¿Qué es la Terapia Psicodinámica? Historia, funcionamiento y características

Al comprender con mayor profundidad cómo piensan y sienten, las personas pueden mejorar drásticamente su calidad de vida a través de la terapia psicodinámica.

terapia-psicodinamica

Al pensar en terapia, la mayoría de ideas e imágenes que nos vienen a la cabeza suelen ser las relacionadas con la terapia psicodinámica. Esto se debe a que la terapia psicodinámica se basa en la obra de Sigmund Freud, conocido por ser el "padre del psicoanálisis". La Asociación Americana de Psicología clasifica las terapias en cinco categorías principales con muchos subtipos. Aunque muchos de estos tipos tienen sus raíces en las enseñanzas de Freud, han sido continuados por psicólogos posteriores.

En este artículo exponemos los orígenes y las características principales de la terapia psicodinámica. Un tipo de terapia basada en las aportaciones teóricas del psicoanálisis clásico, que puede ayudarnos a tomar mejores decisiones, relacionarnos con los demás y, en última instancia, construir el tipo de vida que queremos vivir.

¿En qué consiste la terapia psicodinámica?

El término terapia psicodinámica se refiere al tipo de enfoque terapéutico que permite a las personas explorar sus emociones y procesos mentales en profundidad. Esto se hace facilitando la comprensión de cómo sienten y piensan, lo que permite un entendimiento profundo de su psicología y comportamientos derivados.

Al comprender nuestras propias motivaciones y procesos de toma de decisiones, la terapia psicodinámica capacita a las personas para tomar mejores decisiones respecto de sus vidas. Asimismo, gracias al conocimiento profundo de nosotros mismos, podemos aprender a construir mejores relaciones con los demás y trabajar para lograr metas que realmente nos hagan felices.

La terapia psicodinámica es una forma de terapia conversacional que tiene como objetivo aliviar el estrés mental o emocional. Es comúnmente utilizada en pacientes que sufren de depresión, ya que puede ayudar a encontrar alivio a la tensión mental. Según los partidarios de la terapia psicodinámica, los pacientes deben comprender los orígenes de su dolor para encontrar sosiego. Creen que los problemas actuales, en la psique del paciente, están relacionados con conflictos pasados no resueltos almacenados inconscientemente.

La terapia psicodinámica se deriva de la teoría psicoanalítica, pero es significativamente más corta y consume menos energía que el psicoanálisis tradicional: tanto la duración del proceso como la duración de las sesiones es más breve. Ambos enfoques ponen énfasis en la relación del paciente con su terapeuta, pero la terapia psicodinámica también se enfoca en las relaciones del paciente con otras personas fuera de la terapia.

La terapia psicodinámica tiene como principales objetivos la autorreflexión y el examen. En particular, invita a explorar nuestros vínculos familiares tanto pasados como presentes. Este autoanálisis sobre nosotros mismos y nuestras circunstancias puede ayudarnos a comprender los problemas actuales de una forma más amplia. Asimismo, este tipo de terapia, basada en el autoconocimiento, también puede ayudarnos a desarrollar estrategias para sobrellevar los momentos difíciles de manera efectiva.

que-es-terapia-psicodinamica

Historia y fundamentos de la terapia psicodinámica en el psicoanálisis

El desarrollo de las terapias psicodinámicas, también conocidas como psicoterapias psicodinámicas, deriva de las teorías de Sigmund Freud, así como de los avances recientes en el campo de la psicología. Sigmund Freud es conocido por muchos como “el padre del psicoanálisis”, un paradigma psicológico surgido a finales del siglo XIX. Freud propuso una inédita forma de comprender la psique, creía que la mente humana se dividía en varias capas: unas más superficiales y comprensibles por la consciencia, y otros niveles más profundos y no accesibles por el pensamiento consciente.

Según Freud y sus seguidores, todo lo que pensamos, sentimos y hacemos puede explicarse por lo que se encuentra en estos niveles más profundos de nuestra mente, es decir, en nuestro inconsciente. La parte consciente de nosotros mismos vendría a ser, para Freud, simplemente una máscara que oculta todo lo que realmente es.

Este inconsciente puede emerger en ciertas ocasiones, por ejemplo, cuando experimentamos ciertos sueños o realizamos ciertas acciones de forma automática. También puede hacer que pronunciemos una palabra que no quisimos decir cuando teníamos la intención de decir otra cosa. Esto puede conducir a experiencias confusas y sorprendentes. Sin embargo, el lado inconsciente de nuestras mentes normalmente usa el lado consciente sin que nos demos cuenta.

Tal y como hemos mencionado, el campo de la terapia psicodinámica surge de las teorías del inconsciente de Sigmund Freud. Sin embargo, desde el siglo XIX, ha cambiado considerablemente. Los primeros contribuyentes claves para los cambios en el enfoque de la terapia psicodinámica fueron, entre otros, los conocidos psicoanalistas: Carl Jung, Anna Freud y Melanie Klein.

En los primeros años de desarrollo de este tipo de enfoques basados en el psicoanálisis, los procesos terapéuticos podían incluir múltiples sesiones semanales durante años. Una de las mayores críticas realizada es que los terapeutas solían frecuentemente adoptar una actitud paternalista y de orientación médica.

Funcionamiento de la terapia psicodinámica y principios claves

La terapia psicodinámica se basa en una serie de principios clave:

  • Las motivaciones inconscientes de la psicología, la biología y la presión social pueden influir en el comportamiento.
  • La respuesta del individuo a una experiencia se ve afectada por su personalidad, que está moldeada por la experiencia.
  • El pasado influye en el presente.
  • Comprender las emociones mejora la salud mental; esta comprensión se puede mejorar a través del desarrollo de la percepción emocional.
  • Abordar los problemas puede ser más fácil para las personas si amplían sus opciones disponibles o mejoran sus relaciones personales.
  • Las personas pueden mirar a su pasado en busca de inspiración para vivir una vida mejor en el futuro.

Otro de los puntos claves de este tipo de terapia es la transferencia; sin embargo este tiene distintos enfoques según el terapeuta. Así bien, en la práctica de la terapia psicodinámica, los terapeutas utilizan tanto la transferencia como la contratransferencia. Esto significa, que los pacientes en tratamiento transfieren sus sentimientos hacia el terapeuta, y que luego el terapeuta también redirigirá estos sentimientos hacia el paciente, esto puede ocurrir sin que este se dé cuenta.

Como vemos, la relación paciente-terapeuta es de vital importancia en la terapia psicodinámica. Los pacientes utilizan esta relación para comprender mejor sus sentimientos, su pasado y la forma de comportarse. Esto, en última instancia, les permite comprender mejor cómo sus experiencias se ven afectadas por la forma en que ven el mundo y sus percepciones.

En el desarrollo de la terapia psicodinámica, los pacientes trabajan con el terapeuta para descubrir y dar sentido a sus experiencias, creencias y sentimientos pasados. Este proceso, también, les ayuda a identificar patrones autodestructivos, crear nuevas formas de relacionarse y mejorar su estado mental. Este tipo de terapia se puede realizar tanto de forma individual como en sesiones de grupo, familiares o de pareja. Ya que también examina las relaciones del paciente con otras personas fuera de la terapia.

Debido a su enfoque profundo, el proceso psicodinámico requiere una cantidad significativa de tiempo para completarse. Una terapia psicodinámica a corto plazo puede constar de entre 25 y 30 sesiones y una duración de 6 a 8 meses. Así bien, hablamos de terapia psicodinámica a largo plazo cuando ocupa un período de más de 12 meses y consta de más de 50 sesiones.

como-funciona-terapia-psicodinamica

Características importantes de la terapia psicodinámica

La terapia psicodinámica consiste en comprender y desarrollar una serie de elementos clave. Al aprender a identificar patrones en nuestro comportamiento y el comportamiento de los demás, podemos ser capaces de modificar ciertas conductas nocivas. Esto, además, puede ayudarnos a reconocer las conductas que manifestamos de forma inconsciente. Identificar este tipo tendencias puede ayudarnos a descubrir nuevas formas de manejar los desafíos y afrontar los retos de la vida diaria.

La terapia psicodinámica es también eficaz para ayudarnos a comprender y explorar nuestras emociones más profundas. Al reconocer las experiencias emocionales intensas, podemos descubrir los patrones relacionados con su disfunción. Esta identificación hace que estos comportamientos sean más fáciles de cambiar.

Además de permitirnos explorar nuestras respuestas, la terapia psicodinámica permite comprender mejor cómo interactuamos con los demás, a través de la relación con el terapeuta. Esto, en última instancia, puede ayudarnos a mejorar significativamente nuestras conexiones sociales, más allá de la relación terapéutica. Asimismo, al explorar la transferencia a través de la relación terapéutica, encontramos un espejo donde observar las relaciones que tenemos con los demás. Esto nos permite una forma de aprender y descubrir patrones relacionales inadecuados y cambiarlos.

¿Qué eficacia tiene la terapia psicodinámica?

Es difícil evaluar la efectividad de la terapia psicodinámica porque muchos de sus resultados no se pueden medir. Mientras que es relativamente fácil observar los resultados en los síntomas específicos, es mucho más difícil determinar los cambios subyacentes en la psicología del paciente. Pero, a pesar de sus desafíos, la investigación sugiere que la terapia psicodinámica puede ser efectiva para tratar muchos problemas psicológicos diferentes. Y la eficacia de la terapia psicodinámica para muchas afecciones está respaldada por distintas investigaciones. Estas incluyen:

  • Problemas de ansiedad
  • Trastornos de pánico
  • El trastorno de estrés postraumático
  • Distintos trastornos de la personalidad, como el trastorno límite de la personalidad
  • Dolencias físicas relacionadas con el estrés
  • Síntomas físicos psicosomáticos
  • Sentimientos persistentes de aislamiento y soledad
  • Sentimientos de tristeza prolongada
  • Dificultades sexuales

Sin embargo, cabe señalar que si nos enfrentamos a síntomas de una enfermedad o afección mental, lo mejor es hablar con un médico o un profesional específico que pueda determinar un diagnóstico, y sugerir opciones de tratamiento que se ajusten a nuestras necesidades. Es el especialista en la salud mental el que debe determinar si la psicoterapia psicodinámica puede ser una buena opción para nosotros.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies