Las 7 ramas o campos de la Enfermería

La Enfermería se escinde en múltiples ramas esenciales para la salud de todos los sectores poblacionales. Un repaso por sus características y funciones.
Ramas Enfermería

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calculado recientemente que existen unos 28 millones de profesionales sanitarios dedicados a la enfermería en todo el mundo. La ciencia que se dedica al cuidado y atención de los pacientes es tan importante como la rama encargada del diagnóstico, pues ambos procesos son esenciales para la recuperación del enfermo.

Entre el año 2013 y el 2018 se han integrado unos 4,7 millones de especialistas en el sector de la salud pero, por desgracia, se estima que se necesitan unos 6 millones de enfermeros más para cubrir las necesidades básicas de toda la población mundial, sobre todo en África, Asia sudoriental y otras zonas empobrecidas.

En países como Cuba existen unos 752 profesionales sanitarios por cada 100.000 habitantes, mientras que en Bolivia se estima un total de 47 por la misma cifra. Sin duda, la salud pública está dominada por disparidades económicas y sociales muy marcadas dependiendo del país analizado.

Con todos estos datos, hemos querido brindarte un panorama general de la importancia de la salud y los especialistas en enfermería en la sociedad actual. Aun así, ¿sabes cuáles son las 7 ramas o campos de la enfermería y qué les caracteriza? Si la respuesta es no, no te preocupes, pues a continuación te las contamos.

¿Cuáles son las especialidades de la Enfermería?

Podemos definir a la enfermería como aquella rama de la ciencia que se encarga del cuidado y atención de enfermos, así como a otras tareas de asistencia sanitarias, clínicas y a la promoción y prevención de la salud. Por lo tanto, un enfermero/a será aquella persona que esté cualificada de forma profesional para asistir o atender a enfermos, heridos o lesionados bajo las prescripciones de un médico, o ayudar al médico o cirujano durante sus procedimientos.

Más allá del ámbito terminológico “de libro”, se nos abre un verdadero abanico conceptual cuando acudimos a las ramas o escisiones de la enfermería. Algunas fuentes estiman que existen hasta 30 ramas de esta ciencia y, como tal cifra nos resultaría inabarcable en un documento divulgativo, nosotros te contamos las 7 más relevantes.

1. Enfermería obstétrico-ginecológica

La especialidad de enfermería obstétrico-ginecológica es la más popular entre los profesionales del sector. A grandes rasgos, esta se encarga de cubrir toda atención integral de la mujer que va a parir hasta los 28 días del nacimiento del niño. Esto incluye el embarazo, parto y puerperio (periodo inmediatamente posterior al dar a luz), además de otros aspectos de la sexualidad femenina, como el uso de anticonceptivos y la menopausia.

Durante el proceso de gestación, un especialista en esta rama se encarga de supervisar la normalidad del mismo, prescribir los exámenes y análisis pertinentes en la madre y facilitar su acceso a programas de planificación parental, entre otras muchas cosas. Cuando ha nacido el niño, el especialista permanecerá con él y la progenitora, presentando el asesoramiento necesario para que la madre pueda valerse por sí misma en un futuro.

Enfermería salud mental

2. Enfermería de salud mental

La enfermería de la salud mental o psiquiátrica es el campo encargado de proporcionar apoyo y atención a las personas con desajustes de índole mental y/o emocional. Entre sus roles se encuentra ayudar a los pacientes a que acepten su condición y a que sean capaces de identificar por sí mismos cuándo están en una situación de peligro en la que pueden comprometer su propia integridad o la de su alrededor.

Estamos ante una rama que requiere de interdisciplinariedad, pues los enfermeros de la salud mental trabajan codo con codo con trabajadores sociales, psicólogos y médicos para fomentar el mayor bienestar posible en el paciente. Entre las patologías que monitorizan encontramos el estrés, la depresión, enfermedades relacionadas con autolesiones, problemas relacionados con el alcohol y otras drogas, trastornos de personalidad y esquizofrenia, entre otros.

Si bien los desajustes emocionales y/o cognitivos son muy comunes en la sociedad, debemos tener en cuenta que solo un pequeño porcentaje de los pacientes requieren ingreso médico y monitorización continuada. Son los enfermeros de la salud mental los que se encargan de este pequeño grupo poblacional.

3. Enfermería geriátrica

Como su propio nombre indica, esta es la rama de la enfermería que se encarga del cuidado de las personas mayores de 65 años de edad. Se espera que este sector alcance un repunte sin precedente en las próximas décadas pues, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 2015 y el 2050 se estima que la población geriátrica se duplique en el mundo, alcanzando hasta un 22% de la total.

La enfermería geriátrica también requiere de un prisma bastante amplio, pues el cuidado de un paciente en edad avanzada suele comprender el monitoreo y gestión de múltiples patologías crónicas simultáneas, como pueden ser la diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, disminución de la movilidad, discapacidad auditiva/visual o alguna forma de demencia, como por ejemplo el Alzheimer. Gracias a la enfermería geriátrica, el grupo etario más vulnerable puede vivir con dignidad sus últimos años.

4. Enfermería familiar

Los enfermeros familiares promueven la salud y previenen la aparición de enfermedades en la comunidad, entendiendo como ella una agrupación de habitantes geográfica o social a pequeña escala. Para ello, estos profesionales visitan a las personas en sus hogares para asistirlas, educarlas y aconsejarlas sobre múltiples temáticas sobre sanidad y prevención.

En resumen, estas figuras representan de forma simultánea a un enfermero, médico, consejero y profesor, pues abarcan parte de la educación y gestión de la salud “a pie de calle”. Sobre todo, trabajan con las personas más vulnerables de la comunidad: niños pequeños, personas mayores o pacientes con algún tipo de diversidad funcional, entre otros.

5. Enfermería pediátrica

Al igual que los pacientes mayores de 65 años tienen requerimientos especiales, los neonatos y los más pequeños de la familia también presentan una serie de particularidades que requieren de una formación especial para ser resueltas. Estos profesionales proporcionan atención médica a bebés, niños y adolescentes hasta los 16 años de edad.

Tratar con un bebé es mucho más difícil que con un paciente normal pues, en primera instancia, en muchos casos no tienen suficientes herramientas para comunicar qué dolor les aqueja o la naturaleza de su malestar. Por ello, un enfermero pediátrico debe ser observador y anotar cualquier irregularidad más allá de la normalidad fisiológica del neonato.

Enfermería pediátrica

6. Enfermería del trabajo

Aunque no lo parezca, los seres humanos nos pasamos un tercio de nuestra vida trabajando, razón por la cual es muy común que sucedan accidentes o se contraigan enfermedades durante la realización de la labor profesional. Como su propio nombre indica, esta rama de la enfermería se encarga de preservar la salud y monitorizar a las personas en su entorno laboral.

Entre las labores de estos especialistas se encuentran monitorizar el estado de salud general de los trabajadores, otorgar asistencia sanitaria de urgencia en el caso de que ocurra un percance en el entorno laboral, promover conductas saludables por parte de los trabajadores en su entorno y prevenir los accidentes en el área de trabajo.

7. Enfermería de cuidados médico-quirúrgicos

Quizá esta rama englobaría el concepto típico que muchos tienen del enfermero, esa escena en el que el cirujano, entre sudor y concentración, le dice a su mano derecha “pásame el bisturí”. Así es, los enfermeros de cuidados médicos quirúrgicos brillan sobre todo en el quirófano, donde otorgan apoyo esencial a anestesistas y cirujanos especializados.

De todas formas, los enfermeros médico quirúrgicos acompañarán al paciente en el pre-operatorio y en el post-operatorio. Por ello, son una figura esencial, ya que están presentes en el antes, durante y después de la intervención.

Enfermería quirúrgica

Resumen

Aquí te hemos descrito las 7 ramas de la enfermería esenciales, pues todos hemos sido niños, todos seremos viejos (con suerte) y casi todos pasamos por entornos de trabajo, una operación o un embarazo (ya sea como padres o como madres). Estas figuras nos acompañan en todos los momentos de nuestra vida y, sin ellas, la institución de salud pública no podría sostenerse por sí misma.

Aun así, es necesario recalcar que estas 7 ramas o vertientes ocupacionales no son las únicas. Existen enfermerías cardiorrespiratorias, neurológicas, oftalmológicas y una larga lista: haya donde exista un órgano o sistema que pueda fallar, existirá un especialista que guíe al paciente en su proceso de tratamiento y recuperación.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies