosa de manera innata o irremediable; los celos surgen como un hábito aprendido, y aunque es un poco complicado, pueden desaprenderse.

En este artículo veremos varias causas frecuentes de los celos en el ámbito de la pareja, y posibles soluciones para ponerles freno.

¿Qué nos hace ser celosos? Posibles causas

Los celos forman parte de esa concepción de las relaciones amorosas que nos han sido transmitidas durante décadas como modelo de "la pareja ideal".

Durante mucho tiempo, se nos ha animado constantemente a vivir relaciones de pareja en las que el amor se demuestra manteniendo una actitud controladora (o, en algunos casos, incluso casi paranoica). Tanto en hombres como en mujeres, ha estado circulando la idea de que amar es vigilar y preocuparse por lo que el otro pueda estar haciendo cuando no está a la vista.

Esto no nos podía salir gratis culturalmente. Hoy en día, incluso en aquellas parejas en las que nadie fuerza a la otra persona a no alejarse demasiado de su lado, hay mucha gente que sufre por los celos. Se trata de personas que saben que la otra persona no tiene la culpa de querer hacer otras cosas que no estén directamente vinculadas a esa relación de noviazgo o matrimonio, y que aún así se sienten mal ante el temor a la eventual infidelidad o a la ruptura.

Además, hay quien tiene predisposiciones individuales a desarrollar celos; por ejemplo, es lo que ocurre con los individuos que presentan ciertos rasgos de personalidad. Sin embargo, estos rasgos no nos predisponen en sí mismos a ser celosos, solo nos vuelven más susceptibles a "aprender" a ser celosos.

Dicho esto, veamos algunas de las causas frecuentes por las que los celos pueden surgir.

1. Rasgos de personalidad

Tal y como hemos visto, hay patrones de comportamiento general que nos predisponen a adoptar una actitud de control de la pareja. Este control no tiene por qué ser siempre una forma de imposición directa sobre lo que el otro puede o no puede hacer; por ejemplo, a veces se plasma en regalos frecuentes, intentos por gustar constantemente para evitar que la pareja se rompa, etc.

Los rasgos de personalidad que más se asocian a esta clase de comportamientos son el neuroticismo y la psicopatía subclínica. El primero de ellos consiste en una predisposición a la afectividad negativa, esto es, a experimentar ansiedad o pensamientos depresivos, lo cual indica que las personas con marcado neuroticismo son más sensibles a la interpretación pesimista de lo que les ocurre.

El segundo, la psicopatía, tiene que ver con las dificultades para empatizar con los demás de manera espontánea.

2. Baja autoestima

Quien se siente menos que los demás, estará más preocupado ante la posibilidad de no dar la talla como novio, novia, marido o esposa.

Para compensar esta supuesta desventaja frente al resto de pretendientes, se intenta llevar a cabo unilateralmente todo tipo de estrategias que van de la mano de los celos y tienen como objetivo mantener a la otra persona lejos de aquellos que puedan ser una amenaza para la relación.

3. Cultura familiar muy conservadora

En la mayoría de sociedades actuales, el matrimonio y el noviazgo vistos a través de los valores conservadores son partes de la vida en las que hay siempre una figura de autoridad que vela por la unión: dentro de la pareja suele ser el marido, y fuera de la pareja suelen ser los padres de quienes se han casado o se van a casar.

Es por ello que hay una estructura vertical y una implicación colectiva en lo que llamamos amor, y esto hace que cada miembro de la pareja sea visto como una "inversión", por lo que los celos quedan hipotéticamente justificados.

¿Qué hacer para superar los celos en la pareja?

Veamos ahora varias posibles soluciones para combatir los celos en el ámbito de las relaciones amorosas.

Si tú eres la persona celosa...

En el caso de que sientas malestar por los celos dirigidos hacia tu pareja y lo que hace al margen de ti, sigue estas pautas.

1. Habladlo

La comunicación es fundamental, y necesitas ayudarte del punto de vista de tu pareja para comprender tu problema de manera global, captando diferentes matices de tu manera de experimentar los celos.

Dile que sabes que es un problema, que quieres cambiarlo, y pregúntale cómo se siente ante tu comportamiento, dándote ejemplos de momentos en los que se sintió controlada o vigilada.

2. Examina tus hábitos mentales

Día a día, presta atención a tu manera de pensar en busca de momentos en los que des por hecho que tu pareja es de tu pertenencia. Esta es una manera de cuestionar creencias arraigadas en tus "gafas de interpretar la vida" y que, al aceptarlas de antemano, no te has dado cuenta de que chocan con el trato que tu pareja merece.

3. No intentes suprimir tus miedos

Hacer ver que tus temores y preocupaciones por perder tu pareja están ahí te será contraproducente, porque no por desearlo vas a dejar de sentir los celos. En vez de eso, examina las creencias de las que surge tu malestar y cuestiónalas, viendo si resisten el filtro de la racionalidad.

Para ello, es bueno que apuntes y memorices una serie de ideas básicas acerca de cómo deben ser tus relaciones amorosas, y que te permitan refutar estos pensamientos negativos cuando se manifiesten. Poco a poco, irás perdiéndoles el respeto.

4. Informa de tus avances, pero no esperes nada a cambio

Si notas que vas progresando, es buena idea decírselo a tu pareja, dado que es algo importante para ti y que os afecta a los dos.

Eso sí, no lo hagas con la actitud de quien espera admiración o una recompensa, porque en caso contrario crearás una situación en la que parecerá que estás chantajeando a tu pareja debido a que supuestamente te estás sacrificando por ella (aunque realmente no es así, porque los celos son principalmente tu problema).

5. Acude a terapia

Si notas que no avanzas lo suficiente, no te desesperes; es frecuente necesitar ayuda profesional para modificar patrones de pensamiento muy interiorizados en uno mismo. Elige un psicólogo, coméntale tu caso, y tras un vistazo inicial a tu caso él te recomendará terapia individual o de pareja, dependiendo de la naturaleza del problema.

Si tu pareja es la persona celosa...

Si tu pareja es quien manifiesta comportamientos propios de una persona celosa, sigue estos pasos.

1. Decide si la situación es tolerable

En primer lugar, analiza la situación para ver si llega a ser maltrato, es decir, si tu dignidad o tu integridad física se ven comprometidas a causa de ataques físicos o verbales.

Si es así, es importante terminar con la relación y no involucrarte en el proceso de mejora y reeducación de la otra persona, dado que eso podría ser arriesgado para ti. La prioridad es mantenerte a salvo y quedar al margen de su actitud controladora definitivamente.

2. Díselo de manera asertiva

Si los celos de la otra persona no llegan al extremo de constituir maltrato, dile cómo te sientes sin dejarte nada en el tintero y sin miedo a crear una discusión: eso es preferible a callártelo y mantener vivo el problema. Habla sobre ello de manera descriptiva y respetuosa, sin dar por supuesto que eso va a desencadenar una pelea.

3. Anímale a ir a terapia

Finalmente, si lo ves necesario, proponle la opción de acudir a terapia para recibir apoyo profesional.

Ayuda contra los celos mediante sesiones de psicoterapia

Rizaldos

Si buscas ayuda de la mano de un psicólogo, te animo a contactar conmigo para poner fin a los celos. Soy psicólogo desde hace más de 25 años, y cuento con mucha experiencia en terapia online, de manera que puedo atenderte presencialmente o a través de videollamada.

Con varias sesiones de frecuencia semanal, tu manera de pensar, de sentir y de comportarte pueden transformarse para mejor.

Referencias bibliográficas

  • Bevan, Jennifer L.; Lannutti, Pamela J. (1 June 2002). "The experience and expression of romantic jealousy in same‐sex and opposite‐sex romantic relationships". Communication Research Reports. 19 (3): pp. 258 - 268.
  • Harvey, J.H.; Sprecher, S.; Wenzel, A. (2004). The Handbook of Sexuality in Close Relationships. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
  • Shackelford, T.K.; Voracek, M.; Schmitt, D.P.; Buss, D.M.; Weekes-Shackelford, V.A.; Michalski, R.L. (2004). Romantic jealousy in early adulthood and in later life. Human Nature. 15 (3): 283 - 300.
Comparte:
¿Te ha gustado?
AZ Salud Logo
En AZ Salud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2020 AZ Salud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies