Las 5 diferencias entre Sexo y Género (explicadas)

Sexo y género son dos conceptos que habitualmente se emplean como sinónimos. Sin embargo, su significado es bien distinto y conviene conocer las diferencias entre ambos.

diferencias-sexo-genero

Es muy habitual que los términos sexo y genero se empleen de forma indistinta, como si estos fuesen sinónimos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Ambos representan conceptos distintos y diferenciarlos es importante. Esencialmente, el sexo hace referencia a las características biológicas, anatómicas, fisiológicas y cromosómicas de cada persona, que definen si se trata de un hombre o una mujer. Así, al nacer todos poseemos esas características que nos identifican biológicamente como un sexo u otro.

Por el contrario, el género se refiere al conjunto de comportamientos e ideas que la sociedad considera adecuados para cada uno de los sexos. El género se expresa mediante las acciones y la conducta, es dinámico. A diferencia del sexo, este no puede determinarse de una forma objetiva por indicadores concretos, pues es un fenómeno psicológico de carácter simbólico.

Sexo y género: ¿quién es quién?

Una creencia errónea en este sentido tiene que ver con la asunción de que hombres y mujeres poseen capacidades diferentes. Si bien ambos poseen características biológicas diferenciales, eso no implica que posean rasgos emocionales, afectivos o intelectuales distintos basados en el sexo.

Este tipo de creencias suelen vincular el sexo femenino con la pasividad, la sensibilidad o la servicialidad, mientras que el sexo masculino se concibe como sinónimo de fortaleza, liderazgo o productividad. De esta manera, tradicionalmente las mujeres han sido relegadas a papeles relacionados con la crianza y los cuidados, mientras que los varones han ocupado puestos de poder y producción.

Esto no es resultado del sexo con el que cada uno nace biológicamente, sino de una serie de construcciones sociales que se imponen en función de si se nace hombre o mujer, lo que se denomina género. El género tiene que ver con esas construcciones de la masculinidad y la feminidad, que se forjan de acuerdo a la influencia de la familia, los medios de comunicación, la educación, etc.

Entender la diferencia entre sexo y género tiene una importancia crucial, pues nos permite entender fenómenos como la violencia de género o la transexualidad. Entender que las mujeres y los hombres no tienen atributos intelectuales y emocionales diferentes según su sexo y que esto es resultado de factores educativos y culturales es un primer paso para combatir la desigualdad, el sexismo y la violencia de los varones hacia las mujeres.

Por otro lado, culturalmente cada vez se reconoce más el hecho de que algunas personas pueden no ajustarse al género que se les ha impuesto según su su sexo, o incluso que pueden rechazar de pleno la dicotomía tradicional hombre-mujer, identificándose a sí mismos como individuos no binarios, por ejemplo. No obstante, sigue existiendo mucha confusión con estos dos conceptos (género y sexo), y por ello es preciso aclarar sus diferencias, algo que vamos a hacer en este artículo a continuación.

¿En qué se diferencian el género y el sexo?

Como venimos comentando, es importante diferenciar ambos conceptos, pues es habitual que se utilicen de forma indistinta cuando poseen significados distintos.

1. El género se construye socialmente, el sexo viene dado biológicamente

Como veníamos comentando, el sexo es un concepto basado en elementos biológicos. En cambio, el género es una construcción en la que intervienen las ideas y expectativas de la sociedad. Esto explica cómo han ido cambiando los cánones de belleza asociados a las mujeres y los hombres. Así, ciertas características físicas muy valoradas en la mujer y consideradas atractivas hace siglos no coinciden con las actuales.

Por ejemplo, en el renacimiento el ideal era la mujer de cuerpo redondeado, con tez blanca y pechos pequeños y firmes, algo muy alejado de lo que hoy se considera estético y atractivo en el sexo femenino. Aunque lo que se considera adecuado para cada sexo varía en función de la época, la dicotomía hombre-mujer ha prmanecido invariable, pues el hecho de que todos nacemos con determinados órganos sexuales no ha cambiado.

genero

2. El sexo es dicotómico, pero el género es un continuo

Como venimos comentando, el sexo es una categoría definida por características biológicas objetivas. Aunque hay casos excepcionales en los que el sexo se puede manifestar de formas poco comunes, la norma general es que este quede definido de forma clara gracias a ciertos indicadores, que son esencialmente los genitales, las gónadas y los cromosomas.

Por el contrario, el género está definido por factores sociales y culturales, lo que hace de este una entidad mucho más subjetiva y, por ello, más amplia. Lejos de categorías cerradas y dicotomías, el género constituye un continuo que admite manifestaciones muy diversas. Aunque hay quienes se pueden sentir cómodos con el género que se espera de ellos acorde a su sexo, esto no siempre sucede.

Cada vez se reconoce más la diversidad existente en este sentido, de forma que algunas personas pueden mostrar comportamientos que se sitúan en puntos intermedios de ese continuo. Algunos individuos pueden identificarse como personas de género no binario, lo que significa que su identidad autodesginada no se percibe totalmente masculina o femenina.

Las personas de género no binario pueden identificarse con un tercer género ajeno al binarismo (lo que se conoce como género disidente), con dos (bigénero), tres (trigénero) o más géneros (pangénero) de una forma simultánea. De igual manera, algunas personas de género no binario poseen un género fluido, por lo que transicionan entre dos o más géneros de forma esporádica o continua. En algunos casos, las personas de género no binario también pueden considerarse agénero, lo que significa que no se identifican con ningún género.

3. El sexo condiciona nuestro rol reproductivo con independencia del género

Esta es otra de las diferencias esenciales entre sexo y género. Aunque el género admite infinidad de manifestaciones, este no modifica lo que viene dado biológicamente acorde al sexo de cada persona. Por tanto, el género no puede cambiar el rol reproductivo de los individuos. Por ejemplo, una mujer tiene una función reproductiva distinta a la del hombre con independencia de sus percepciones referentes a su género. Aunque el género repercute en la manera en que se vive este hecho, no puede modificar el papel en la reproducción.

sexo

4. El sexo se puede objetivar, el género no

Como ya hemos mencionado, el sexo es un concepto que se define acorde a unos indicadores objetivos. Los genitales, las gónadas y los cromosomas indican si una persona es hombre o mujer biológicamente hablando.

Por el contrario, el género es una vivencia que es subjetiva y está modulada por factores sociales y culturales. El género de cada persona no se puede objetivar con indicadores concretos, no se puede medir ni encajar en categorías cerradas. Es una percepción personal que puede manifestarse de infinitas formas.

5. El sexo es inmutable, el género se puede modificar

El sexo, al tratarse de algo determinado por indicadores biológicos con los que nacemos, es inmutable. Esto significa que, por sí solo, no puede cambiar. Por supuesto, los avances médicos han permitido a muchas personas realizar un cambio de sexo mediante intervenciones quirúrjicas. Sin embargo, a no ser que se apliquen estas medidas, una persona no podrá modificar el sexo con el que ha nacido.

Por el contrario, el género, al ser algo aprendido y modulado por la influencias socioculturales, puede ser modificable. Por ejemplo, fomentar una educación igualitaria y libre de estereotipos de género permite combatir fenómenos como la violencia de género y la discriminación de la mujer en múltiples ámbitos de la vida. Es decir, las expectativas y lo que se considera correcto para cada sexo es algo que puede modificarse.

genero-sexo

Conclusiones

En este artículo hemos recopilado algunas diferencias clave que nos permiten distinguir los conceptos género y sexo. En torno a ellos suele existir mucha confusión y esto hace que, erróneamente, se empleen de forma indistinta. Sin embargo, hacen referencia a cuestiones bien diferentes.

El sexo es un aspecto que viene definido por indicadres biológicos, como los genitales, las gónadas o los cromosomas. Todas las personas nacen con un sexo determinado por estos indicadores, por lo que se trata de un concepto dicotómico, en el que hay dos posibilidades: ser hombre o mujer. El sexo de cada uno es algo inmutable, de forma que no puede modificarse a no ser que se realicen intervenciones médicas orientadas expresamente a este fin.

En cambio, el género es un aspecto que está condicionado por los factores socioculturales. Este refiere a las expectativas y a lo que se considera adecuado para cada uno de los sexos en una sociedad. Por tanto, es algo aprendido y subjetivo, donde no se pueden establecer dicotomías cerradas. El género abarca un amplio espectro, un continuo donde caben infinidad de manifestaciones. Muchas personas no se identifican con el género impuesto por la sociedad, lo que da pie a lo que se conoce como género no binario. La subjetividad del género y el hecho de que éste viene condicionado por la cultura y la sociedad, hacen que pueda sufrir modificaciones y variaciones.

Conocer las diferencias entre sexo y género es crucial para entender muchas realidades que, afortunadamente, cada vez son más visibles, aunque queda mucho por hacer. La diversidad que se puede producir en la sexualidad humana debe ser comprendida y conocida, pues esto resulta esencial para el bienestar de las personas que se alejan de la normatividad impuesta.

De igual manera, la diferenciación entre género y sexo permite romper con muchas creencias sexistas que atribuyen a hombres y mujeres capacidades intelectuales y emocionales diferenciales de acuerdo con su sexo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies