Los 8 tipos de Artritis (causas, síntomas y tratamiento)

El término artritis se utiliza para referirse a la inflamación de las articulaciones, pero esta condición no se refiere a una sola enfermedad, pues engloba más de 100 afecciones diferentes. Veamos los tipos de artritis más frecuentes.

tipos-artritis

La artritis es una condición patológica inflamatoria (reumática) de las articulaciones que produce una respuesta inmune (inflamación) que se acompaña de dolor. Hay muchos tipos diferentes de artritis, estas afectan principalmente a las articulaciones, pero también pueden ocurrir en los tejidos circundantes, causando como síntomas principales: dolor, hinchazón y rigidez.

Se describen más de 100 tipos diferentes de condiciones que causan inflamación de las articulaciones. Algunos tipos comunes de artritis son la osteoartritis (OA), la artritis psoriásica (PsA) y la artritis reumatoide (AR). Se estima que esta condición afecta a más de 500 millones de personas alrededor de todo el mundo.

Para recetar un buen tratamiento y ofrecer pautas para afrontar la enfermedad, el primer paso es determinar el tipo de artritis a la que se enfrenta el paciente. En este artículo hablaremos en profundidad de los tipos de artritis más comunes, incluyendo las causas, síntomas y posibles tratamientos de cada una de estas afecciones inflamatorias.

¿Cuáles son los tipos más comunes de artritis?

La artritis es el término que se utiliza para referirse a cualquier condición patológica que afecte a las articulaciones. Aproximadamente 200 trastornos distintos atacan a las articulaciones y los tejidos que las rodean. Se describe a la artritis como una enfermedad reumática, esto quiere decir que produce inflamación.

El tipo más común de artritis es la osteoartritis (artrosis): según las estadísticas, más de 580 millones de personas en el mundo padecen artrosis y más de la mitad de la población de más de 60 años sufre de esta forma de condición reumática. Otras formas comunes de artritis son la gota, la fibromialgia y la artritis reumatoide.

Los síntomas de las condiciones reumáticas pueden aparecer de manera lenta o repentina, e incluyen rigidez, dolor e hinchazón en y alrededor de una o más articulaciones. Además, en algunos casos no solo afectan a las articulaciones, algunos órganos internos, así como el sistema inmunológico, pueden verse afectados por las patologías reumáticas. Aunque son los adultos de 65 años en adelante los que tienen más riesgo de desarrollar artritis, por lo que se considera esta condición como una enfermedad de la vejez. La inflamación de las articulaciones puede ocurrir en personas de todas las edades, incluidos los niños.

1. La osteoartritis

El tipo más común de artritis es la osteoartritis o artrosis, que implica el desgaste de las articulaciones. En este tipo de artritis, el cartílago articular se va desgastando de forma gradual a medida que pasa el tiempo, por eso se la considera una enfermedad degenerativa.

El cartílago es un tejido firme y elástico que cubre los extremos de los huesos en una articulación. Combinado con el líquido que lo rodea (líquido sinovial), el cartílago permite amortiguar y lubricar una articulación. Diferentes factores pueden hacer que el cartílago de las articulaciones se rompa, lo que hace que los huesos se froten y la articulación se inflame. Esto puede causar dolor, daño en los huesos y provocar espolones óseos. Las articulaciones con cartílago, como las rodillas, las caderas, la columna vertebral y las manos, pueden verse afectadas por la enfermedad.

Solo las articulaciones se ven afectadas por la osteoartritis, no los órganos internos como los pulmones o los riñones. Es diferente de otras formas de artritis que si pueden afectar a los órganos. El dolor articular puede ocurrir en una o dos articulaciones de un lado del cuerpo o en toda la articulación. Puede ocurrir en adultos, después de una lesión, debido a la obesidad o debido a antecedentes familiares de dolor en las articulaciones. Los síntomas a menudo incluyen:

  • Dolor en las articulaciones que pueden causar muchas molestias.
  • La rigidez por la mañana es común.
  • Los problemas de coordinación pueden causar problemas con el equilibrio, la marcha y el habla.
  • Rango de movimiento limitado, la discapacidad va en aumento.

Cualquier persona puede tener osteoartritis, y su incidencia aumenta a medida que la persona envejece. Es más prevalente en mujeres y en personas con antecedentes familiares. A pesar de lo que mucha gente cree, la artrosis no solo se da en personas mayores, puede aparecer a cualquier edad. Para el diagnóstico de la OA se incluyen diferentes pruebas que incluyen un examen físico y radiografías. También se puede extraer una muestra de líquido sinovial para ver si existe una infección subyacente.

osteoartritis

2. Artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo ataca el tejido sano de las articulaciones. El dolor y la rigidez en las articulaciones son síntomas comunes de la artritis reumatoide, sobre todo por la mañana. Generalmente, el dolor aparece en la misma articulación, aunque también puede darse en ambos lados del cuerpo. Eventualmente, en los casos más graves, las articulaciones pueden desarrollar deformidades.

El síndrome de Sjogren, que produce sequedad en los ojos y la boca, a menudo ocurre junto a la AR. Además, pueden darse otras afecciones junto con la artritis reumatoide, en diferentes áreas del cuerpo, incluidos los ojos, la piel, los pulmones y el corazón. Otros síntomas y problemas frecuentes relacionados con la artritis reumatoides son:

  • La dificultad para dormir
  • Formación de nódulos reumatoides: cerca de las articulaciones, como el codo, las manos y los pies, pueden aparecer protuberancias formadas por células inflamadas debajo de la piel.
  • Parestesia de las extremidades: las manos y los pies pueden presentar sensación de calor, ardor, hormigueo y entumecimiento.

3. Artritis juvenil

La artritis juvenil es un tipo de artritis que ocurre en personas jóvenes y es la condición reumática crónica que se da con más frecuencia en pacientes pediátricos. Los niños pueden ser diagnosticados con artritis juvenil, que es un término para describir varios tipos de artritis. El tipo más común es la artritis idiopática juvenil (AIJ). La artritis juvenil reúne a una serie de enfermedades autoinmunes, que afectan a las articulaciones de los pacientes de pediatría. Los pacientes pediátricos diagnosticados de AIJ puede presentar diferentes problemas derivados de la patología como:

  • Tensión en los músculos y tejidos conectivos.
  • Desgaste y erosión ósea.
  • Alteración del crecimiento normal
  • Cambio de alineamiento de las articulaciones
  • Diferentes aflicciones como: dolor, hinchazón, rigidez, cansancio y fiebre.
artritis-juvenil

4. Espondiloartropatías

La espondiloartropatías son un tipo de condiciones autoinmunes que atacan a la unión entre ligamentos, tendones y hueso. Los síntomas de espondilitis anquilosante y otros tipos de espondiloartropatías incluyen aumento de la rigidez y dolor en la parte baja de la espalda. Estos trastornos pueden afectar a todas las articulaciones del cuerpo, pero comúnmente afecta a la columna vertebral y la zona lumbar, ya que la espondilitis anquilosante es la condición más común.

Otro tipo de espondiloartropatías pueden afectar a las articulaciones de las manos y los pies. La espondilitis anquilosante puede hacer que la columna vertebral se fusione, lo que provoca una disfunción de las caderas y los hombros. La espondilitis anquilosante responde a un factor genético, se ha relacionado un gen con el desarrollo de la enfermedad. Esta condición es más probable en personas caucásicas y es más frecuente en hombres que en mujeres.

5. Lupus eritematoso

Existe un tipo de enfermedad autoinmune llamada lupus eritematoso porque provoca enrojecimiento de la piel, pero también puede afectar a muchos tipos de tejidos del cuerpo, como el tejido conectivo y las articulaciones. Esta condición presenta gran variedad de síntomas y es difícil de diagnosticar, también puede afectar otros órganos, como el corazón, los pulmones, los riñones y el cerebro.

Las mujeres, especialmente las de ascendencia asiática o africana, tienen más probabilidades de contraer LES. Los síntomas de lupus eritematoso incluyen dolor e hinchazón en las articulaciones. Otros signos comunes son la fiebre, la pérdida de peso, diarrea y dolor abdominal, etc. Los síntomas de lupus se agravan con el desarrollo de la enfermedad, por lo que un diagnóstico precoz y el control son imprescindibles para paliar la gravedad de esta condición.

lupus

6. La gota

La gota es una forma de artritis causada por la acumulación de cristales de urato dentro de las articulaciones. Los niveles altos de ácido úrico en la sangre pueden estar en el origen de la enfermedad. La edad, la dieta, el consumo de alcohol y los antecedentes familiares son considerados factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad.

La gota puede ser increíblemente dolorosa. Hay más probabilidades de que se vea afectada una articulación en la base del dedo gordo del pie, aunque potencialmente puede afectar otras articulaciones. Se puede experimentar enrojecimiento, hinchazón y dolor intenso en prácticamente todas las articulaciones: pies, tobillos, rodillas, manos y muñecas. Un ataque agudo de gota puede aparecer con fuerza en pocas horas durante el transcurso de un día, pero el dolor puede persistir durante días o semanas. La gota puede agravarse con el paso del tiempo.

7. Artritis infecciosa y reactiva

Cuando la articulación se infecta con un patógeno, se denomina artritis infecciosa. Esta infección puede ser causada por bacterias, parásitos, hongos y virus. Por lo general, la se presenta junto a fiebre y escalofríos, aparte de dolor o hinchazón producidos por la inflamación.

La artritis puede comenzar en otra parte del cuerpo y extenderse a las articulaciones. Por lo general, comienza en el tracto urinario, las áreas genitales o el sistema gastrointestinal, desde donde llegar a las articulaciones. Se pueden realizar análisis de sangre, orina, así como del líquido sinovial para ver si se trata de una artritis de origen infeccioso.

8. Artritis psoriásica

La psoriasis y la artritis psoriásica a menudo ocurren juntas. Por lo general, las personas experimentarán psoriasis antes de experimentar artritis psoriásica. 3 de cada 10 personas que tienen psoriasis también tendrán artritis psoriásica. El dolor artrítico en este tipo de artritis se da principalmente a los dedos. Aunque, esta condición también puede afectar otras articulaciones. Los dedos pueden hincharse y tomar una apariencia rosada, también pueden aparecer hoyuelos en la piel y problemas en las uñas.

La artritis psoriásica puede evolucionar hasta causar daños en la columna vertebral similares a los de otras artritis de tipo autoinmune. Si se tiene psoriasis, existe una posibilidad elevada de que también se desarrolle artritis psoriásica, por lo que es importante vigilar la aparición de los síntomas y acudir al médico de forma temprana.

artritis-psoriasica
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies