Los 11 mitos de la Lactancia Materna, desmentidos

La lactancia materna aporta innumerables beneficios a los bebés y sus madres, aunque amamantar aún se considera un asunto tabú. El desconocimiento hace que existan muchas creencias erróneas sobre esta cuestión.

mitos-lactancia-materna

La maternidad es un momento muy intenso en la vida de una mujer, que ya en el embarazo comienza a experimentar un torbellino de emociones e infinidad de cambios físicos, psicológicos y sociales relacionados con la llegada de su bebé. Los primeros momentos tras el nacimiento del nuevo hijo están cargados de amor, pero en muchos casos también de miedo y dudas sobre los cuidados que necesita el recién nacido y lo que resulta idóneo para su salud y bienestar.

Uno de los puntos que más controversia genera es la lactancia. Muchas mujeres se plantean qué es mejor para ellas y su bebé y qué pros y contras puede tener la leche natural frente a la de fórmula. Aunque, en principio, no hay nada comparable a la leche materna, por supuesto la idoneidad de cada alternativa dependerá de infinidad de variables que afectan a la díada madre-bebé. Aunque algunas circunstancias excepcionales impiden que la lactancia se pueda llevar a cabo, es cierto que muchas mujeres descartan dar al pecho por desconocimiento más que por convicción o motivos de seguridad.

¿Qué es la lactancia materna?

Los beneficios de la leche materna son una realidad reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé sin necesidad de complementar con otros alimentos y bebidas. Sólo a los 6 meses se debe comenzar con la alimentación complementaria, aunque esto no impide que se pueda continuar aportando leche materna hasta los dos años e incluso más.

Es sorprendente que, aún en la actualidad, algo tan natural y primitivo como es la lactancia siga siendo una cuestión desconocida. La desinformación ha permitido que aparezcan numerosos mitos que difunden ideas erróneas acerca de la lactancia, lo que puede condicionar la decisión de muchas mujeres respecto a dar o no el pecho a sus bebés. La información veraz es la mejor base para que cada mujer tome la decisión más ajustada a su caso particular, por lo que en este artículo trataremos de desmentir algunos de los mitos más extendidos sobre la lactancia.

Aunque la lactancia materna es algo natural que forma parte de la misma vida, por desgracia existe aún mucho tabú en torno al propio acto de amamantar en espacios públicos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia es la mejor alternativa (siempre que sea posible) como modo exclusivo de nutrición para los bebés durante los primeros seis meses. No obstante, es recomendable extender la lactancia como complemento hasta los dos años de vida por todos los beneficios que aporta.

que-es-lactancia-materna

Esto se traduce en que la madre tendrá que dar el pecho a su hijo en diversos espacios públicos, como medios de transporte, restaurantes o centros comerciales, en los que al pequeño puede entrarle el apetito. Es entonces cuando las mujeres sufren una gran exclusión social y son presionadas para dar el pecho en casa o en lugares apartados para no molestar al resto de personas.

La pregunta que cabe hacerse es… ¿Por qué molesta tanto? Pues bien, porque el pecho se ha asociado en la sociedad con el erotismo y la sexualidad. Por ello, se considera que mostrarlo en público es un acto inadecuado. Sin emabargo, los pechos femeninos cumplen varias funciones más allá del sexo. Así, alimentar a un bebé debería ser siempre la prioridad y por ello tendría que normalizarse el hecho de dar lactancia en cualquier parte. Si bien las salas de lactancia son una opción para aquellas mujeres que deseen dar el pecho en una zona tranquila, esto nunca debería ser una imposición, sino una alternativa para aquellas que lo deseen.

El tabú de la lactancia materna: desmontando mitos

A continuación, vamos a comentar algunos mitos muy extendidos sobre la lactancia materna.

1. La madre puede producir leche insuficiente para alimentar a su bebé

Uno de los grandes temores de muchas mujeres es dar el pecho y que la cantidad de leche sea insuficiente para alimentar suficientemente al bebé. Sin embargo, el pecho es capaz de producir leche en función de la demanda del bebé, siempre que las tomas sean suficientes en número y se realicen en la posición adecuada.

lactancia-materna-mitos

2. La lactancia deforma el pecho

Muchas veces se culpa a la lactancia de que el pecho se caiga y pierda su aspecto terso y forma. Sin embargo, esto no es exactamente así. La realidad es que el pecho comienza a cambiar durante el embarazo y, además, está sujeto a otras variables como la edad, la genética o el porcentaje de grasa corporal.

3. Durante la lactancia la mujer tiene que beber mucha agua, mucha leche y comer más de lo habitual

Quizá hayas oído este mito alguna vez, aunque nada más lejos de la realidad. Las mujeres que dan el pecho no producen más o menos leche en función de la leche que ingieren, pues la cantidad se ajusta a la demanda del bebé por sí sola. No obstante, es recomendable que lleven una dieta equilibrada y que beban suficiente agua.

4. Hay que organizar un horario rígido para dar el pecho

Aunque esta creencia está muy extendida, lo cierto es que los bebés no son robots. Por tanto, no es adecuado pretender tener horarios fijos para amamantar. En su lugar, es más recomendable alimentar al bebé según su demanda, de manera natural y sin horarios prefijados.

5. Se debe dar siempre de los 2 pechos en cada toma

Cuando se da el pecho lo ideal es vaciar uno primero antes de dar el otro, pues la leche del final es la más rica en grasas. Por ello, no siempre es necesario dar los dos pechos, pues dependiendo de cada bebé uno puede ser suficiente.

lactancia-materna-bebe

6. Si mi madre no me dio el pecho yo no podré dárselo a mi bebé

Aunque la genética pesa para muchas cosas, en cuestiones de lactancia la experiencia materna no determina la propia, a no ser que exista algún problema médico. De nuevo, siempre que la mujer esté sana, la producción de leche se regula en función de la demanda del bebé.

7. Las mujeres con pecho pequeño producen poca leche

Muchas veces se asume que aquellas mujeres con pechos más voluminosos producirán más cantidad de leche. Sin embargo, el pecho se compone, por un lado, de tejido glandular, que es el que produce la leche. Por otro lado, este posee un tejido de tipo graso. Esto significa que la grasa del pecho es independiente del tejido glandular y por ende de la cantidad de leche que la madre produce. La leche se produce en mayor o menor cantidad dependiendo de la demanda del bebé.

8. Dar el pecho es doloroso

Dar el pecho no tiene que doler. En todo caso, pueden aparecer molestias transitorias hasta que se logra una correcta succión, pero nunca debe darse dolor alguno. Si esto es así, puede que exista algún problema, como por ejemplo una infección.

9. Si el bebé desea leche con más frecuencia es que no está recibiendo suficiente

Muchas madres se preocupan cuando ven que su bebé reclama el pecho con más frecuencia, pues automáticamente asumen que no están alimentándole de forma suficiente. Sin embargo, este fenómeno es normal, ya que la demanda no es lineal y pueden darse picos en los que el pequeño necesita más cantidad de lo normal.

10. La lactancia es incompatible con tomar medicamentos

En este caso podríamos decir que depende. Mientras que algunos medicamentos son seguros durante la lactancia, otros están contraindicados. Por ello, en caso de duda siempre puedes consultar a tu médico esta cuestión.

11. Durante la lactancia la mujer no puede quedarse embarazada

Muchas personas consideran que, al estar dando el pecho, no es posible que se produzca un embarazo, de manera que la lactancia se usa como una especie de método anticonceptivo. Esto se debe a que, en los primeros meses después del parto, las mujeres no tienen período menstrual. Si bien es cierto que en este momento la probabilidad de embarazo es muy baja, no se reduce en absoluto a cero. Es decir, dar el pecho no es garantía de que una mujer no se quede embarazada de nuevo.

lactancia-embarazo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunos mitos sobre la lactancia que se encuentran muy extendidos. A pesar de la importancia que la leche materna tiene para la salud de los bebés y las madres, aún existe mucha desinformación al respecto y son muchas las falsas creencias que impiden a las recién estrenadas madres tomar una decisión fundada sobre la forma de alimentar que prefieren. Además, existe aún una visión de la lactancia como algo que debe ser oculto porque se asocia el pecho femenino únicamente con el erotismo.

Cada mujer puede sentirse más cómoda con un método u otro. Algunas optan por la fórmula y otras por la leche natural y en todos los casos esa decisión debe ser respetada. No obstante, es cierto que las propiedades de la leche materna son inigualables y, de acuerdo con la OMS, siempre que sea posible esta alternativa es la más beneficiosa para la salud del recién nacido. Conocer estos mitos es fundamental para evitar errores que pueden tener importantes consecuencias tanto para la madre como para su hijo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies