Las 7 diferencias entre Resonancia Magnética y TAC (explicadas)

Tanto el TAC como la resonancia magnética se utilizan para captar imágenes del interior de nuestro organismo. Pero existen diferencias que pueden hacer que cada una sea una mejor opción dependiendo de las circunstancias.

diferencias-resonancia-magnetica-tac

Cuando se trata de las diferencias entre un TAC y una resonancia magnética (IRM), muchas personas se preguntan cuál es la mejor opción, ¿debo hacerme un TAC o una resonancia magnética? Esto se debe a que ambas técnicas de diagnóstico por imagen comparten una serie de similitudes. Tanto el TAC como la IRM se utilizan para captar imágenes del interior del cuerpo humano.

La mayoría de las máquinas de escáneres de TC y de IRM consisten en tubo grande similar a un túnel; en los que los pacientes acceden tumbados dentro de una mesa móvil para realizar el examen. Ambas tecnologías no son invasivas y producen imágenes detalladas de distintas partes del organismo. Además, algunos exámenes de resonancias magnéticas y tomografías computarizadas utilizan un medio de contraste para hacer más visibles ciertos tejidos o procesos fisiológicos, como el flujo sanguíneo. En este artículo exponemos las siete diferencias principales entre estas dos técnicas de diagnóstico por imagen, después de hacer una breve introducción sobre el funcionamiento de ambas.

Definición de resonancia magnética y TAC

Existen diferentes técnicas para obtener imágenes del interior del cuerpo humano. Aunque las radiografías tradicionales siguen utilizándose para la obtención de imágenes en algunos casos, la tecnología actual permite obtener imágenes más detalladas del interior del cuerpo del paciente. Las técnicas de imagen más comunes son la resonancia magnética y la tomografía computarizada (TAC).

La resonancia magnética utiliza un campo magnético y una corriente de radiofrecuencia para crear imágenes basadas en el movimiento de los protones en el cuerpo, no se emplea radiación ionizante (rayos X). Los pacientes deben permanecer lo más quietos posibles durante la prueba médica de diagnóstico; el movimiento puede causar imágenes borrosas. Las imágenes obtenidas independientes gracias a la IRM se denominan cortes y se pueden almacenar dentro de una computadora o imprimir.

El TAC o tomografía axial computarizada, permite tomar imágenes también del interior del cuerpo, pero de una manera muy diferente a la de las resonancias magnéticas. Los pacientes se mantienen quietos dentro de la máquina mientras un escáner gira a su alrededor y dirige haces de rayos X hacia su cuerpo. La rotación permite obtener imágenes en 3D del interior del organismo.

¿Cuáles son las principales diferencias entre una resonancia magnética y un TAC?

Las diferencias entre la resonancia magnética y la tomografía computarizada se basan principalmente en el modo de funcionamiento del equipo de diagnóstico, así como en la parte del cuerpo que debe ser examinada y el origen del diagnóstico.

1. Principios básicos de la exploración

La tomografía computarizada es un examen médico de imagen que utiliza rayos X con el fin de obtener imágenes de dentro del cuerpo humano desde diferentes ángulos. El paciente se acuesta en una mesa que se mueve a través de un anillo de exploración, que parece un gran donut. La tomografía computarizada emplea un ordenador para luego reconstruir todas las imágenes individuales en imágenes transversales tridimensionales de los distintos órganos para que los médicos puedan ver lo que ocurre en el interior del cuerpo y emitir un diagnóstico. Las imágenes revelan anomalías tanto en los huesos como en los tejidos blandos, sirven también para confirmar neumonías, tumores en diferentes órganos y fracturas óseas.

La resonancia magnética también toma imágenes detalladas del interior del cuerpo humano, pero utiliza un fuerte campo magnético y ondas de radio para crearlo. El paciente también se tumba en una mesa que se desplaza hacia un dispositivo con forma de donut, pero el donut es mucho más grueso. El examen se basa en la identificación de átomos de hidrógeno en el organismo, que generan movimiento y que son detectados por el escáner de resonancia. Las imágenes obtenidas pueden mostrar la diferencia entre el tejido normal y el enfermo. La resonancia magnética no utiliza rayos X.

resonancia-tac-diferencias

2. Radiaciones nocivas

El TAC utiliza rayos X para producir imágenes del interior del cuerpo, mientras que la resonancia magnética utiliza potentes campos magnéticos e impulsos de radiofrecuencia para producir imágenes detalladas de los órganos y otras estructuras internas del cuerpo. Aunque las resonancias magnéticas y las tomografías computarizadas son generalmente seguras, existen algunos problemas potenciales.

Los pacientes con clips de aneurismas ( dispositivos utilizados para aislar venas) implantados en el cerebro deben evitar someterse a una resonancia magnética a menos que se sepa que el dispositivo es seguro para su uso. Si un paciente se somete a una resonancia magnética en contra de esta precaución, el clip podría romperse y causar una hemorragia cerebral con consecuencias fatales.

Cualquier artefacto de metal que pueda interactuar con un campo magnético pueden ser atraídos hacia el imán de la máquina y causar lesiones graves o la muerte. Esto incluye algunos dispositivos insertados en las extremidades, ojos u otros órganos del paciente. Ciertos marcapasos y desfibriladores cardíacos también pueden verse afectados por campos magnéticos.

En algunos casos, estos dispositivos que funcionan con baterías pueden verse comprometidos cuando están cerca de un imán y dejar de funcionar correctamente. Todos los recipientes metálicos deben mantenerse lejos de la máquina. Si bien las tomografías computarizadas no presentan los problemas que acabamos de mencionar, exponen a los pacientes a una pequeña dosis de radiación. Por lo que algunas tomografías computarizadas no son adecuadas para pacientes embarazadas.

3. Tipo de tejidos escaneados

Una de las principales ventajas de las tomografías computarizadas es que puede obtener imágenes de los huesos, los tejidos blandos y los vasos sanguíneos al mismo tiempo. Las tomografías computarizadas se utilizan para tomar imágenes del cerebro y ayudar a los médicos a determinar si un accidente cerebrovascular es isquémico o hemorrágico, evaluar traumatismos craneales, diagnóstico de dolor en el abdomen y mostrar pequeñas fracturas en los huesos. El TAC ofrece una imagen detallada de las estructuras óseas

El uso de una resonancia magnética puede revelar más información que una tomografía computarizada sobre tejidos blandos y ligamentos. Por ejemplo, se puede utilizar para mostrar una imagen ampliada de la columna lumbar, lo que la hace la mejor opción para determinar si un disco está herniado. Los tumores cancerosos se pueden descubrir a través de una biopsia de muestra de tejido. Sin embargo, las resonancias magnéticas y las tomografías computarizadas también pueden mostrar posibles crecimientos tumorales.

Estos escaneos no son diagnósticos formales, pero pueden brindar información para ubicar el mejor lugar para realizar un diagnóstico definitivo. Además, una vez que se ha identificado el cáncer, estas exploraciones pueden proporcionar información sobre la propagación de la enfermedad, o la existencia de metástasis. Estas técnicas de imagen son un conocimiento útil para los oncólogos (médicos que se especializan en tratamientos contra el cáncer) y sus pacientes.

Tanto las tomografías computarizadas como las resonancias magnéticas pueden proporcionar una comprensión detallada de los huesos y las estructuras óseas de una persona. Las resonancias magnéticas en particular pueden mostrar los tejidos blandos que rodean los huesos. Estos escaneos también pueden revelar una amplia gama de condiciones médicas. Ambos métodos permiten a los médicos ver los huesos y las estructuras óseas del cuerpo. Sin embargo, en comparación con las tomografías computarizadas, las resonancias magnéticas brindan una visión más profunda de los tejidos blandos que rodean los huesos.

tac-resonancia

4. Tiempo

El TAC es más rápido que la RMN, lo que supone una ventaja en caso de emergencia. El TAC suele realizarse en 10 minutos o incluso menos, mientras dependiendo de lo que busque y de dónde se tenga que mirar la resonancia magnética, puede ser rápida (entre 10-15 minutos) o puede durar más de 2 horas.

5. Diagnóstico

En la mayoría de los casos se utiliza primero el TAC como método de diagnóstico. Las tomografías generalmente -debido a su rapidez y coste- se priorizan sobre las resonancias a menos que un tumor se vea significativamente mejor en una IRM.

Si en el TAC se encuentra algo que no queda claro, se puede utilizar una resonancia para confirmar el diagnóstico. Cuando los pacientes tienen dificultades para quedarse quietos o dejar de respirar para que las imágenes salgan correctamente, se puede recomendar realizar tomografías computarizadas en lugar de resonancias magnéticas. La obtención de imágenes médicas requiere responder a la pregunta de si los beneficios de una prueba superan sus riesgos. Esto debe guiar cualquier principio de diagnóstico.

6. Dolor

Las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas brindan a los médicos información detallada sobre la condición del paciente. Ambos procedimientos son indoloros y relativamente rápidos de realizar. Sin embargo, las resonancias magnéticas proporcionan imágenes de tejido blando de mayor calidad que las tomografías computarizadas.

No hay efectos secundarios dañinos de las resonancias magnéticas a menos que el paciente tenga una contraindicación para la exploración. Algunos pacientes pueden sentirse incómodos durante estas exploraciones debido a los imanes y las aberturas estrechas de la máquina. Este sentimiento puede manifestarse como ansiedad o claustrofobia. Además, tomar fotografías del paciente requiere una quietud completa. Esto puede hacer que sea un proceso incómodo, por lo que existen exploraciones de resonancia magnética abiertas, pero proporcionan imágenes de peor calidad que las exploraciones rutinarias.

7. Costes

Los costes de la tomografía oscilan entre 1.200 y 3.200 euros. Los costes de la RMN, en cambio, oscilan entre 1.200 y 4.000 euros (con contraste). Por lo que suele ser más caro que los TAC y las radiografías, y que la mayoría de los métodos de examen.

diferencias-tac-resonancia
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies