Los 10 beneficios de ir a terapia (ventajas de la psicoterapia)

Acudir a psicoterapia no solo está dejando de ser visto como algo negativo socialmente, sino que se está convirtiendo en algo que muchas personas consideran esencial en su vida. Veamos las ventajas de cuidar nuestra salud mental.

Beneficios ir a terapia

La mayoría entendemos que acudir a terapia cuando se sufre un trastorno psicológico es normal, comprendemos que es el procedimiento correcto a seguir. Pero este pensamiento no aparece en todas las circunstancias, cuando el afectado es uno mismo es más difícil comprender la necesidad de ir al psicólogo. Del mismo modo, los sujetos tendemos a ver el problema menos grave, opinando que nosotros mismos lo podemos solucionar.

De igual manera que iremos al médico aún no teniendo una patología grave, también podemos acudir a terapia psicológica sin presentar un trastorno mental. En este artículo se hará mención de 10 beneficios de ir a terapia, apoyando así la idea de que no es necesario tener un trastorno psicológico para acudir a ella. Todo el mundo se puede beneficiar de ir al psicólogo, ya que todos tenemos aspectos a tratar y mejorar.

¿Cuáles son las ventajas de acudir a psicoterapia?

Como ya apuntábamos, el ir a terapia psicológica puede beneficiarnos en muchos aspectos, no solo si se presentan carencias, sino también reforzando y mejorando actitudes y habilidades que ya poseemos. La terapia psicológica es una herramienta que se puede adaptar a las características, necesidades de cada individuo, ayudándolos a llevar una vida más funcional, a estar integrados en la sociedad y a mejorar su calidad de vida.

A continuación, presentaremos 10 beneficios que puede tener ir a terapia, teniendo siempre presente que la terapia psicológica no va dirigida solo a un sector de la población sino que todo el mundo se puede beneficiar de ella.

1. Bienestar con uno mismo

Acudir a terapia permite al paciente dedicarse un momento a sí mismo, a frenar el acelerado ritmo de vida que llevamos y a ser más conscientes de nuestro estado actual de cómo nos sentimos, cuáles son mis pensamientos, cómo me encuentro actualmente y si realmente estoy llevando el tipo de vida que deseo.

Hay muchas variables que influyen en el bienestar personal y no para todos los individuos tienen la misma importancia. Ir a terapia nos permite expresarnos, dar a conocer que nos preocupa y poder obtener un feedback de un profesional que nos ayuda a que podamos alcanzar el bienestar propio, sin autojuzgarse, sin autoboicotearse, si no aceptándose y estando bien con uno mismo, mejorando también la autoestima, la imagen que se tiene de uno mismo y la autoeficacia percibida.

Bienestar terapia

2. Prevenir y tratar trastornos

Uno de los beneficios más conocidos que presenta la terapia, o que mayor número de personas cree que es el único que tiene, consiste en tratar los trastornos mentales de los pacientes. Realmente es una función muy importante de la psicoterapia, ya que permite ayudar a los afectados a conseguir una mayor estabilidad de las alteraciones que presenta, así como una mayor funcionalidad, intentando que el trastorno le afecte lo menos posible en el día a día, así como estar integrado dentro de la sociedad y prevenir posibles recaídas.

Pero esta función no se encuentra dirigida únicamente a un sector concreto de personas, ya que otra de las funciones que tiene la terapia o actuación psicológica es la prevención, dirigida a sujetos que no presentan patología pero sí que pueden ser población de riesgo para desarrollar un posible trastorno en el futuro.

De igual forma que es importante tratar a las personas que presentan ya patología será igual de imprescindible hacerlo con las que no la presentan para que no acaben desarrollandola, y de este modo poder evitar mayores afectaciones futuras. Como ya se ha hecho mención anteriormente no es necesario tener un diagnóstico, ya que todos presentamos síntomas o malestar o aspectos a trabajar, pudiéndonos beneficiar así de la terapia psicológica.

3. Trato profesional

No hay que confundir ir a terapia con conversar o explicar mis problemas a un amigo, ya que un punto importante que los diferencia es que en el caso de asistir a terapia psicológica estamos acudiendo a un profesional. Es decir, delante nuestro no tenemos un amigo o familiar, sino que tenemos a un psicólogo, a una persona que ha estudiado y se ha formado para conocer las diferentes alteraciones, así como las técnicas con mayor eficacia probada.

La relación que se establecerá entre terapeuta y paciente, será asimétrica, esto significa que no será de igual a igual como puede ser con un amigo, sino que el paciente es el que hace una demanda y el terapeuta realiza su trabajo intentando satisfacer esta demanda. La relación entre psicólogo y cliente estará focalizada en las necesidades de este último.

Para diferenciar también el acudir a terapia de mantener una conversación con un conocido, será imprescindible que el terapeuta cobre unos honorarios, fijando también un horario y duración de las visitas y un lugar donde realizarla. Estas reglas terapéuticas fijadas por el terapeuta se conocen con el nombre de encuadre y ayudan a ser conscientes de que el terapeuta es un profesional y que no realiza sus funciones de forma altruista sino porque es su trabajo.

4. Obtener nueva información

El acudir a terapia con un profesional, puede aportar nueva información del problema o del tema que preocupa al paciente. Es decir, el terapeuta ayuda a generar un descripción más coherente del problema, más lógica, aportando así cierta luz. El cliente obtiene nueva información, pudiendo cambiar así la percepción que tiene del problema y siendo beneficiosa para dar una nueva explicación y ver el problema desde otro punto de vista distinto.

5. Aprender nuevas habilidades

El cliente también se puede beneficiar de desarrollar nuevas habilidades para hacer frente a las distintas situaciones o problemas. Son muchas las ocasiones en las que el sujeto no puede afrontar correctamente, con eficacia, la situación, ya que este carece de las habilidades necesarias para hacerlo. Por este motivo será imprescindible que antes de enfrentar directamente al sujeto con el problema, exponerse a él, la persona posea las habilidades adecuadas para obtener buenos resultados al realizar la exposición..

Las habilidades entrenadas en terapia pueden estar dirigidas a mejorar la actuación en el ámbito social, es decir, aprender habilidades sociales que le permita establecer relaciones con otros sujetos, así como mejorar como se maneja en las distintas situaciones sociales. También pueden tener como objetivo mejorar el afrontamiento de las distintas situaciones de ansiedad que se le presentan.

Otras de las habilidades a entrenar que pueden ser beneficiosas para el cliente son las de solución de problemas, estas ayudan a orientarse mejor y a conseguir una descripción más precisa del problema, a generar mayor número de alternativas y poder escoger cual es la mejor para el paciente.

Aprender habilidades

6. Ser un ambiente seguro

Un concepto que se relaciona y permite tener la sensación de ambiente seguro es el de confidencialidad, este término significa que el terapeuta no puede contar a otros nada de lo que le transmita el paciente. Esta prohibición tiene excepciones cuando el sujeto es menor de edad, cuando lo que nos explica supone en riesgo grave para él o para otras personas o cuando la demanda es hecha por un juez.

Al realizarse la terapia en un despacho, también ayudará a la sensación de seguridad, de privacidad, de que nadie más puede escuchar. Así como la actitud que tenga el terapeuta ante lo que le exprese el paciente, sin juzgar lo que le explica o tener un discurso moralista, ayudará a que el paciente se sienta seguro, abriéndose así con más facilidad y menos miedo.

7. Expresar sus emociones

El ambiente seguro, ya citado, que proporciona el terapeuta, favorece que el paciente exprese sus emociones sin temor a ser juzgado por estas. El verbalizar y expresar nuestras emociones nos ayuda a ser más conscientes de estas, dándonos cuenta de cómo nos sentimos realmente y conocer con más facilidad que es lo que genera, cuál es la causa, de estas emociones o sensaciones.

8. Experimentar éxito

Al ser un profesional el que realiza la terapia, una persona formada y con conocimiento de diferentes las teorías y las técnicas con mejores resultados, permite que el sujeto durante el curso de la terapia afronte los problemas de forma óptima, ayudando así a fortalecer la sensación de dominio y control que tiene el paciente del problema. La terapia genera la oportunidad de obtener éxitos en un ambiente controlado con la posibilidad de generalizarse a otros.

9. Autoconocerse

La terapia también facilita expresar los pensamientos. El comunicar lo que uno siente, ayuda a conocer que es lo que realmente se piensa, que emociones son las que verdaderamente siente y porque ha actuado de ese modo. Es decir, acudir a terapia nos puede beneficiar para conocernos mejor, autoconocernos, tanto emocionalmente, cuando expresamos que emociones sentimos; cognitivamente, al desvelar cuáles son nuestros pensamientos y conductualmente al observar y ser consciente de cuál es nuestra conducta y cómo estamos actuando.

10. Mantener la estabilidad

Ir a terapia no solo es útil para disminuir el problema, el trastorno, sino que también sirve para ayudar a mantener al individuo estable, reduciendo las posibilidades de que un sujeto sano presente un trastorno en el futuro. Como ya habíamos hecho mención, la terapia nos permite prevenir la aparición de uno nuevo, realizando un seguimiento del paciente y ayudando a mantener una estabilidad emocional y en la vida diaria, es decir, tratando posibles desregulaciones o alteraciones que deriven en una pérdida de estabilidad y por consiguiente en una recaída.

Mantener estabilidad
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies