Los 15 mitos sobre la salud mental, desmentidos

El mundo de la salud mental está rodeado de estigma y tabú, por lo que han surgido muchos mitos que, a nivel social y pese a que sean falsos, consideramos como ciertos. Desmontemos estos mitos.
Mitos salud mental

Son muchos los prejuicios y mitos que existen en la sociedad sobre la salud mental. Es necesario ser conocedores de ellos para así ayudar a disminuir el estigma de las enfermedades mentales.

Si somos conscientes y desmentimos las falsas creencias que surgen sobre los trastornos mentales podremos comprender mejor a las personas que los sufren y contribuir a una mejor integración de estas en la sociedad. A continuación haremos mención de algunos mitos sobre salud mental que existen e intentaremos explicar porque estos son falsos.

Principales mitos sobre las personas con trastornos mentales

En muchas ocasiones la sociedad ve a las personas con enfermedades mentales como muy diferentes a ellos, muy lejanos, como personas “raras”... Pero no es así, tener un problema de salud mental es más común de lo que pensamos y por tanto es necesario acabar con todos los mitos y estigmas existentes.

1. Los problemas de salud mental no me afectan, nunca tendré uno

Pensar que los trastornos mentales solo afectan o se presentan en un rango reducido de personas es falso ya que la Organización mundial de la salud (OMS) estima que 1 de cada 4 personas padecerá con alta probabilidad un trastorno mental al largo de su vida, es decir un 25% de la población europea se verá afectado en algún momento de su vida por una alteración de salud mental.

Tener una posición acomodada no te asegura liberarte o ser inmune a los problemas mentales ya que los trastornos mentales aparecen independientemente de la edad, el sexo, estatus social o económico… Pudiendo afectar independientemente a cualquier persona. Se ha comprobado también que las enfermedades mentales son más comunes que enfermedades tan conocidas como las alteraciones cardiovasculares, el cáncer o la diabetes.

Por ejemplo, en el caso de trastorno depresivo mayor la Organización mundial de la salud considera que este trastorno es el que genera más discapacidad, siendo así la primera causa de discapacidad mundial y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad. Del mismo modo, refiere el trastorno depresivo como la enfermedad mental más común llegando a una prevalencia del 5% en adultos de todo el mundo.

Trastorno mental

2. Los niños no tienen problemas de salud mental

Creer que los niños no pueden desarrollar trastornos mentales es un pensamiento falso y muy grave, ya que si no creemos esta posibilidad no detectaremos posibles problemas y no los trataremos, hecho que hará que se mantengan y se cronifiquen, pudiendo empeorar la situación.

Se ha comprobado que niños muy pequeños pueden mostrar signos, síntomas y señales de alerta que advierten de una posible alteración de salud mental, de este modo si las afectaciones son graves y cumplen criterios puede diagnosticarse el trastorno clínico, el cual aparece o es causa de la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales.

Si nos fijamos en los porcentajes o población infantil afectada vemos que la mitad (un 50%) de los trastornos mentales muestran síntomas antes de los 14 años, y tres cuartas partes de las enfermedades mentales empiezan antes de los 24 años. De este modo, teniendo presente estos datos, será vital detectar y prevenir de forma temprana posibles alteraciones que aparezcan en los primeros años de vida.

Pese a las evidencias encontradas de síntomas en edades tempranas siguen sin tener la atención necesaria y menos del 20% de los niños y adolescentes que presentan alteraciones y afectación con posibilidad de diagnosticar un trastorno, son tratados o atendidos de manera eficaz. Como hemos apuntado anteriormente una detección temprana de los problemas podría prevenir que estos afectaran o alteraran el desarrollo correcto del infante.

3. Las personas con problemas de salud mental son violentas y agresivas

Esta es otra creencia falsa que se puede presentar en la sociedad, ya que se ha comprobado que padecer un trastorno mental no causa más agresividad o más probabilidad de ser violentos que otros sujetos. Se ha estimado que solo un 3 o 5% de los acontecimientos violentos o agresivos han sido realizados por personas con trastornos mentales graves, por tanto este porcentaje apoyaría a la afirmación de que la mayoría de las personas con afecciones mentales no son más violentas o agresivas.

Se ha visto que contrariamente a lo que se creé son las personas con trastornos mentales las que presentan mayor probabilidad de ser víctimas o sufrir un ataque violento o una agresión a causa de los estigmas y discriminación que se les hace. De este modo, se ha observado que en individuos con trastorno mental la probabilidad de ser víctimas de agresión es 10 veces mayor.

Así pues, la conducta violenta no la podemos relacionar siempre con trastornos mentales ya que estas personas la mayoría de veces pasan desapercibidas y pueden vivir en sociedad.

4. Las personas con problemas de salud mental no pueden mantener su trabajo

No es verdad que los individuos con trastornos mentales no puedan trabajar, ya que se ha comprobado que si reciben un tratamiento adecuado pueden ser igual de productivos y eficaces que los otros trabajadores. Del mismo modo, es necesario brindarles unas condiciones adecuadas y darles las herramientas y el apoyo que requieran para un correcto desarrollo de sus trabajos.

Si se cumplen las condiciones de trabajo óptimas y las adaptaciones necesarias se ha visto que estas personas realizan bien su trabajo, son puntuales, no presentan ausencias no justificadas y están motivadas. De este modo, integrar laboralmente a los individuos con trastornos mentales produce un beneficio tanto a la empresa, ya que consigue un buen trabajador, como al propio individuo que se siente más satisfecho y productivo.

5. Las personas tiene problemas mentales porque son débiles mentalmente

No es correcto creer que solo los “débiles” o solo las personas con un tipo de personalidad característica son los que sufren trastornos mentales, ya que como hemos apuntado los problemas mentales no entienden de sexo, estatus o edad.

Así pues, se entiende que hay diferentes factores que influyen en la aparición de un trastorno mental como serían las características genéticas o antecedentes familiares que tiene cada sujeto o acontecimientos externos como pérdida de seres queridos o vivencias traumáticas. Asimismo, tanto las personas “débiles” como “fuertes” pueden desarrollar un trastorno mental.

Debilidad mental

6. Es imposible mejorar o recuperarse de un problema de salud mental

No dejar de presentar el trastorno no quiere decir no mejorar o recuperarse. Hay trastornos que con una intervención adecuada pueden llegar a desaparecer, pero hay otros que son crónicos, estando presentes durante toda la vida del individuo, pero este hecho no significa que la persona no pueda recuperarse.

Se ha visto que un tratamiento eficaz y apoyos adecuados permiten que el sujeto lleve una vida funcional, permitiéndole vivir integrado a la sociedad y conseguir metas como ser independiente, formar una familia o encontrar un empleo.

7. Los tratamientos psicológicos no valen para nada, es mejor medicarse

Es incorrecto pensar que solo con tratamiento farmacológico se consigue mejorar el problema, en muchos trastornos mentales, como por ejemplo el trastorno por déficit de atención, han obtenido mejores resultados la terapia psicológica junto a la farmacológica. Es más, en algunos trastornos la intervención con fármacos se ha visto menos efectiva o que no produce mejora a largo plazo, como sería el caso de las fobias específicas.

8. No puedo ayudar de ninguna manera a una persona con problemas de salud mental

Se ha comprobado que un adecuado apoyo social es necesario y muy adecuado en muchos trastornos, ya que favorece que el paciente busque ayuda y también influyen positivamente en la adherencia y seguimiento del tratamiento. Del mismo modo, es de ayuda que los cambios y mejoras que se producen durante la terapia también se refuerzan y se generalicen a otros ámbitos de la vida del sujeto, para este hecho será fundamental también la colaboración de las personas de su entorno.

9. La prevención no tiene utilidad, si alguien tiene predisposición a un problema de salud mental lo tendrà inevitablemente

La prevención es igual de importante que el tratamiento, ya que una adecuada prevención disminuye la posibilidad de alteraciones más graves en el futuro. Tener la predisposición para presentar un trastorno no quiere decir que irremediablemente lo tengas que desarrollar, de este modo si se hace una correcta prevención e intervención temprana se disminuye la probabilidad de que aparezca.

10. Las personas con problemas de salud mental no pueden vivir adaptadas a la sociedad

Como ya hemos mencionado en puntos anteriores si se recibe un tratamiento eficaz y se dan las herramientas necesarias las personas con trastornos mentales pueden vivir integradas en la sociedad como cualquier otra.

Del mismo modo, no es correcta la afirmación que los sujetos con problemas mentales están mejor internados en centros hospitalarios, ya que se ha observado que la intervención comunitaria es beneficiosa para ellos, presentando así mayor mejora en su estado de salud y mejor pronóstico.

Relaciones

11. Si tienes un trastorno mental es porque no te cuidas, bebes o consumes drogas

Sí que se ha visto que en ocasiones hay relación entre trastornos mentales y consumo de drogas, pero no es causa directa, el consumir drogas puede precipitar alteraciones mentales si tienes predisposición pero no es la única causa de que estas aparezcan. De igual manera, se ha observado que el consumo de drogas puede empezar antes o después de desarrollar el trastorno.

Como hemos mencionado anteriormente, hay muchos factores que influyen en el desarrollo de trastornos mentales y no solo es consecuencia de hábitos de vida no saludables.

12. Si tienes un trastorno mental tendrás también una discapacidad intelectual

Tener un trastorno mental no comporta necesariamente presentar una discapacidad intelectual, ya que este último es un diagnóstico específico de trastorno mental pero no una característica general de todos. Algunos problemas mentales pueden relacionarse con un coeficiente intelectual más bajo pero no es condición necesaria en todos los trastornos.

13. Mejor no acercarse a personas no problemas mentales porque se me puede contagiar el trastorno

Este es un pensamiento muy erróneo ya que ningún trastorno mental se contagia o se pasa por estar en contacto con un sujeto que lo padezca. Las enfermedades mentales no son causadas por virus sino que, como hemos apuntado, la mayoría tiene un componente genético.

14. Todas las enfermedades mentales son iguales

Del mismo modo que hay distintos trastornos mentales que presentan diferentes síntomas, por tanto sus afectaciones son las mismas, también puede ser que dos sujetos con el mismo diagnóstico de enfermedad mental muestran características y alteraciones diferentes, ya que influye como es cada persona.

15. Los padres que no han cuidado bien de sus hijos son los causantes de sus problemas, la culpa es de los padres

Esta afirmación también es falsa ya que pese a que el tipo de crianza es importante para el correcto desarrollo del niño y en algunos trastorno como los relacionados con problemas en el vínculo se han visto decisivo, no son determinantes ni causa directa para desarrollar un trastorno mental, ya que influyen muchos otros factores. Dar la culps a los padres no es correcto y no ayuda a aplicar un tratamiento eficaz.

Madre hijo
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies