Las 5 diferencias entre la Medicina y la Enfermería

Estas dos disciplinas médicas tienen puntos en común, pero también diferencias sustanciales.
Diferencias entre Medicina y Enfermería

La medicina y la enfermería son dos disciplinas que apuntan hacia el mismo objetivo: garantizar la mejora de la salud de los pacientes y mantener su bienestar.

No obstante, ambas ciencias de la salud difieren en cuanto a cómo intervienen en los pacientes, en la filosofía detrás de su forma de actuación, además de la formación necesaria para ejercer como médico o enfermero.

En este artículo presentamos las cinco diferencias entre la medicina y la enfermería.

Las 5 diferencias entre la Medicina y la Enfermería

Cabe destacar, antes de entrar más a fondo en las diferencias entre la medicina y la enfermería, que ambas disciplinas pretenden tratar problemas de salud, mantener un estado óptimo en el paciente y prevenir problemas de cara al futuro.

Tanto médicos como enfermeros han sido instruidos en conocimientos de varias áreas del saber, procedentes de la biología, la química, la farmacia, la anatomía y fisiología humanas, e incluso tocando aspectos relacionados con la psicología y la instrucción deportiva.

Aunque es cierto que se ha visto a la medicina como una disciplina por encima de la enfermería, entre otras profesiones del ámbito sanitario, lo cierto es que ambas son necesarias para poder ofrecer un buen tratamiento a los pacientes y una pronta recuperación.

A continuación presentamos las cinco diferencias principales entre las profesiones de la medicina y la enfermería, explicándolas en profundidad.

1. Formación profesional

Para ser médico es preciso cursar los estudios universitarios en medicina. En las universidades españolas, para adquirir el graduado en esta disciplina, es necesario cursar seis años como mínimo.

Además de acudir a la universidad, es necesario que los estudiantes de medicina realicen prácticas en algún hospital u otro centro de salud. También, para poder ejercer, es recomendable formarse en algún tipo de especialidad, como cardiología, oncología, traumatología, digestología, oftalmología... o encontrar empleo en urgencias.

En cambio, aunque para ser enfermero en España también es preciso ir a la universidad, el grado de enfermería dura menos, mínimo 4 años. Además, el ámbito de intervención de esta profesión es más amplio, permitiendo a los enfermeros no tener que atarse a una especialidad en concreto si no lo desean.

Hospital

2. Enfoque filosófico

La carrera de medicina está enfocada de una forma analítica, es decir, los futuros médicos son instruidos para que sean capaces de detectar los signos y síntomas de una enfermedad para así poder hallar cuál es la causa a este problema médico. Para ello, es preciso que el médico sea lo más objetivo posible.

Se podría decir que el enfoque que abordan los médicos con respecto al estado de salud de los pacientes es científico, planteando la enfermedad como un problema que debe ser resuelto teniéndose en cuenta sus causas, evolución, antecedentes médicos y signos de mejora.

Aunque la formación en enfermería se asemeje a la del médico en tanto a que ambas tocan aspectos tanto teóricos como prácticos, la intervención de los enfermeros se orienta a los aspectos más emocionales y referentes al bienestar del paciente, aunque sin dejar de lado la visión analítica.

Los profesionales en enfermería, además de ser conscientes de cuál es la problemática del paciente y qué tipo de tratamiento es el más apropiado para garantizar su mejora, deben trabajar la empatía, los cuidados y el respeto hacia la persona ingresada.

Estos profesionales se pasan muchas horas cuidando a los pacientes, por este motivo cumplen una función de sanadores y cuidadores, siendo necesario que tengan una gran inteligencia emocional.

3. Prescripción de fármacos

Los médicos tienen la capacidad de prescribir fármacos, mientras que por regla general no se da el caso en los enfermeros.

Es cierto que algunos países se están fomentando cambios en la legislación para permitir que los profesionales de la enfermería tengan la capacidad para recetar algunos fármacos para enfermedades leves pero en los que se requiere receta médica, como es el caso de analgésicos o antiinflamatorios.

4. Intervenciones quirúrgicas

Entre los múltiples conocimientos que se adquieren en la carrera de medicina está el de poder intervenir quirúrgicamente a los pacientes cuando sea necesario.

Cabe destacar que las intervenciones quirúrgicas deberán ser llevadas a cabo siempre por un profesional en este ámbito, es decir, un cirujano, quien se habrá especializado en este tipo de intervención tras haber finalizado sus estudios de medicina.

No obstante, algunos médicos, siempre y cuando no haya un cirujano cerca y la intervención sea de urgencia, tienen la capacidad de realizar cirugías, siempre dentro de sus posibilidades.

No es el caso de los enfermeros. No pueden intervenir quirúrgicamente, salvo en contadas excepciones. En el caso de España, concretamente en seis comunidades autónomas, los enfermeros tienen la capacidad de poder hacer operaciones menores.

Pueden intervenir quirúrgicamente en casos que por regla general no requieren de anestesia, como uñas encarnadas, forúnculos, quistes, verrugas, abscesos y otras operaciones superficiales.

Cabe destacar que los enfermeros ejercen un papel importante en el quirófano, asistiendo a los cirujanos mientras operan, sin embargo, no pueden intervenir en la operación. Ayudan al cirujano para que disponga de las herramientas, la luz y las atenciones necesarias para poder llevar a cabo de forma satisfactoria la intervención.

5. Autonomía y atención a los pacientes

Los médicos tienen, en general, mejor prestigio y se les ve como más aptos para tratar aspectos varios, pese a que lo habitual es que requieran de formación específica.

Gracias a este hecho, los médicos disponen de un mayor grado de libertad cuando trabajan en un centro, ya sea público o privado, o incluso en su propia consulta personal.

Si desean trabajar de forma independiente, dado el buen renombre de la medicina, es bastante probable que tengan mayores posibilidades de éxito que otros profesionales sanitarios.

En el caso de que el médico trabaje en un hospital con otros profesionales, es habitual que tenga mejor acceso a los pacientes, sin necesidad de solicitar permiso a otros sanitarios.

En cambio, si bien los enfermeros también pueden montar su propia consulta, esta decisión es mucho más arriesgada, dado que por regla general los pacientes recurren directamente a un médico o a un hospital antes que a un profesional de la enfermería.

En caso de que trabaje en un hospital, rara vez un enfermero dispondrá de la autonomía para poder pasar consulta sin necesidad de recurrir al permiso de un médico u otro enfermero, dada la habitual jerarquía que hay en los centros médicos.

Médicos contra enfermeros: un debate clásico

A pesar de que ambas disciplinas tienen todas estas diferencias, es este hecho lo que las hace complementarias la una de la otra. No debemos caer en el error de que la medicina está por encima de la enfermería, dado que ambas son disciplinas universitarias necesarias en el ámbito de la salud. Ambas están enfocadas en garantizar la mejora y el bienestar del paciente, que es lo realmente importante.

Suele darse la situación en hospitales y otros lugares en la que médicos, especialmente los más veteranos y “de la vieja escuela”, miran con aires de superioridad a los enfermeros. Pese a este hecho, la opinión que tienen médicos y enfermeros entre ellos es bastante positiva hoy en día, y en la práctica es muy habitual que los médicos precisen de los conocimientos prácticos y las habilidades emocionales de los enfermeros a la hora de tratar con pacientes.

Una de las grandes ventajas que ofrece estudiar medicina es que la profesión implica unos beneficios económicos altos, sin embargo, la enfermería tiene como aspecto positivo el poder conocer a gente, estar cerca del paciente y ayudarle tanto en su recuperación médica como ser un soporte emocional.

Referencias bibliográficas

  • Ávila, Esther. (2018). «Las grandes oportunidades laborales de los especialistas en enfermería».

  • Nightingale, Florence (2003). Notes on Nursing: What It Is, and What It Is Not. Barnes & Noble Publishing.

  • WHO Dept. of Essential Drugs and Medicines Policy (2002). "Traditional medicine: growing needs and potential". World Health Organization.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies