Señales de alerta que revelan una adicción al juego

La ludopatía tiene una fase inicial en que es crucial detectar el problema y ponerle freno.
Frases de personalidad

La adicción al juego es uno de los problemas de adicción más frecuentes, y la única que aparece en los manuales diagnósticos de salud mental y que no involucra el consumo de una droga. Además, los estudios más recientes indican que cada vez hay más casos y que la edad de inicio de esta trastorno cada vez baja más, involucrando a los más jóvenes.

Es por eso que conviene ser capaz de detectar cuanto antes las señales de alarma que indican la presencia de lo que se conoce popularmente como ludopatía. Y este es el propósito de este artículo: mostrar aquellos hechos del día a día que dan motivos para pensar que se ha desarrollado este trastorno, o al menos sus primeros síntomas.

¿Qué es el juego patológico?

El juego patológico es un patrón de comportamiento en el que se ve cómo la persona desarrolla una relación de dependencia con los juegos de azar, como la ruleta del casino, el uso de las máquinas tragaperras o el poker, entre muchos otros. Es decir, que se entra en una dinámica en la que hay que estar participando en estos juegos constantemente, y con ello, apostando dinero.

Por otro lado, el hecho de que exista este trastorno no significa que echar una partida a poker o realizar alguna actividad similar sea malo de por sí; aunque ciertamente hace que suba el riesgo de terminar desarrollando adicción al juego, es el patrón de comportamiento sostenido en el tiempo lo que hace que surja el trastorno.

Las señales que indican la presencia de la adicción al juego

Estas son las principales señales que dan muestras de que una persona presenta adicción al juego. No hace falta que se den todas ellas a la vez para que se haya desarrollado ludopatía.

1. Les cuesta dejar de jugar a una hora determinada

Las personas que han desarrollado adicción al juego tienen serios problemas para fijarse una hora a la que dejar de apostar y dedicarse a otras cosas: aplazan ese momento constantemente. Esto tiene que ver con su incapacidad para decirle no a la posibilidad de verse satisfechos por la victoria.

2. Piensan constantemente en el juego

Incluso cuando no están jugando a juegos de azar, estas personas fantasean con ganar dinero, o bien se imaginan jugadas. También pueden llegar a pasar mucho tiempo investigando acerca de lo que hacen otros jugadores, posibles métodos para maximizar sus opciones de ganar, etc.

3. Problemas para devolver el dinero prestado

Otro de los aspectos que deteriora rápidamente la calidad de vida de las personas con adicción al juego es que tienen problemas financieros y se están endeudando constantemente. Esto, a su vez, supone un motivo más de presión que las lleva a apostar para conseguir dinero rápidamente.

4. Necesitan apostar cada vez más

Al igual que ocurre con la adicción a las drogas, la persona necesita involucrarse cada vez más en la conducta adictiva para satisfacer sus impulsos. Si al principio le bastaba con ganar 100 euros, pasado un tiempo necesitan ganar 500, por ejemplo.

5. Se muestran irritables ante las peticiones de dejar de jugar

Si sus familiares o amigos intentan intervenir para que no pase tanto tiempo jugando, la persona con adicción al juego se enfada muy fácilmente, dado que intuye que tiene un problema con ese aspecto de su vida pero en muchos casos no quiere hablar sobre ello.

6. Tienen mayores probabilidades de desarrollar otras adicciones

El riesgo de terminar desarrollando adicciones a sustancias como el alcohol o la cocaína es muy superior en quienes tienen un problema de juego patológico.

7. Se rodean de otras personas con problemas similares

Como el juego pasa a formar parte de sus prioridades, las personas con este trastorno psicológico buscan la compañía de otros jugadores con el mismo problema de dependencia. Esto, a su vez, complica más el problema, porque la influencia que ejercen el uno sobre el otro enquista aún más su tendencia a estar siempre apostando.

Tratamiento

Rizaldos

Tal y como ocurre con las adicciones, la adicción al juego puede ser tratada en terapia. Los profesionales de la salud mental estamos formados para ayudar a personas para las que el acto de apostar se ha convertido en el principal problema de su vida.

Para conseguir superar la ludopatía existe un conjunto de métodos y estrategias; a veces se recomienda el uso de psicofármacos si el caso es muy severo y no se sabe gestionar bien la ansiedad, pero en general la psicoterapia en sí misma ya resulta lo suficientemente eficaz.

Este proceso de cambio consiste en aprender a romper con la dinámica de dependencia del juego creando hábitos alternativos que resulten satisfactorios y que, poco a poco, vayan eclipsando las ganas de apostar. Los psicólogos tenemos la formación para entrenar a los pacientes a superar este proceso siguiendo los pasos adecuados para no estancarse y evitar las recaídas.

Si te interesa recibir ayuda profesional para tratar la adicción al juego, te invito a ponerte en contacto conmigo de manera presencial o a través del formato de la terapia online. Soy psicólogo especializado en el ámbito clínico y dispongo de más de 20 años de experiencia ayudando a pacientes de manera profesional.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (Quinta edición). Arlington: American Psychiatric Publishing.
  • Dowling, Nicki; Jackson, Alun C.; Thomas, Shane A. (2008). "Behavioral Interventions in the Treatment of Pathological Gambling: A Review of Activity Scheduling and Desensitization". International Journal of Behavioral Consultation and Therapy. 4 (2): pp. 172 - 188.
  • Volberg, Rachel (March 2002). "The Epidemiology of Pathological Gambling". Psychiatric Annals. 32 (3): pp. 171 - 178.
  • Weatherly, Jeffrey N.; Flannery, Kathryn A. (2007). "Facing the challenge: The behavior analysis of gambling". The Behavior Analyst Today. 9 (2): pp. 130 - 142.

Miguel Ángel Rizaldos es psicólogo clínico con más de 20 años de trayectoria mejorando la salud emocional de las personas. Es uno de los pioneros en terapia psicológica online en Europa y es autor de varios libros de divulgación.