Las 7 enfermedades de los huesos más frecuentes (y sus características)

Las enfermedades óseas suelen ocurrir por un desequilibrio entre la síntesis de hueso y su destrucción. Aquí te presentamos los siete cuadros clínicos más comunes.
Enfermedades huesos

El sistema locomotor es esencial para el funcionamiento de los vertebrados (incluido el ser humano), pues nos permite navegar por un entorno tridimensional y adecuarnos al ambiente y sus imposiciones. Esta verdadera obra de la bioingeniería está compuesta por 206 huesos, más de 650 músculos esqueléticos voluntarios y 360 articulaciones, 86 de ellas localizadas en el cráneo. Cada una de estas subunidades es esencial para el mantenimiento a largo plazo de la postura y movimiento, por pequeña o básica que sea.

Por desgracia, debido a la necesidad de integración funcional de cada una de sus partes, a veces el sistema osteomuscular es proclive a sufrir dolencias. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente más de 1710 millones de personas padecen al menos un trastorno musculoesquelético, lo que convierte a este grupo de patologías en la primera causa de discapacidad en el mundo. De todas ellas, el lumbago destaca sobre el resto, siendo la primera causa de inhabilidad en 160 países diferentes.

De todas formas, más allá del dolor de espalda existen unas 150 afecciones que pueden deteriorar a corto o largo plazo al sistema locomotor. En esta oportunidad nos centramos en el sistema óseo, pues te presentamos las 7 enfermedades de los huesos más comunes y sus características. No te las pierdas.

¿Cuáles son las enfermedades óseas más comunes?

La OMS define la enfermedad como "la alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible". En esta ocasión, la definición de irregularidad se aplica al sistema óseo, que suele englobar a huesos, cartílagos y elementos articulares.

La mayoría de estas patologías se caracterizan por una baja densidad ósea que puede derivar en diversas fracturas y eventos clínicos, pero no todas las enfermedades de los huesos se pueden englobar en este marco etiológico. A continuación, te mostramos las 7 enfermedades de los huesos desde un punto de vista multifactorial. No te lo pierdas.

1. Osteoporosis

La osteoporosis es la reina de las enfermedades de los huesos, pues hasta el 80% de las mujeres ancianas la sufren. Se trata de una pérdida de la densidad ósea. Aunque no lo parezca, el sistema óseo es muy plástico y cambiante a lo largo del tiempo, pues contiene reservas minerales que a veces necesitan ser utilizadas a nivel metabólico por el organismo. El 99% del calcio corporal se encuentra almacenado en los huesos, así que suele ser necesario absorber tejido óseo en algún momento para liberar este bioelemento secundario en sangre.

A los 30 años de edad se alcanza el pico de masa ósea, es decir, se ha producido más hueso del que se reabsorbía. Este equilibrio se mantiene durante unos 10 años, pero luego se empieza a perder masa a un ritmo del 0,3-0,5% anual. En las mujeres menopáusicas esta tasa se acelera drásticamente por desequilibrios hormonales, razón por la cual la osteoporosis es mucho más común en el género femenino.

Al final, el grosor óseo cortical disminuye y se aumenta la porosidad interna de los huesos, lo que los predispone a fracturas y lesiones. La osteoporosis puede desembocar en otras entidades clínicas óseas, como la rotura de la columna vertebral, fracturas y esguinces, entre otros.

Osteoporosis

2. Osteomielitis

La osteomielitis es una infección súbita o de larga data del hueso o médula ósea, generalmente provocada por el microorganismo patógeno Streptococcus pyogenes o S. aureus. Afecta de forma común a niños y adolescentes (con un pico epidemiológico a los 3 años de edad). Su tasa de incidencia anual es de 1 paciente por cada 5.000 niños sanos.

Este tipo de infecciones suelen ser secundarias, es decir, los patógenos provienen de otro foco y se diseminan al hueso. El paciente con osteomielitis presenta síntomas como dolor óseo, fiebre, sudoraciones excesivas, hinchazón, malestar general y otros muchos signos más. Se trata con antibióticos específicos por largos periodos, pues deshacerse de la enfermedad suele ser bastante complejo debido a la dificultad para acceder al hueso a nivel farmacológico.

3. Osteonecrosis

En la osteonecrosis, una falta de flujo sanguíneo hace que el tejido óseo se deteriore más rápido del que se puede reponer, debido a la falta de recursos para la síntesis de los cristales de hidroxiapatita y otros compuestos. Este evento clínico se puede producir en uno o varios huesos, si bien es más común en la parte superior de la pierna, brazos, rodillas, hombros y tobillos.

La incidencia general de esta patología es de 4,7 casos por cada 10.000 personas al año. Aunque no se conocen sus causas del todo, se sospecha del uso de esteroides intravenosos u orales como fármacos a largo plazo, consumo de alcohol, infección por VIH y otros muchos factores. La patología se puede prevenir con analgésicos y otros abordajes, pero si el daño tisular es excesivo, se recurre a cirugías de injerto y extirpación ósea.

4. Tumor óseo maligno

El tumor óseo maligno más frecuentes es el metastásico, considerado como una tumoración secundaria. Esto quiere decir que, en la mayoría de los casos, las células de otro tumor viajan a los huesos y se instauran en ellos, provocando la sintomatología típica de una neoplasia maligna (masa celular de crecimiento descontrolado).

Por otro lado, el tumor óseo primario más común es el osteosarcoma. Esta variante representa el 20% de los cánceres de hueso al uso, pero se presenta en menos de un paciente por cada 100.000 personas. Por ello, casi siempre que hablamos de cáncer de hueso lo asociamos con metástasis de otro tumor.

Tumor óseo

5. Osteoartritis

Como hemos dicho, dentro del grupo de las enfermedades óseas también se tienen en cuenta los tendones y articulaciones. La osteoartritis (OA) es el trastorno articular más común, debido al envejecimiento, desgaste y rotura del tejido articular. Casi el 100% de la población mundial tiene síntomas de OA a partir de los 70 años de edad, así que se considera una entidad clínica casi inevitable tras el paso del tiempo.

Este cuadro clínico provoca dolor, rigidez, sensibilidad, pérdida de flexibilidad, sensación chirriante y muchas cosas más en las articulaciones implicadas. Se puede tratar con medicamentos analgésicos sin necesidad de receta (Paracetamol), fisioterapia, terapia ocupacional, inyecciones de cortisona y reemplazo articular en los casos más severos.

6. Escoliosis

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre durante el desarrollo del sistema óseo, generalmente entre la infancia y la pubertad. Afecta a aproximadamente el 3% de los adolescentes del mundo, y gracias a esta cifra se convierte en una de las enfermedades de los huesos más comunes en edades juveniles.

Aunque no se conocen las causas de esta condición, se atribuye su causalidad a afecciones neuromusculares, defectos del nacimiento que provocan problemas a largo plazo y lesiones o infecciones en la columna vertebral. Esta enfermedad locomotora se trata con dispositivos de inmovilización y/o cirugía.

7. Enfermedad de Paget

La enfermedad de Paget (EP) es un trastorno óseo de naturaleza crónica, en el cual el hueso se sintetiza y destruye más rápido de lo normal. Debido a estas fluctuaciones drásticas, el sistema óseo se muestra agrandado y frágil, lo cual propicia lesiones y otros eventos derivados del estrés mecánico exógeno al que se somete el organismo.

Esta enfermedad provoca complicaciones neurológicas, ortopédicas y cardiovasculares, así que no se limita únicamente a los huesos. Los fármacos utilizados hoy día en el tratamiento de la EP son los bisfosfonatos, compuestos que pueden frenar la actividad osteoclástica hasta la normalidad. Con el tratamiento adecuado, el pronóstico es positivo.

Enfermedad Paget

Resumen

Te hemos presentado una lista con 7 enfermedades de los huesos más o menos comunes en la sociedad general, con etiologías múltiples y niveles de afectación variables. Aun así, sin ninguna duda, los cuadros patológicos que sobresalen por encima del resto son la osteoartritis y la osteoporosis. En algunas poblaciones envejecidas, ambas condiciones pueden llegar a prevalencias de hasta el 100%.

Muchos de estos procesos aparecen de forma natural con la edad, mientras que otros dependen más de agentes exógenos o mala suerte (como puede ser un tumor, osteonecrosis u osteomielitis). Por suerte, existen tratamientos efectivos a día de hoy para frenar el progreso de casi todos ellos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies