Las 6 diferencias entre Depresión y Ansiedad (explicadas)

La depresión y la ansiedad constituyen las dos enfermedades mentales más comunes alrededor del mundo. Una descripción de las principales diferencias entre ambos trastornos en lo que a causas, síntomas y tratamiento se refiere.

diferencias-depresion-ansiedad

Una de cada cinco personas en España padece un problema de salud mental diagnosticado. Los trastornos mentales afectan al 19,5% de la población española, según las estadísticas recogidas por el CIBERSAM (Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental). Entre las enfermedades mentales más comunes y frecuentes se encuentran la depresión y la ansiedad, seguramente, también es de las que más hayas oído hablar a lo largo de tu vida: es muy probable que conozcas a alguien cercano, familiar o compañero de trabajo, que padezca uno de estos dos trastornos o tu mismo te hayas enfrentado o convivas con alguno de ellos.

Sin embargo, aunque conozcamos estas enfermedades muy de cerca, a veces el estado de ánimo alterado que producen los dos trastornos es difícil de discernir. No sabríamos decir si los síntomas que presentamos, por ejemplo, el retraimiento social, es fruto de la ansiedad o la depresión. Pero, a pesar de compartir una serie de manifestaciones y síntomas, es importante entender sus diferencias para saber cómo enfrentarnos a ellas y superarlas de forma efectiva. En este artículo describiremos las principales similitudes y diferencias entre ansiedad y depresión para poder entender realmente qué son estas dos condiciones patológicas y cómo afectan al estado de ánimo.

¿Qué significan los términos ansiedad y depresión?

La depresión es una enfermedad mental caracterizada principalmente por un estado de ánimo bajo en el que se dan sentimientos de tristeza extrema, se describen cambios en el comportamiento de las personas, sus niveles de actividad y en los pensamientos. La ansiedad se utiliza a veces para describir un sentimiento conocido de miedo, temor e inquietud, todos nos sentimos ansiosos a veces frente a ciertas situaciones. Pero cuando se utiliza el término ansiedad bajo el prisma médico, este se refiere a un síntoma dentro de un trastorno concreto y es, por tanto, patológica.

La depresión, aunque puede tener diferentes orígenes y formas, se considera una sola enfermedad y presenta una sintomatología particular, aunque esta puede variar según cada paciente, que puede diferir en cuanto a los síntomas y la intensidad con la que estos se manifiestan. La ansiedad, al contrario de la depresión, no es una sola enfermedad, y aparece en diferentes condiciones patológicas, siendo el síntoma principal de algunas fobias y trastornos de pánico.

Aunque también se describe el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) cuando la ansiedad y la preocupación se manifiestan de forma excesiva y continuada frente a muchas situaciones diferentes o, incluso, a veces aparecen sin motivo aparente. La ansiedad también puede presentarse como síntoma dentro de la depresión mayor. Pero este fenómeno, también puede darse en el otro sentido; algún trastorno característico de la ansiedad puede acabar en depresión. Además, muchas personas padecen trastorno de ansiedad y depresión clínica de manera simultánea.

depresion-ansiedad-en-que-se-diferencian

¿Cómo se relacionan la depresión y la ansiedad?

Como hemos mencionado anteriormente, tanto la depresión como la ansiedad son muy comunes y muchas veces una persona puede padecer las dos enfermedades simultáneamente. Según las estadísticas, una de cada dos personas que padece una depresión presenta también ansiedad, y viceversa. Además, la ansiedad puede agravar la depresión, y al revés, la depresión puede hacer que la ansiedad se manifieste de forma más acentuada y recurrente.

La relación entre estas dos condiciones patológicas no es fácil, ya que una puede desarrollarse a consecuencia de la otra. Las personas con ansiedad pueden evitar situaciones que consideran estresantes y acabar por aislarse del mundo, este aislamiento puede acabar siendo el detonante de una depresión. También evitar las cosas que se temen continuamente puede conducir a un empeoramiento de la autoimagen y la autoestima. La imagen y la estima que tenemos de nosotros mismos están estrechamente relacionadas con el riesgo de sufrir depresión.

Los síntomas de la depresión como el bajo estado de ánimo y la falta de energía hacen que las personas con depresión dejen de hacer actividades que les resultaban hasta entonces placenteras y se retraigan del mundo y los demás. Es común que al volver a hacer vida normal e intentar responder a todas las demandas y exigencias del mundo que les rodea, las personas con depresión se sientan abrumadas, lo que puede producir estrés y ansiedad.

Los estudios clínicos muestran que la ansiedad y la depresión tienen similitudes químicas y los cambios que producen estas sustancias en el cerebro. Las dos condiciones alteran el funcionamiento normal y los niveles de ciertos neurotransmisores concretos, como la serotonina, la dopamina y la epinefrina, que influyen en el estado de ánimo.

La neurobiología indica que los mismos genes podrían estar detrás de las dos condiciones, además, la ansiedad y la depresión comparten circuitos y procesos cerebrales. Un desarrollo deficiente en las primeras etapas del niño puede llevar a sufrir una de las dos enfermedades o ambas, el estrés o traumas en los primeros años de vida están en el origen de muchos trastornos mentales.

¿En qué se diferencian la depresión y la ansiedad?

Aunque comparten muchas similitudes, es importante entender las diferencias principales entre depresión y ansiedad para poder enfrentarnos de una manera eficiente a estas enfermedades. Estas diferencias residirán, sobre todo en su origen, el modo de reaccionar a los eventos, los sentimientos preponderantes en una y otra, la sintomatología particular a cada una de ellas y las capacidades que afectan, la relación con el pasado y el futuro que presentan y las variaciones de sus síntomas e intensidad en un mismo día.

1. Origen interno o externo

La depresión suele producirse por una afección de las capacidades psicológicas, y la capacidad del individuo para percibirse a sí mismo y a su vida como válidas o suficientes. Sin embargo, la ansiedad, aparte de por causas de índole psicológicas, también puede darse por abuso de sustancias como las drogas psicoactivas, aunque también los broncodilatadores pueden actuar como detonantes. Una dieta baja en vitaminas y nutrientes puede desencadenar un cuadro de estrés o ansiedad.

depresion-ansiedad-diferencias

2. Sentimientos e interpretación

Simplificando sobre sus orígenes, la ansiedad aparece normalmente cuando nos sentimos amenazados y la emoción que se asocia a esta es el miedo o el pánico. Sin embargo, en la depresión, aunque pueda darse ciertos sentimientos de miedo para hacer frente a situaciones, el sentimiento que domina sobre todos los demás es la tristeza, ya que percibimos lo externo más que como una amenaza, como una pérdida o lo asociamos a nuestra falta de capacidad para hacerle frente.

3. Relación con el presente

Aunque las preocupaciones respecto del momento sean diferentes entre ansiedad y depresión si tienen un punto en común, las personas que sufren una u otra condición no se centran en el momento presente. Las personas con ansiedad miran al futuro y sus posibles amenazas con excesiva preocupación, mientras que las personas con depresión rumian el pasado y maximizan todos los errores que cometieron, lo que se traduce por una baja percepción y estima de ellos mismos.

4. Sintomatología

Si se comparan los síntomas en una lista, se puede ver que existe cierto solapamiento, pero existen también rasgos distintivos. La ansiedad afecta a la forma de pensar e incide en la salud de nuestro organismo, se acompaña de una serie de síntomas físicos reconocibles como diarrea, dolor abdominal, ganas frecuentes de ir al baño, mareos, entre otros. La depresión también a nuestras capacidades cognitivas, ya que hace dificultad la capacidad de concentración y al rendimiento, pero no presenta todos los síntomas relaciones con el nerviosismo, en el caso de la depresión se da falta de apetito y sensación de cansancio que se traduce en lentitud y reacciones descritas como aplanadas o embotadas. Los dos trastornos pueden afectar al sueño.

5. Variaciones en un mismo día

La depresión varía según el momento del día, las personas deprimidas suelen sentirse peor en las primeras horas del día, que son las más difíciles de superar. También existen cambios estacionales, las consultas por depresión son más frecuentes en otoño y en primavera que el resto del año. La ansiedad, al contrario, se manifiesta de la misma forma y con la misma intensidad a lo largo del día y durante todas las épocas del año.

6. Anhedonia

Aunque hemos visto que existen varios síntomas diferentes, quizás la diferencia más importante que se da entre ansiedad y depresión para poder diferenciarlas es en la posibilidad de las personas de disfrutar de la vida y lo que les ofrece, aunque algunas personas con ansiedad dejar de realizar actividades por miedo a enfrentarse a ellas, cuando las realizan si son capaces de disfrutarlas al contrario de los pacientes que presentan esta pérdida de capacidad de sentir placer que se conoce como anhedonia.

¿Se puede tener ansiedad y depresión al mismo tiempo?

Es un cuadro complejo. Como hemos visto, la depresión y el trastorno de ansiedad presentan una serie de características y síntomas diferentes, pero muchos comunes. Además, es posible que alguien sufra de ansiedad y depresión simultáneamente o que una derive de la otra. A pesar de sus diferencias, la Clasificación Internacional y Estadística de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE-10) publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye el trastorno mixto ansioso-depresivo, que considera una categoría independiente en su clasificación.

Aunque el DSM-V (El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales) optó por dejarlo fuera, no porque no pueda existir, sino porque puede ser diagnosticado por separado como un trastorno de ansiedad con rasgos depresivos o al revés. Algunas personas diagnosticadas con uno de los trastornos pueden tener síntomas del otro, pero sin que estos síntomas conllevan a padecer del segundo, es decir, no se presentan en cantidad suficiente o en intensidad para emitir un diagnóstico. Al solaparse los síntomas es difícil emitir unas cifras exactas de las personas con depresión que comparten síntomas de ansiedad y viceversa. Sin embargo, en el primer caso, las personas diagnosticadas con depresión presentan síntomas de ansiedad en un 85% de los casos.

diferencias-persona-depresiva-ansiosa
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies