Cómo afrontar una entrevista de trabajo con éxito, claves del psicólogo

Tomás Santa Cecilia nos ofrece las claves para dar el 100% en una entrevista laboral.
Entrevista de trabajo

Las entrevistas de trabajo son momentos clave en la trayectoria laboral de la mayoría de personas.

En ellas, pocos minutos pueden marcar la diferencia, haciendo que nuestras vidas cambien significativamente dependiendo de dónde terminemos ejerciendo (o del tiempo que estemos en el paro).

Es por ello, entre otras cosas, que para mucha gente hacerlo bien en estas entrevistas se convierte en algo muy importante. Y lo cierto es que resulta útil interesarse por las estrategias que ayudan a mejorar nuestras perspectivas laborales, porque realmente son capaces de desplazar la balanza hacia la posibilidad de ser seleccionados por el equipo de Recursos Humanos.

En este artículo veremos una serie de consejos acerca de cómo afrontar una entrevista de trabajo de manera exitosa, explicados desde el punto de vista de un psicólogo experto en las claves de la comunicación y de la regulación de la ansiedad.

¿Cómo afrontar una entrevista de trabajo para que salga bien?

Tomás Santa Cecilia

Estas son ideas clave para prepararse adecuadamente una entrevista de trabajo. Debes tener en cuenta que muchas de ellas requieren de cierta práctica porque con la teoría no es suficiente, y en todas ellas se requiere el compromiso de invertir un mínimo de tiempo y esfuerzos: el simple hecho de leerlas no cambia nada.

1. Créate un calendario

Antes de nada, lo fundamental es tener claro el tiempo del que disponemos para prepararnos la entrevista de trabajo. Para ello es importante que te organices un horario en una agenda, y que en él vayas apuntando varias de las acciones que veremos a continuación.

¿Cuál es el sentido de hacer esto? La clave está en ponerte a ti mismo incentivos para comprometerte con este proceso de preparación de la entrevista, minimizando las posibilidades de que te dejes cosas en el tintero o que las hagas con prisas y mal, lo cual podría hacerte fracasar por efecto dominó (al no haber podido realizar una tarea, esto puede interferir con el cumplimiento de las otras, creando un cuello de botella). No confíes solamente en tu fuerza de voluntad: ejércela a través de acciones concretas y constantes que te permiten progresar.

2. Controla tus niveles de estrés

Normalmente, la gente se obsesiona con no estar demasiado ansiosa durante la entrevista de trabajo. Es cierto que mostrarse muy inseguros y vulnerables en esas sesiones de evaluación de candidatos puede hacer que la imagen que ofrecemos no sea muy profesional, pero hay otro aspecto tan o más importante que este: controlar la ansiedad antes de la entrevista. Y no solo horas antes, sino que incluso es cuestión de tomar medidas días antes de la cita.

El motivo es que, si no la controlamos, la ansiedad puede hacer que pospongamos indefinidamente los momentos en los que no preparamos la entrevista, de manera que cuando llega la hora de pasarse por las oficinas de la empresa lo hagamos más desprotegidos y con motivos para sentir malestar.

Así pues, durante los días de preparación de la entrevista, evita que la ansiedad te juegue malas pasadas. Algunos trucos sencillos para conseguirlo son no beber más de una taza de café al día (por las mañanas), hacer ejercicio aeróbico (por ejemplo, salir a correr un rato, a baja intensidad), dormir las horas suficientes y llevar un horario organizado de comidas.

Si haces las cosas bien, las posibilidades de que en la entrevista te sientas muy ansioso serán muy bajas. Si eres una persona con tendencia a tener problemas de ansiedad sí podrías considerar prepararte algunas estrategias de relajación para ponerlas en práctica en la sala de espera, justo antes de la entrevista: por ejemplo, las técnicas de respiración controlada para asegurarte de que tu cerebro esté bien oxigenado.

3. Infórmate acerca de la empresa

Es fundamental saber dónde se aspira a entrar a trabajar, por dos motivos. Por un lado, por los evidentes beneficios que aporta esta información a la hora de prepararse la entrevista y adaptar el contenido de las ideas que nos prepararemos para decir. Por el otro, porque es muy importante mostrar interés en el tipo de trabajo que se aspira a realizar en el puesto vacante, así como en el entorno organizacional en el que tiene lugar. Lo cual nos lleva al siguiente consejo acerca de cómo afrontar una entrevista de trabajo exitosamente.

4. Prepara tus preguntas

Este es uno de los pocos momentos que sabes que se van a producir en casi cualquier entrevista de trabajo, así que puedes permitirte el lujo de preparártelo sabiendo que serás capaz de realizarlo tal y como lo has pensado.

Prepárate unas tres preguntas, intentando que no todas ellas puedan ser respondidas con un monosílabo y que muestren que tienes interés no solo por los aspectos técnicos, sino también por conocer la filosofía de trabajo de la organización (eso sí, sin llegar a pasarte con el nivel de abstracción de tus dudas).

5. Anticipa bien el tiempo que necesitas para llegar a las oficinas

Si tu entrevista de trabajo es presencial, asegúrate de tener muy claro el tiempo que necesitas para llegar. Si es necesario, comprueba las distancias con imágenes por satélite. Además, sal con tiempo para llegar unos 10 minutos antes de la hora, para evitar problemas y que tengas que correr (lo cual dispararía tus niveles de estrés y empeoraría tu rendimiento en la entrevista).

6. Mira a los ojos

Es muy importante que por muchos nervios que sientas no interrumpas el contacto visual durante mucho tiempo con los entrevistadores. Por otro lado, obsesionarte con estar siempre mirándoles a los ojos también es contraproducente, porque te llevará a comportarte de un modo poco espontáneo. Simplemente, presta atención para saber si llevas muchos segundos seguidos sin mirar a los ojos, y mira en dirección a las caras de tus interlocutores: tu mirada se desplazará hacia la suya de manera automática.

Se ha comprobado que el hecho de seguir una conversación mirando a los ojos de la otra persona hace que se activen partes del cerebro relacionadas con la empatía y el procesamiento de las emociones, y es por ello que es importante que lo hagas,dado que conseguirás ese mismo efecto en la otra persona: un trato más cercano y potencialmente favorable.

7. No uses lenguaje no verbal “cerrado”

Las posturas y gestos que consisten en mantener tus extremidades muy cerca de tu eje vertical (por ejemplo, con los brazos cruzados o con las manos entrelazadas frente a ti) generan una barrera entre ti y los entrevistadores, algo que genera un trato un poco más distante y a la defensiva. Evítalo.

Referencias bibliográficas

  • Byrne, A.; Byrne, D.G. (1993). The effect of exercise on depression, anxiety and other mood states: A review. Journal of Psychosomatic Research, 37(6): pp. 565 - 574.
  • Jiang, J.; Borowiak, K.; Tudge, L.; Otto, C.; von Kriegstein, K. (2017). Neural mechanisms of eye contact when listening to another person talking. 12(2): pp. 319 - 328.
  • Staner, L. (2003). Sleep and anxiety disorders. Dialogues in Clinical Neuroscience, 5(3): pp. 249 - 258.

Tomás Santa Cecilia es psicólogo, consultor, formador y Director de CECOPS Centro de Consultoría Psicológica, en la ciudad de Madrid.