Cultura y Reflexión

Las 4 diferencias entre Estado y Nación

Estado y Nación son términos que normalmente usamos como sinónimos, pero realmente no lo son. Aquí exploramos las diferencias y similitudes entre ellos.
Diferencias Estado Nación

En un mundo con más de 7.700 millones de habitantes, está claro que es necesario aplicar algún tipo de organización política en los territorios, con el fin de regular los procesos tanto económicos como sociales y mantener el orden y la integridad de las personas.

Normalmente, la mayoría de los términos políticos y gubernamentales suelen escaparse a la población general, pues no todos somos estudiantes de derecho y comprender términos no tangibles (completamente abstractos) es una tarea un poco dura para un ciudadano medio. Estado, Nación, gobierno, estatidad, status quo y otros muchos conceptos abundan en la bibliografía especializada, pero desentrañar sus significados puede ser complejo y costoso.

No te preocupes, pues para eso estamos nosotros. Hoy te diseccionamos, de forma sencilla y amable, las diferencias entre dos conceptos esenciales para comprender el mundo de la política: Estado y Nación. Quédate con nosotros, pues te aseguramos que discernir claramente ambos términos es mucho más sencillo de lo que parece.

Estado, Gobierno y Nación

Los términos Estado, Gobierno y Nación son los tres pilares de la política, cada uno de ellos con significados y connotaciones diferentes, pero completamente inseparables. Para ir abriendo boca, te presentamos las definiciones estandarizadas de cada uno de ellos. Vamos allá:

  • Estado: forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio.
  • Gobierno: órgano superior del poder ejecutivo de un Estado o de una comunidad política, constituido por el presidente y los ministros o consejeros.
  • Nación: conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo Gobierno.

Así pues, el Estado se puede resumir, en pocas líneas, como el país soberano, reconocido como tal en el orden internacional, asentado en un territorio determinado y dotado de órganos de gobierno propios. El gobierno es la herramienta principal del Estado, pues permite dirigir, controlar y administrar sus instituciones. Por último, la Nación, a grandes rasgos, se define como la comunidad histórico-cultural que se desarrolla dentro del país en cuestión.

Resulta curioso conocer que, desde el año 2011, con la entrada de Sudán del Sur, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cuenta con un total de 193 países miembros, considerados como “Estados soberanos”. Aun así, la cifra de países totales puede elevarse hasta los 206 en todo el mundo, pues existen territorios que han declarado su independencia y funcionan como entidades propias, pero la comunidad internacional no reconoce su soberanía. Dejamos la interpretación ética de estos datos a cada lector.

Las principales diferencias entre Estado y Nación

Una vez hemos introducido las definiciones de estos términos tan importantes y algunos datos de interés, es hora de explorar las diferencias entre los términos Estado y Nación. No nos demoramos más.

1. Estado es un concepto político y Nación es un concepto sociológico

Resulta interesante conocer que, según diversas fuentes, se calcula que existen más de 5.000 naciones o etnias en el mundo. ¿Cómo es esto posible cuando solo se han reconocido 193 países?

Como hemos visto en las definiciones del prefacio, el Estado es un concepto puramente político, pues hace referencia a las instituciones permanentes que hacen que un país funcione. Por otro lado, una Nación se concibe como el conjunto de los habitantes de un país que comparten un mismo origen, son administrados por un mismo gobierno y, por lo general, tienen una tradición o contexto sociocultural comunes.

Esta diferencia es sencilla y se explica casi por sí sola: el Estado es una entidad política y la Nación una construcción sociocultural.

Nación

2. El número de Naciones no tiene por qué corresponderse con los Estados

Hasta aquí todo era fácil, ¿verdad? Por suerte o por desgracia, la mente humana va más allá de conceptos meramente técnicos y, a veces, los vocablos que nos designan no nos representan del todo.

Cuando se define a una Nación únicamente desde un punto de vista político, es decir, sin tener en cuenta ni la sangre, ni la lengua, ni la etnia, ni el sitio de nacimiento, ni la condición sexual, ni la clase social, ni cualquier otra característica, todos los individuos dentro de un país pertenecerán a la misma Nación. Es por esto que los presidentes, al hacer ruedas de prensa, se dirigen a todos los habitantes como “la Nación”. Todos viven en el mismo país y están regidos por el mismo gobierno, razón por la cual todos son sujetos políticos bajo un mismo paraguas.

¿Qué sucede cuando tenemos en cuenta todos los factores desestimados en el concepto más “puro” de Nación? Pues que, por ejemplo, podemos hablar de la Nación gitana en España o la Nación negra en Estados Unidos. No estamos hablando de Estados independientes, sino de naciones culturales. En estos casos, el Estado se concibe como una unión administrativa común para regir distintas naciones. Así pues, según este tren de pensamiento, un Estado soberano casi nunca se traducirá en una sola Nación.

3. Los tipos de Estado y de Nación no son los mismos

Los tipos de Estado son claros y están fácilmente delimitados, ya que estamos ante una organización política constituida por un conjunto de instituciones burocráticas estables que no deja espacio a muchas dudas terminológicas. Según su sistema territorial, un Estado puede ser:

  • Unitario: el poder existe en un solo centro de autoridad que extiende su capacidad de acción a lo largo de todo el territorio. Es una unidad de ordenamiento jurídico.
  • Federal: se trata de un sistema en el que existe un gobierno central más grande y una serie de gobiernos locales o regionales subyacentes.
  • Compuesto: en este caso, hay varios centros de impulsión política y una estructura institucional compleja.
  • Confederal: los territorios autónomos y soberanos se unen para regirse por determinadas leyes comunes.

Por otro lado, según su forma de gobierno, un Estado puede ser monárquico, republicano, aristócrata y demócrata (si bien, teóricamente, algunos de ellos pueden coexistir).

La clasificación del término Nación es mucho más compleja pues, como hemos visto, podrían existir tantas naciones como agrupaciones socioculturales con una historia y sentimiento de legitimación. Aun así, algunos autores tratan de diferenciar la nación étnica (es decir, una división completamente antropológica que desestima el concepto de “raza”) en diversas “subespecies”. Te las mostramos de forma somera:

  • Naciones periféricas: grupos estirpes o marginales, no integrados completamente en la Nación política del Estado.
  • Naciones integradas: cuando las Naciones étnicas han sido integradas (sea a la fuerza o no) en la Nación política del Estado.
  • Nación histórica: no es formalmente una Nación política por falta de un Estado que la avale, pero presenta una lengua, historia e instituciones bien definidas.

Así pues, podemos diferenciar algunos tipos de Naciones étnicas según su legitimidad política, su posición en el estrato social y su voluntad (o falta de ella) para formar parte de la Nación política. Cabe destacar que, como podréis imaginar, existirán muchos tipos más de naciones en sentidos más amplios, tantos casi como sensaciones y necesidades de legitimidad grupal se presenten en la Tierra.

Cultura

4. ¿Qué va primero, el Estado o la Nación?

Teóricamente, el Estado es la forma institucional que adopta una Nación. Si nos fijamos de nuevo en el concepto de Nación histórica, esta presenta una cultura, un idioma, unas costumbres e instituciones bien definidas que agrupan a los individuos de un territorio, pero no puede ser considerada una Nación sensu stricto por la falta de un Estado, es decir, no es utilizada todavía como sujeto de la soberanía.

De nuevo, nos surge la dicotomía presentada a lo largo de todas las líneas previas. ¿Puede surgir una Nación étnica después de la formación de un Estado? Claro que sí. ¿Puede surgir una Nación política después de la formación de un Estado? Teóricamente no, a menos que esta agrupación de personas cree el suyo propio.

Resumen

Aquí te hemos presentado 4 diferencias entre un Estado y una Nación, algunas de ellas objetivas y otras completamente desestimables o legítimas, en base al punto de vista del analista o lector que las aplique.

Hemos comenzado diciendo que los términos Estado y Nación son completamente inseparables, pero quizá estas líneas nos hayan hecho cambiar de opinión. ¿Puede un grupo étnico completamente apartado de la sociedad de un Estado considerarse como parte de su Nación política? ¿Son los individuos de un país conquistado por otro Estado automáticamente parte de la Nación del mismo, a pesar de presentar creencias, lenguas y otros valores sociológicos diferentes? Dejamos a cada lector cavilar e interpretar los datos aquí expuestos. Desde luego, hay mucho que pensar.

Referencias bibliográficas

  • Diferencias entre Estado, Gobierno y Nación, cca.org.mx. Recogido a 8 de noviembre en http://www.cca.org.mx/funcionarios/cursos/ap089/html/modulos/m1/ventanas/diferencias_t1p2.html
  • Estado y Nación, diferenciador.com. Recogido a 8 de noviembre en https://www.diferenciador.com/diferencia-entre-estado-y-nacion/#:~:text=Estado%20es%20un%20concepto%20que,y%20un%20conjunto%20de%20tradiciones.
  • La idea de Nación y sus tipos, apuntes del profesor de filosofía. Recogido a 8 de noviembre en https://sites.google.com/site/asanmartinez/la-idea-de-nacin-y-sus-tipos
  • Nación y Estado (opinión), La Nueva Crónica. Recogido a 8 de noviembre en https://www.lanuevacronica.com/nacion-y-estado
Comparte:
¿Te ha gustado?
AZ Salud Logo
En AZ Salud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2020 AZ Salud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies