Teoría de la Mente: ¿qué es y cómo se desarrolla?

La teoría de la mente es la capacidad de comprender los estados mentales y atribuir pensamientos e intenciones a nosotros mismos y a otras personas. Un repaso de sus bases psicológicas, desarrollo y etapas.

teoria-mente

Aquí la palabra teoría se usa como sinónimo de 'conjetura', como la capacidad que tenemos los seres humanos de advertir que uno piensa y los demás también. Desarrollar una Teoría de la mente es importante, ya que proporciona la capacidad de predecir e interpretar el comportamiento de los demás. En este artículo detallaremos esta importante capacidad psicológica y las etapas a través de las cuales los niños van adquiriendo una Teoría de la mente.

¿Qué es la Teoría de la Mente?

Como seres humanos somos capaces de saber que los demás piensan e intuir cómo van a reaccionar en ciertas situaciones. Esta capacidad de atribuir intenciones, deseos, emociones y conocimientos a uno mismo y a otros es lo que se conoce como Teoría de la mente. Esta facultad hace que tengamos en cuenta los estados mentales de los demás y nos permite comprender que tienen opiniones diferentes a las nuestras.

Esta comprensión del otro, y la capacidad para deducir sus estados de ánimo y comprenderlos, nos permite relacionarnos. Si lo pensamos, todo esto ocurre de una manera automática, casi inconsciente. La Teoría de la mente es un importante mecanismo que permite la interacción social. Sin ella, sería difícil comunicarnos entre nosotros y entender el comportamiento de los demás. Al igual que el lenguaje forma parte de las facultades mentales que son propias del ser humano.

No olvidemos que es una capacidad psicológica, por lo tanto nuestro cerebro se activa cuando utilizamos la Teoría de la mente (aunque no seamos conscientes). Estudios de neuroimagen han ayudado a determinar las regiones cerebrales específicas que participan en las tareas relacionadas con la Teoría de la mente.

que-es-teoria-mente

¿Cómo se desarrolla la Teoría de la mente?

No nacemos sabiendo que los demás tienen creencias y deseos distintos de los nuestros. Existen diferentes etapas en el desarrollo a través de las cuales los niños van adquiriendo la Teoría de la mente, las más importantes son: el descubrimiento de la atención, la intencionalidad de las acciones de los adultos y la capacidad de imitar comportamientos.

Otros precursores necesarios incluyen fingir ser otra persona, por ejemplo a través del juego (cuando los niños pequeños juegan a ser médicos), la capacidad de entender los estados de ánimo y sus causas: “lloró porque esto me ha molestado”; y entender que a las personas no les gusta lo mismo que a nosotros: “a mi amiga no le gusta el chocolate y a mí sí”.

1. Descubrir la atención a los demás

La atención es una de las primeras cosas que un bebé aprende a identificar. Son capaces de entender que una persona no está simplemente mirando un objeto, sino que está centrando su atención en ese objeto en particular. Y por lo tanto también son capaces de reclamar esa atención para ellos mismos. Cuando me miran, no solo me miran, también me están haciendo caso.

2. La intencionalidad

Saber relacionar el hecho con el deseo, es decir que las personas actúan según lo que quieren o desean. Comen porque tienen hambre o, van a buscar la pelota porque quieren jugar. La capacidad de entender que los demás se mueven motivados por sus propios deseos es un primer hito en la Teoría de la mente ya que el niño está atribuyendo estados mentales (intenciones) a otras personas.

3. La imitación

La imitación consiste en copiar a otras personas. El niño aprende de los movimientos de los adultos y es capaz de averiguar el objetivo de cada movimiento que ve, cuando un adulto coge el teléfono es para llamar a alguien.

como-se-desarrolla-teoria-mente

Etapas de la Teoría de la mente

Más allá de detectar intenciones en los demás, los niños a partir de los 4 años también son capaces de reconocer sentimientos y pensamientos en el otro, es entonces cuando surge la verdadera Teoría de la mente. El reconocimiento de estados mentales más complejos sigue generalmente una secuencia determinada, de los más fáciles a los más complejos de reconocer:

1. Entender el “quiero”

Lo primero que reconoce el niño son necesidades e intenciones, cuando las personas quieren o desean algo actúan de diferentes formas para conseguirlo.

2. Comprender el "pensamiento"

El segundo paso consiste en entender que sobre una misma cosa las personas pueden pensar de forma diferente. Y las personas van a actuar en función de lo que saben o creen que saben.

3. Comprender que "el ver conlleva el saber"

La tercera etapa consiste en reconocer que no todas las personas cuentan con la misma información sobre un hecho. Por ejemplo, si Mamá ha cambiado las galletas de sitio, necesitaré que alguien me lo comuniqué, para encontrar las galletas.

4. Comprender las "falsas creencias"

La cuarta etapa consiste en ser consciente que no todo lo que piensan los demás se corresponde con la realidad. Alguien puede pensar algo que no es cierto.

5. Comprender los "sentimientos ocultos"

La última etapa consiste en darse cuenta de que muchas veces, las personas ocultan la verdad sobre sus emociones y sentimientos. Pueden estar sintiendo algo diferente a lo que dicen o muestran sentir.

etapas-teoria-mente

El experimento de la falsa creencia

Uno de los intereses más importantes de las investigaciones sobre la Teoría de la mente es determinar a qué edad los niños la desarrollan. La mayoría de los estudios utilizan el experimento de la falsa creencia. Este experimento mide la capacidad del niño para comprender las “falsas creencias” que como hemos visto, consiste en comprender que los demás pueden tener pensamientos o creencias erróneas sobre la realidad.

Un ejemplo de esta prueba es la prueba de "contenidos inesperados", también conocida como la prueba de los "Smarties". La prueba consiste en enseñar una caja de Smarties a un niño y preguntarle qué cree que habrá dentro, el niño lógicamente contestará que Smarties. El investigador muestra el contenido de la caja al niño y este ve que dentro, no hay Smarties, sino lápices. Entonces el investigador le pregunta qué cree que responderá su amigo sobre el contenido de la caja. Si el niño responde con lápices, quiere decir que todavía no ha adquirido la capacidad de atribuir falsas creencias a los demás.

La prueba de los “Smarties” es considerada un experimento de falsa creencia de primer orden, que implica la atribución de las falsas creencias a otros con respecto a eventos reales. En los experimentos de segundo orden se busca detectar la capacidad de mantener una creencia falsa sobre la creencia de otra persona, “yo pienso que la otra persona piensa”.

En las tareas de segundo orden se utilizan personajes y una narración. Una tarea de falsa creencia de segundo orden es la conocida como tarea “Sally-Anne”, en la que un personaje deja un objeto en un lugar y, mientras está fuera de la habitación, el objeto se traslada a un nuevo lugar.

Por ejemplo, en el primer acto de la historia, un muñeco enseña contento una pelota que deja cuidadosamente guardada en una caja y se va a dar un paseo. En el segundo acto, entra la madre del muñeco y cambia la pelota de sitio, dejándola dentro del baúl de los juguetes. El primer muñeco vuelve a la escena. En ese momento, se le pregunta al niño dónde cree que el muñeco va a buscar la pelota.

Normalmente, los niños menores de cuatro años darán una respuesta errónea y contestarán que en el baúl porque piensan que el muñeco tiene la misma información que ellos. Si el niño señala la caja es que entiende que aunque no se corresponde con la realidad (la pelota está en el baúl), el muñeco tiene su propio conjunto de creencias.

El personaje cree que la pelota está en la caja porque no vio a su madre moverla. Entender esto, significa haber comprendido la falsa creencia y ser capaz de atribuirla a otra persona. Yo pienso que el muñeco piensa que la pelota está en la caja porque no ha visto cómo su madre la cambiaba de lugar. Esta prueba se usa para ayudar a detectar casos de trastorno del espectro autista. La gran mayoría de los niños autistas fallan al contestar a la pregunta de la falsa creencia, ya que las personas que presentan síntomas relacionados con el autismo a menudo no desarrollan una Teoría de la mente.

experimento-falsa-creencia
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies