Los 9 tipos de Homofobia (y sus características)

La homofobia refiere a todo acto de rechazo o discriminación hacia una persona por motivo de su condición sexual. Es una violencia que a día de hoy sigue presente aunque hayamos avanzado, pudiendo presentarse de múltiples formas.

Tipos homofobia

La homofobia se define como la aversión hacia hombres y mujeres homosexuales, aunque este término también se ha aplicado para denominar el desprecio hacia otros miembros que también representan la diversidad sexual, como los bisexuales o transexuales. Esencialmente, la homofobia es sinónimo de una actitud degradante, discriminatoria, ofensiva o desfavorable hacia una persona por el mero hecho de su orientación homosexual.

El odio y temor irracional que experimentan las personas homófobas hacia los individuos homosexuales es el motor de la violencia y la discriminación hacia este colectivo. Aunque en muchos países estas conductas de odio están penadas por la ley, aún hay lugares del planeta en los que lo que se castiga no es la discriminación, sino el hecho mismo de ser homosexual.

La homofobia en la sociedad: ¿conseguiremos erradicarla?

El camino que el colectivo LGTB ha tenido que atravesar hasta la actualidad no ha sido, en absoluto, sencillo. Hasta hace muy poco, muchos derechos hoy alcanzados parecían una utopía imposible de conseguir. Sin embargo, el activismo de muchos grupos permitió empezar una lucha con el fin último de que las personas no heterosexuales dejasen de ser discriminadas por ser quienes son.

La homosexualidad llegó a recogerse en los manuales psiquiátricos como una enfermedad mental, especialmente en la década de los 60. En ese momento, un psicoanalista llamado George Weinberg ideó el término homofobia, que él empleó por primera vez para referir a las actitudes vejatorias que muchos profesionales de salud mental mostraban hacia los pacientes homosexuales. Hasta entonces, no había existido una palabra concreta que permitiese describir esta violencia hacia el colectivo LGTB, siendo el dolor y el sufrimiento de estas personas silenciado e incluso normalizado.

Por tanto, la gravedad del asunto en aquel momento era tal que ni siquiera había existido un reconocimiento del fenómeno y la necesidad de erradicarlo. Sencillamente, no se había hallado una palabra para denominar la violencia hacia las personas LGTB porque esto ni siquiera era concebido como un problema social. Weinberg compensó esta carencia y por ello su término comenzó a ganar rápidamente mucha popularidad, siendo empleado en medios periodísticos, científicos y políticos.

Desde que Weinberg empezó a utilizar esta palabra hoy más que conocida, se han producido muchos cambios legales respecto a la homosexualidad. Y es que la homofobia no solo refiere a conductas individuales, sino también a la discriminación por parte de instituciones y gobiernos. A partir de los años 70 es cuando los avances legales más importantes se empiezan a producir.

homofobia

Todo el proceso de consecución de los derechos de las personas homosexuales fue de la mano de las reivindicaciones frente a otros tipos de discriminación, como el machismo y el racismo. Un hecho que se considera ha marcado el inicio de la liberación del colectivo LGTB fue la revuelta de los clientes del Stonewall Inn, en Manhattan, en el año 1969, donde por primera vez ciudadanos no heterosexuales se rebelaron ante un sistema opresor que les discriminaba y maltrataba abiertamente.

A partir de este suceso muchas asociaciones LGTB comenzaron a trabajar para lograr visibilizar el colectivo, combatir la homofobia y reclamar medidas para lograrlo. Poco a poco se han ido alcanzando numerosas metas legales, destacando la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo o la penalización de conductas homófobas en algunos países del mundo.

Además, a nivel social se ha logrado remitir el odio y rechazo generalizados, logrando cada vez mayor aceptación de las personas no normativas en general. No obstante, aún queda mucho por hacer. En este artículo vamos a hablar de los tipos de homofobia que existen y las características de cada uno.

¿Qué clases de homofobia existen?

Como venimos comentando, la homofobia se ha combatido durante los últimos años, aunque aún queda mucho trabajo pendiente. Por desgracia, a día de hoy continúa existiendo estigma en torno a las personas LGTB, llegando a producirse en los casos más graves agresiones físicas hacia los miembros de este colectivo. Veamos los tipos de homofobia que, por desgracia, aún existen.

1. Homofobia institucional

La homofobia institucional es aquella referente a normas o leyes formalmente establecidas en contra del colectivo LGTB. Es un tipo de discriminación muy grave, ya que cuenta con la aprobación de organismos superiores, entre ellos el propio Estado. En los lugares donde se produce este tipo de homofobia la situación de las personas LGTB es muy desfavorable, pues les son negados muchos derechos humanos fundamentales. En algunas zonas su propia vida e integridad corren peligro, ya la homosexualidad es castigada con la cárcel o la pena de muerte con métodos crueles hasta el extremo.

En muchas ocasiones sucede que, si bien el Estado comienza a eliminar sus leyes homófobas, la discriminación se perpetúa a traves de otras entidades de gran influencia social, como por ejemplo la Iglesia. Esto hace que la violencia y el desprecio hacia los individuos no heterosexuales esté ampliamente extendida e incluso reconocida como correcta, ya que cuenta con la aprobación de instituciones de referencia.

2. Homofobia cultural

Este tipo de homofobia constituye un tipo de discriminación que se sustenta sobre normas sociales y valores implícitos que no están recogidos por la ley. Este tipo de normas informales tienden a mantenerse por la transmisión entre generaciones, ya sea de una forma explícita o mediante el mecanismo de imitación de las personas que nos rodean. Así, si vivimos en un entorno cargado de homofobia, es mucho más probable que desarrollemos rechazo hacia el colectivo LGTB.

Un grueso de los comportamientos homófobos que se observan en el día a día tienen que ver con este tipo de normas no escritas. En este sentido, la educación y el entorno juegan un papel esencial, ya que es a través de ellos que conformamos nuestros esquemas del mundo. Si desde la niñez nos enseñan que la homosexualidad es sinónimo de debilidad, como adultos rechazaremos a las personas que tienen este tipo de orientación o las trataremos de forma diferencial acorde a nuestro prejuicio.

homofobia cultural

3. Homofobia interpersonal

La homofobia interpersonal es aquella que lleva a cabo un individuo concreto respecto a otras personas. La discriminación llevada a cabo a nivel individual puede suponer dos vertientes:

  • Homofobia cognitiva: Este tipo hace referencia al sistema cognitivo de la persona. El individuo homófobo muestra un conjunto de creencias que tienen en común la visión de la homosexualidad como algo despreciable, negativo y alejado de lo correcto y/o normal. Este tipo de personas suelen estar cargadas de prejuicios y estereotipos, que son los que fundamentan su rechazo. Este es el caso de aquellas personas que no aceptan a sus hijos por ser homosexuales, pues asocian esta condición sexual con todas estas concepciones negativas.

  • Homofobia conductual: Muchas personas van un paso más allá. No solo poseen creencias distorsionadas y despectivas hacia el colectivo LGTB, sino que llevas acciones explícitas contra estos individuos Por ejemplo, pueden agredir físicamente a otra persona por motivo de su orientación sexual, hacer campañas homófobas para generar odio… y un sinfín de acciones despreciables basadas en el odio y el desconocimiento.

4. Homofobia radical

Este tipo hace referencia a la homofobia en la que se fomenta la violencia y las acciones extremas que persiguen dañar de manera totalmente intencional a las personas del colectivo LGTB.

homofobia radical

5. Homofobia prohibicionista

Este tipo de homofobia se caracteriza porque existe un fuerte sistema de valores que persigue prohibir o condenar la homosexualidad de manera tajante. No existe una violencia física explícita, pero sí normas férreas.

6. Homofobia negacionista

Este tipo de homofobia se refiere a la negación de que la homosexualidad existe. En muchas sociedades se ha llegado a rechazar la posibilidad de que un individuo pueda ser homosexual, justificando su atracción por personas del mismo sexo en base a causas falsas sin ningún tipo de evidencia científica.

7. Homofobia evitativa

La homofobia de este tipo consiste en que la persona evita cualquier tipo de interacción o contacto con las personas homosexuales.

8. Homofobia mórbida

Este tipo de homofobia se sustenta sobre la premisa de que la homosexualidad es una enfermedad, por lo tanto necesita ser curada con el tratamiento adecuado. Este tipo de homofobia ha dado pie a que muchos profesionales de dudosa formación hayan ofertado tratamientos que prometen curar de forma definitiva la enfermedad de la homosexualidad.

Esto no sólo es un acto de discriminación brutal, sino que además es una forma de hacer negocio utilizando la inseguridad de las personas homosexuales que buscan ser aceptadas. Prometer ese “cambio” les lleva a interiorizar aún más su invalidez como seres humanos, con todo lo que esto supone para una persona. Así, negar lo que uno mismo es es el acto de mayor violencia que una persona puede ejercer hacia sí misma. El surgimiento de estas terapias de conversión es una estrategia despiadada para acrecentar el odio hacia las personas LGTB.

9. Homofobia camuflada

La homofobia camuflada es aquella que se manifiesta de formas más sutiles, aunque no por ello dejan de ser graves, pues representan un profundo odio y rechazo. Algunas personas con este tipo de homofobia adoptan una postura de falsa aceptación, afirmando que no les importa lo que hagan otras personas, mientras no reclamen avances legales como poder casarse o adoptar hijos.

Otras personas justifican su odio con excusas sin fundamento o manifiestan su desprecio de forma más comedida. Ejemplo de ello puede ser afirmar que no importa si su hijo es gay, aunque si pueden elegir prefieren que sea “normal”. Dar por sentado que todo el mundo es heterosexual es una forma también muy sutil que se produce en muchas ocasiones, obligando a la persona a “aclarar” su orientación y “salir del armario”.

homofobia camuflada
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies