Las 10 disfunciones sexuales más comunes (y cómo tratarlas)

Las disfunciones sexuales son un conjunto de dificultades que impiden a las personas disfrutar adecuadamente de sus relaciones íntimas. Estas afectan tanto a hombres como a mujeres y son más frecuentes de lo que se cree.

disfunciones-sexuales-mas-comunes

Se define como disfunción sexual a cualquier dificultad que pueda impedir el disfrute de las relaciones sexuales, interfiriendo seriamente en el bienestar del individuo afectado. Aunque hablar acerca de este tipo de problemas de salud es aún un asunto tabú para muchos, las estadísticas indican que no son pocas las personas afectadas por algún tipo de dificultad en su vida sexual. Hablar de esta cuestión con naturalidad es esencial para romper el estigma y brindar apoyo a quienes atraviesen dificultades en este ámbito de sus vidas, pues estas pueden repercutir seriamente en las relaciones de pareja y la autoestima de quien las sufre.

En la actualidad, se conoce que la mayoría de problemas sexuales tienen una raíz psicológica. Muchos pacientes muestran un aparato reproductor saludable a nivel orgánico, pero ciertos factores emocionales interfieren y merman el desempeño sexual normal y satisfactorio.

El sexo es salud y la salud es vida

La importancia del sexo para la salud de las personas es indiscutible, motivo por el cual dentro de la psicología se han desarrollado, en los últimos años, ámbitos como la sexología y la terapia de pareja de una forma más que notable. Poner solución a las disfunciones sexuales pasa en muchas ocasiones por aplicar programas de modificación de conducta o trabajar aspectos como la gestión emocional.

Lo cierto es que existe una gran diversidad de disfunciones sexuales, ya que este tipo de problemas pueden aparecer en cualquier fase de la respuesta sexual. Las dificultades se pueden dar desde antes de la relación sexual en sí misma, cuando están relacionadas con el deseo. También pueden darse en el momento de la excitación, en la llegada al orgasmo e incluso puede tratarse de algún problema de dolor a lo largo de todo el coito.

En la actualidad, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su última edición (DSM-5), establece que una disfunción sexual sólo puede ser diagnosticada cuando la afectación se prolonga durante un mínimo de seis meses. Es por ello que un episodio puntual de dificultad en el sexo no implica necesariamente la existencia de una disfunción como tal. En cualquier caso, en este artículo vamos a comentar las disfunciones sexuales más frecuentes en la población.

¿Cuáles son las disfunciones sexuales más frecuentes?

A continuación, vamos a detallar en qué consisten las disfunciones sexuales más frecuentes.

1. Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales más conocidas y frecuentes en los varones. Este trastorno sexual lleva a que el hombre eyacule alrededor de un minuto después de haberse producido la penetración, mucho antes de lo deseado por él y su pareja, lo que ocasiona importantes problemas en su relación.

Aunque se estima que alrededor del 30% de los hombres entre 18 y 70 años han tenido algún episodio de eyaculación precoz, solo un porcentaje de entre el 1% y el 3% llegan a padecer este trastorno. No obstante, se conoce que la probabilidad de sufrirlo aumenta con la edad. Realizar un diagnóstico oficial de esta disfunción requiere, en primer lugar, que el problema no pueda ser explicado por causas orgánicas o el efecto de alguna droga o medicamento. Además, debe haber persistido durante seis meses como mínimo y aparecer en casi todas las relaciones sexuales.

A la hora de diagnosticar eyaculación precoz, se permite especificar si se trata de una dificultad adquirida o presente desde la adolescencia, pudiendo también indicar si esta es generalizada o sólo se produce en determinadas situaciones. La gravedad también será variable dependiendo de la cantidad de segundos que transcurren sin eyacular desde el inicio de la penetración.

Debido a que se trata de uno de los problemas más extendidos, se han ideado diversas terapias y técnicas para su tratamiento. Entre ellas se encuentran la técnica que consiste en estimular el pene hasta que se acerque la eyaculación, momento en el que esta se detiene. Siguiendo una serie de pasos progresivos en el tiempo esta y otras estrategias han permitido resolver este problema en muchos pacientes.

eyaculacion-precoz

2. Disfunción eréctil

Este es otro de los grandes problemas que afectan a la vida sexual de los hombres. Lo cierto es que no todos los problemas de erección son iguales, pues algunos impiden completamente la erección, otros dificultan su mantenimiento y otros reducen la potencia con la que esta se produce. En cualquier caso, para hablar de disfunción eréctil debe suceder, al igual que en el caso anterior, que el problema se presente durante al menos seis meses y afectar a la mayoría de relaciones sexuales. La gravedad también variará en cada caso y, al igual que en la eyaculación precoz, se conoce que la edad contribuye a favorecer la aparición del problema.

3. Anorgasmia femenina

Los problemas de anorgasmia femenina pueden relacionarse con el retraso, la infrecuencia, ausencia o menor intensidad del orgasmo. Al igual que sucede con las anteriores, el problema debe persistir durante al menos 6 meses y producir malestar significativo en la paciente. No todas las mujeres sufren anorgasmia con la misma intensidad. Añadido a esto, hay mujeres que comienzan a no tener orgasmos de manera tardía, mientras que otras afirman no haber nunca experimentado uno.

Este problema está bastante extendido en las mujeres, estimándose que hasta entre el 10% y el 42% han podido sufrirlo en algún momento de su vida. A diferencia de lo que sucede con las disfunciones masculinas, la edad no juega en contra del disfrute sexual, pues la probabilidad de haber tenido un orgasmo aumenta con el tiempo. Los tratamientos para este problema tienen como base la masturbación apoyada con vibradores específicos.

4. Anorgasmia masculina

Aunque la anorgasmia femenina es más conocida, esto no significa que los hombres no puedan también sufrirla. Los hombres con problemas de anorgasmia pueden lograr excitarse antes del coito, pero no logran llegar al orgasmo. Algunos de ellos pueden incluso encontrar dificultades para eyacular o, cuando lo hacen, no sienten placer sino todo lo contrario.

5. Trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH)

Los problemas de deseo son una cuestión habitual tanto para ellas como para ellos. Se trata de una de las disfunciones que más malestar y ansiedad produce, ya que muchas veces es difícil conocer exactamente qué lo provoca. El diagnóstico de TDSH no se puede realizar cuando haya condiciones orgánicas o consumo de sustancias que justifiquen la reducción de motivación hacia las relaciones.

Los hombres y mujeres que sufren este problema suelen manifestar una reducción en su interés hacia el sexo, ausencia de placer durante las relaciones, menos fantasías eróticas y una iniciativa casi inexistente. Todo ello debe estar presente en la mayoría de encuentros sexuales, durante seis meses o más, para considerar que existe un trastorno como tal.

trastorno-deseo-sexual

6. Vaginismo

Este trastorno sexual femenino lleva a la mujer a sentir un intenso dolor durante sus relaciones, hasta el punto que no es viable la penetración. El motivo por el que esto sucede reside en la contracción involuntaria de los músculos vaginales. A pesar de ello, las mujeres que sufren vaginismo pueden disfrutar de formas de sexo que no requieran la penetración, como por ejemplo el sexo oral, pudiendo alcanzar el orgasmo por esta vía alternativa.

7. Aversión al sexo

La aversión al sexo consiste en un rechazo extremo y persistente hacia las relaciones sexuales. La persona descarta mantener relaciones íntimas con otras personas. En los casos más graves se da una oposición no sólo al coito en sí mismo, sino también a los preliminares y cualquier contacto que tenga una connotación mínimamente sexual.

8. Dispareunia

Esta disfunción produce coitos dolorosos. El término dispareunia es bastante general, ya que puede referir a muchos tipos de dolor sexual diferentes. Este malestar puede experimentarse tanto en el inicio como durante y después del coito. Las mujeres que sufren este problema refieren sentir una molestia intensa y aguda, muchas veces en forma de picazón o ardor en la vagina.

Cuando un problema de este tipo no se aborda correctamente y se perpetúa en el tiempo puede llegar a desencadenar el ya mencionado vaginismo. Por esta razón, es especialmente importante acudir a un especialista ante molestias en las relaciones, ya que de esta forma se podrán descartar causas orgánicas y averiguar cuál es la mejor alternativa de tratamiento.

9. Eyaculación retardada

Anteriormente habíamos comentado en qué consistía la eyaculación precoz, un problema especialmente común en los hombres. La eyaculación retardada es la otra cara de la moneda. Este trastorno impide al hombre alcanzar el clímax en condiciones normales, pues necesita mucho más tiempo de estimulación del que se considera normal. Solo después de mucho tiempo este es capaz de eyacular.

10. Vulvodinia

Vulvodinia significa, literalmente, dolor en la vulva. Este tipo de molestia aparece como un dolor tipo quemazón de gran intensidad en toda el área vulvar. Hay algunas mujeres que sufren este problema en la zona más externa, mientras que otras experimentan un dolor localizado hacia la parte más interna, casi llegando al coxis. Este problema es, afortunadamente, menos común que los anteriores. Sin embargo, esto dificulta la llegada del diagnóstico, pudiendo confundirse con otro tipo de patologías.

vulvodinia

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de un problema que afecta tanto a hombres como a mujeres: las disfunciones sexuales. A pesar del tabú que rodea a esta cuestión, se trata de un fenómeno que afecta a un porcentaje importante de personas. Algunas disfunciones son especialmente comunes, por lo que conocerlas es esencial para comprender y apoyar a quienes las experimentan.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies