Las 13 drogas más adictivas del mundo (y sus efectos)

Se define la adicción como la dependencia patológica a una sustancia o un producto del que no se puede prescindir. Algunas sustancias altamente adictivas son drogas ilegales, pero no todas lo son.

drogas-mas-adictivas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe la adicción como un trastorno que afecta tanto a la salud física como a la mental y es responsable de la necesidad permanente y el estado de dependencia que presenta la persona adicta a una sustancia, actividad o relación. La adicción tiene un origen multifactorial, es causada por una variedad de causas y se dan una gran cantidad de síntomas diferentes que responden a una combinación de factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.

Los especialistas en adicciones han intentado durante mucho tiempo evaluar los peligros para la salud y el potencial adictivo de diferentes drogas, independientemente de su legalidad. A veces pensamos que las drogas más peligrosas son las drogas ilegales y nos olvidamos de los riesgos para la salud que representan las drogas legales, como el alcohol y el tabaco, que podemos comprar fácilmente en un establecimiento a partir de una edad.

Sin embargo, los métodos que utilizan estándares de legalidad a menudo son ineficaces para reducir las epidemias de consumo y los problemas de adicción resultantes. Esto no quiere decir que aboguemos por la legalización, sino simplemente que debemos tener cuidado con el uso indebido de cualquier tipo de sustancia psicoactiva, podamos o no consumirla y obtenerla sin infringir la ley.

Clasificación de las drogas

Hoy en día, existen varias clasificaciones más o menos estandarizadas para evaluar la peligrosidad y el potencial adictivo de diferentes sustancias psicoactivas. Estos estudios científicos, o sistemas de clasificación, han recogido más de 300 drogas psicoactivas en función de la amenaza para la salud y el riesgo de adicción que supone su consumo.

Esta clasificación o categorización aporta algunos puntos que contradicen la idea general que se tiene sobre las drogas y su peligrosidad. La mayoría de la gente piensa que las drogas como la heroína y la cocaína, denominadas como "duras", son las más adictivas, es más, el nombre "duras" viene en función de la posibilidad que tienen de generar una adicción.

Pero este criterio de más o menos capacidad de una sustancia psicoactiva para desencadenar una adicción responde únicamente a causas fisiológicas, olvidando otros factores que pueden influir a la hora de que surja una adicción, como son los hábitos de consumo y la disponibilidad. Como hemos mencionado anteriormente, no todas las drogas altamente adictivas son ilegales y conseguirlas es tan fácil como ir al supermercado.

En la literatura científica, encontramos una variedad de drogas blandas fácilmente disponibles, como el alcohol y el tabaco. La heroína, la metanfetamina y la cocaína también figuran dentro de las sustancias adictivas más peligrosas del mundo. Más recientemente, los cannabinoides sintéticos como "Spice" y los analgésicos recetados como la oxicodona han entrado en la clasificación.

Este último asume que existe un verdadero problema de salud pública en algunos estados de EE. UU., donde 90 personas mueren cada día por sobredosis de opioides. La verdad es que los criterios para elegir las "drogas más adictivas" varían de un experto a otro, y la clasificación no es la misma dependiendo del país o lugar del mundo en que se realice.

Esta variabilidad en las clasificaciones se debe a que el potencial adictivo de una droga se evalúa en función de una variedad de parámetros: los riesgos que presenta para la salud, la disponibilidad de la sustancia (incluido su precio), el grado en que afecta la fisiología cerebral y la liberación de dopamina (qué tan agradable es la sensación al consumirla), la intensidad del mono (síntomas de abstinencia durante la desintoxicación), y qué tan fácil o rápido una persona se vuelve "adicta".

Claramente, sin importar qué clasificación o factor de evaluación se utilice para determinar los peligros de las drogas, el consumo nocivo puede tener graves consecuencias para los consumidores y su entorno. En este artículo hemos recopilado las drogas con mayor potencial adictivo mencionadas frecuentemente por diferentes expertos, aunque antes tenemos que explicar qué son las drogas y cómo estás alteran el cerebro para que se vuelva adicto.

clasificacion-drogas

¿Qué es una droga?

Por definición, una droga es “cualquier sustancia química que, al ser consumida, provoca un cambio fisiológico o psicológico en un organismo”. Si nos atenemos a la primera descripción, las drogas pueden confundirse con los alimentos. Sin embargo, las drogas se diferencian de estos porque no aportan al organismo ningún tipo de nutrición.

Sin embargo, cuando usamos la palabra droga, generalmente nos referimos a las drogas psicoactivas, que son capaces de afectar los mecanismos del sistema nervioso, cambiando la forma en que un individuo percibe y reacciona ante el mundo y su conciencia.

Las drogas se dividen en diferentes categorías dependiendo principalmente de su composición química, siendo las más importantes: los estimulantes, los depresores, los antidepresivos, los ansiolíticos, los antipsicóticos y los alucinógenos. No son sólo sustancias recreativas, también pueden emplearse con fines medicinales para el tratamiento de muchas enfermedades, incluidas las patologías que afectan a la salud mental.

Todas las sustancias psicoactivas, ya sean recreativas o medicinales, pueden tener efectos secundarios graves y generar adicción y/o dependencia física. Su uso excesivo puede conducir a un estado mental psicótico donde se pierde el contacto con la realidad.

Las drogas pueden se pueden consumir de muchas maneras diferentes, por vía área (inhalación), vía intravenosa (inyección), o vía oral (ingesta), también pueden fumarse o absorberse de diferentes formas, por vía cutánea (usando un parche en la piel), vía rectal o disolviendo la sustancia bajo la lengua.

Cerebro y adicción

La adicción se considera una enfermedad del cerebro, ya que las drogas, como muestran los estudios científicos y de neuroimagen, modifican este órgano. En situaciones normales, cuando se expone a estímulos gratificantes, el cerebro responde aumentando la liberación del neurotransmisor dopamina, las estructuras relacionadas con el sistema de recompensa se encuentran a lo largo de las principales vías dopaminérgicas del cerebro.

La liberación sostenida de dopamina durante el consumo crónico de drogas recluta gradualmente regiones límbicas del cerebro y la corteza prefrontal para incrustar señales de drogas en la amígdala. Luego, los cerebros abstinentes y adictos se preparan para reutilizar la droga cuando reciben señales contextuales de la droga, antojos o estrés. Las deficiencias en el autocontrol y la toma de decisiones complementan el impulso compulsivo por el consumo de drogas.

¿Qué drogas son las más adictivas?

Millones de personas en todo el mundo sufren trastornos por consumo de sustancias. Aunque son muchos los factores que determinan si una persona que empieza a consumir acaba por volverse adicta o no. Ciertas drogas son más adictivas que otras.

1. El Alcohol

El alcohol mata a 3 millones de personas cada año y está relacionado con más de 200 patologías diferentes, por esto muchos expertos lo catalogan como la sustancia más peligrosa del mundo. Beber alcohol forma parte de nuestra vida diaria.

El alcohol funciona en particular inhibiendo los receptores de un neurotransmisor llamado NMBA y aumentando los niveles de dopamina en el cerebro. Los niveles de dopamina se incrementan de forma gradual al consumo de alcohol. En experimentos con roedores, se ha demostrado que el alcohol aumenta los niveles de dopamina entre un 40 y un 360 por ciento. Sobre sus capacidades adictivas, se estima que alrededor del 22% de las personas que han probado el alcohol se volverán dependientes de él de por vida.

alcohol-droga

2. La Heroína

Algunos estudios definen la heroína como la droga más adictiva del mundo. Este fármaco es un opioide y actúa muy rápidamente, especialmente cuando se inyecta. Viaja a través del cerebro de 100 a 1000 veces más fácilmente que otras drogas duras, como la morfina. Proporciona un intenso placer inmediato conocido como "subidón" seguido de un período de "clímax" durante el cual el individuo experimenta una sensación de flotar, como si estuviera en un sueño.

Los experimentos con animales de laboratorio han demostrado un aumento del 200% en los niveles de dopamina en el sistema de recompensa del cerebro. Además de este factor altamente adictivo, el peligro de la heroína proviene del hecho de que la dosis letal es solo 5 veces mayor que la dosis requerida para la adicción. En términos de daño, la heroína ocupa los primeros puestos debido a las consecuencias que puede tener para las personas, su entorno y a la sociedad.

3. El crack

La cocaína base, que circula bajo los nombres de "crack" o "base libre", es un derivado del clorhidrato de cocaína, producido por la adición de bicarbonato o amoníaco. Esta transformación cristaliza el polvo en pequeños fragmentos conocidos como chinas o guijarros, que se utilizan para fumar o para inyección.

El efecto de la base de cocaína es mucho más fuerte que el del clorhidrato, aparece más rápido, pero tiene una duración mucho más corta, lo que tiene consecuencias en el consumo. Las personas adictas lo hacen en mayor cantidad y más frecuentemente.

4. Las Metanfetaminas

La metanfetamina es un polvo cristalino blanco, inodoro, de sabor amargo, fácilmente soluble en agua o alcohol. La metanfetamina se elaboró ​​a partir de la droga principal anfetamina a principios del siglo XX.

Conocida como "vidrio", "hielo" y "cristal" o “speed”, la metanfetamina es un estimulante del sistema nervioso central que produce efectos similares a los de la cocaína cuando se fuma. Su consumo continuado altera el sistema de control del placer en el cerebro y puede causar problemas cognitivos y emocionales a los consumidores. Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), la cantidad de muertes por sobredosis relacionadas con la metanfetamina en los Estados Unidos casi se triplicó entre 2015 y 2019.

5. La Cocaína

La cocaína (o clorhidrato de cocaína) es un alcaloide extraído de las hojas de coca. Se presenta como un polvo blanco y se ingiere con más frecuencia por la nariz, a veces por los pulmones (inhalación bucal o nasal de humo o vapor) o por vía intravenosa (inyección).

La cocaína interfiere directamente con la forma en que el cerebro usa la dopamina para transmitir información de una neurona a otra. En pocas palabras, la cocaína evita que las neuronas apaguen la señalización de la dopamina. Esto conduce a un aumento anormal de la actividad de los circuitos de recompensa del cerebro.

Provoca un período de euforia seguido de un período de depresión. Con el tiempo, la duración de la fase eufórica disminuye, lo que requiere un aumento de la dosis del fármaco. En dosis altas, la cocaína puede causar paranoia y psicosis.

En experimentos con animales, la cocaína aumentó los niveles de dopamina en más de 3 veces los niveles normales. Alrededor del 21 por ciento de las personas que prueban la cocaína se vuelven dependientes de ella en algún momento de sus vidas.

cocaina-droga

6. Nicotina

El tabaco, con la nicotina como principal sustancia adictiva, mata a 7 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. La adicción al tabaco es peor porque está relacionada con el comportamiento social. La nicotina se une a los receptores en el cerebro e induce un efecto sedante o excitatorio según el individuo y la dosis.

Con el tiempo, los receptores se vuelven insensibles, lo que lleva a la dependencia. La nicotina es el principal ingrediente adictivo del tabaco. Cuando alguien fuma, la nicotina es rápidamente absorbida por los pulmones y llega al cerebro.

Los animales de laboratorio son inteligentes y no fuman. Sin embargo, en experimentos de laboratorio, los ratones presionaron un botón para recibir una dosis de nicotina directamente en su torrente sanguíneo, lo que provocó un aumento del 25 al 40 % en los niveles de dopamina en su sistema de recompensa.

Más de dos tercios de la población que ha probado el tabaco dice que se ha vuelto adicta a fumar. Se estima que hay más de mil millones de fumadores, y su tasa de mortalidad se estima en 8 millones de personas al año.

7. GHB

El GHB es una versión sintética de GABA, es conocida como droga de club o droga de violación y pertenece a las drogas de diseño. El GHB funciona imitando la acción del GABA natural, un neurotransmisor que bloquea los impulsos entre las neuronas del cerebro, somos incapaces de reaccionar. Los efectos del GHB son de corta duración, de 2 a 4 horas, pero el síndrome de abstinencia es prolongado, por lo general de 10 a 14 días.

8. Benzodizipainas

Las benzodiazepinas, a veces llamadas "benzos", se usan para tratar la ansiedad, el insomnio y los trastornos de pánico. Xanax es el nombre comercial de una benzodiazepina llamada alprazolam, también se incluyen en esta categoría el Valium y el Klonopin. Las benzodiazepinas han sido objeto de críticas en los últimos años. La disponibilidad de ciertos medicamentos contra la ansiedad ha provocado lo que algunos llaman una epidemia de adicción a los medicamentos con receta.

Aunque a menudo lo prescribe el médico de cabecera, también se puede obtener ilegalmente en la calle. Quizás lo más peligroso de este tipo de drogas es su disponibilidad. Está fácilmente disponible en Internet y, a menudo, se encuentra en los botiquines, lo que lo hace accesible para mucha gente, incluyendo adolescentes. El Xanax está diseñado para apagar los sentimientos de miedo y emoción, haciéndola extremadamente adictiva. Debido a que funciona cambiando los químicos en el cerebro, el uso a largo plazo puede causar efectos secundarios graves.

9. Ketamina

La ketamina, que en su día se utilizaba como tranquilizante para caballos, es un potente anestésico que se convirtió en una popular droga de discoteca en los años noventa. Puede utilizarse con seguridad para tratar el dolor, la ansiedad y la depresión en las dosis correctas.

Pero si alguien toma demasiada o se automedica con ketamina, conlleva un elevado número de riesgos. Entre ellos, la hipertensión, los ritmos cardíacos anormales, la confusión y la disfunción hepática. Con su capacidad para alterar el estado mental de una persona, la adicción a la ketamina puede hacer que la gente tome decisiones irracionales que la pongan en peligro o incluso en riesgo de muerte.

10. Metadona

La metadona es un opioide que se usa comúnmente para tratar la adicción a la heroína o la morfina, por lo que la tolerancia a esta droga se considera beneficiosa en entornos clínicos. Aunque el riesgo de adicción es bajo cuando se toma según lo prescrito y bajo supervisión médica, las personas que utilizan esta droga de forma recreativa pueden volverse adictas. La metadona funciona de manera similar a la heroína, y la abstinencia es difícil, y suele durar más de un mes.

11 . Fentanilo

Los opioides son sustancias derivadas de la planta de adormidera o amapola real que reducen el dolor y aumentan el placer. El fentanilo es 100 veces más potente que la morfina y se usa legalmente para tratar el dolor crónico, pero se ha convertido rápidamente en uno de los analgésicos adictivos más peligrosos. Se estima que los opioides fuertes como el fentanilo son responsables de más de la mitad de las muertes relacionadas con las drogas.

Como otros opioides, actúa sobre los receptores de dolor y placer en el cerebro, lo que puede causar estados de extrema felicidad y relajación. Por lo tanto, tomar altas dosis de fentanilo puede ser muy adictivo.

12. Oxicodona

La oxicodona es una versión sintética de un opioide que a menudo se usa como analgésico que se vende bajo las marcas Roxicodone y OxyContin y se usa para tratar el dolor moderado a intenso, crónico o puntual. Si bien es muy efectivo para aliviar el dolor, puede convertirse en una adicción crónica si se comienza a depender de él todos los días.

13. Morfina

Al igual que la heroína, la morfina provoca intensos subidones, su disponibilidad puede hacer que la morfina sea peligrosa para la adicción. La morfina es considerada menos dañina que otras drogas con efectos parecidos debido a sus propiedades medicinales, pero puede ser fatal cuando se toma en exceso, y especialmente cuando se mezcla con alcohol. Cuando se combina con otros depresores del sistema nervioso central, la morfina puede causar somnolencia extrema, dificultad para respirar e incluso coma.

morfina-droga
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies