Disfunción Orgásmica en las Mujeres: causas, síntomas y tratamiento

La disfunción orgásmica femenina es un trastorno sexual en mujeres que dificulta o impide la llegada al orgasmo. Analizamos sus bases clínicas y psicológicas para comprender cómo tratar esta disfunción

disfuncion-orgasmica-mujeres

La disfunción orgásmica en las mujeres, descrita como la ausencia o retraso del orgasmo, es una alteración sexual frecuente que puede observarse en un 10 a 42% de las mujeres. Las causas de esta patología pueden ser múltiples, tanto orgánicas, presencia de enfermedades crónicas como la diabetes o desregulación hormonal, como psicológicas, siendo estas las más frecuentes.

Se observa, en las mujeres que sufren anorgasmia, falta de información o información no adecuada, problemas de pareja, sintomatología depresiva o ansiosa o malas experiencia sexuales. De este modo, existen distintos factores que influyen en la presencia de alteración orgásmica, siendo la edad una variable relevante, ya que se ha visto que a mayor edad es más probable que se haya experimentado un orgasmo.

Referente al tratamiento, el más eficaz es el entrenamiento guiado en masturbación que consiste en la autoestimulación genital. También se ha probado de introducir la estimulación manual durante el coito.

En este artículo hablaremos de la disfunción orgásmica en las mujeres, como se define esta patología, qué prevalencia muestra, cuáles son sus causas principales, con qué otros trastornos muestra comorbilidad y qué tratamiento se ha comprobado más eficaz.

¿Qué es la disfunción orgásmica femenina?

La quinta edición del Manual Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM 5) clasifica la disfunción orgásmica en las mujeres como un trastorno sexual, concretamente como una disfunción sexual.

Las disfunciones sexuales se definen como alteraciones en alguno de los procesos que forman parte del ciclo de respuesta sexual (excitación, meseta, orgasmo o resolución) o dolor que aparece previo o durante la práctica sexual. De este modo, podríamos referir que las disfunciones sexuales son alteraciones que imposibilitan que el sujeto que las sufre pueda realizar la práctica sexual tal y como gustaría.

Haciendo referencia a la patología que tratamos en este artículo, la disfunción orgásmica en las mujeres se diagnostica cuando la mujer no es capaz de experimentar un orgasmo o se produce un retraso persistente y continuado en la aparición de este, observándose en ambas ocasiones una fase de excitación normal.

Es importante hacer la distinción entre las fases sexuales de excitación y de orgasmo ya que no en todas las ocasiones van unidas y puede que, como hemos mencionado, aparezca excitación pero no orgasmo.

El DSM 5 es más específico en la definición de esta disfunción. El primer criterio refiere la presencia de “Retraso marcado, infrecuencia marcada o ausencia de orgasmo” o de “Reducción marcada de la intensidad de las sensaciones orgásmicas”, mostrándose estas alteraciones en todas o casi todas las prácticas sexuales, entre el 75 y 100% de las veces. Asimismo, es necesario que la sintomatología persista durante mínimo 6 meses y que esta produzca un malestar clínicamente significativo a la paciente.

El realizar el diagnóstico el DSM 5 nos da también la opción de apuntar especificadores como: “de por vida”, si la disfunción ha estado presente siempre o “adquirida” si hubo un periodo de funcionamiento normal; “generalizada”, si se observa la disfunción en todas las situaciones o “situacional “ si la disfunción solo aparecer en situaciones concretas. También nos permite especificar la gravedad y si nunca se ha experimentado orgasmo.

que-es-disfuncion-orgasmica-femenina

Epidemiología de la disfunción orgásmica femenina

La prevalencia de la disfunción orgásmica en mujeres es muy amplia y variable, se ha apuntado un rango de 10% a 42% dependiendo de distintos factores. Se ha observado que la intensidad y tipo de estimulación que necesita cada mujer para tener un orgasmo es variable. Por este motivo, cuando el profesional trata de realizar el diagnóstico debe tener en cuenta diferentes factores como la edad de la mujer, la experiencia sexual que haya tenido, cómo ha sido la estimulación y la excitación previa al orgasmo.

La primera experiencia orgásmica también puede hacerse presente en un amplio rango de tiempo, puede suceder en cualquier momento, siendo más probable que aparezca cuando la edad aumenta, ya que el periodo de tiempo es mayor incrementando así la probabilidad que haya sucedido. Diremos que la disfunción orgásmica es más frecuente en mujeres más jóvenes y que en la mayoría de ocasiones muestran el especificador “de por vida”, es decir que se ha mostrado desde siempre y que nunca ha tenido un orgasmo.

Esta mayor prevalencia de la condición “de por vida” en vez de la adquirida se debe a la rareza de la pérdida de capacidad orgásmica en mujeres que ya han tenido un orgasmo. Nos referimos a que las mujeres que han logrado tener un orgasmo con frecuencia logran mantener, seguir mostrándolos, a no ser que aparezcan problemas de pareja, como peleas o falta de comunicación. Observándose en estas ocasiones alteraciones en otras fases del ciclo sexual.

Otra variable que afecta en la presencia de orgasmo es la masturbación. Se ha observado que la consistencia o aparición de orgasmo es mayor durante la masturbación que durante la actividad sexual con la pareja. Es decir, el orgasmo surge con mayor frecuencia cuando la mujer se autoestimula sexualmente que cuando mantiene relaciones sexuales con otra persona.

Los números son sorprendentes ya que un 10% de las mujeres refieren no haber tenido nunca un orgasmo, podemos decir que 1 de cada 10 mujeres no ha experimentado nunca un orgasmo. Y más preocupante aún es saber que solo una parte de las mujeres que muestran disfunción orgásmica refieren malestar, lo que quiere decir que valoran esta falta de orgasmo como algo normal, se han habituado, por tanto no harán nada para remediarlo.

Causas

Referente a las causas que pueden derivar en disfunción orgásmica en mujeres las podemos clasificar en factores orgánicos o factores psicológicos. Las principales causas orgánicas que pueden comportar problemas en la capacidad orgásmica femenina son: enfermedades crónicas como la diabetes, alteración de la entrada de la glucosa en las células; trastorno neurológicos, donde se observa alteración tanto en el sistema nervioso central como en el periférico; carencia o desregulación hormonal; o lesiones o infecciones pélvicas. Asimismo, el consumo de sustancias, tanto drogas como el alcohol, o medicamentos como tranquilizantes, también pueden alterar la capacidad orgásmica.

Por otro lado, los factores psicológicos que explican la disfunción son los más frecuentes, se cree que son los responsables del 95% de los casos de anorgasmia. Este hecho es alentador, ya que nos permite tratar con mayor facilidad el problema, en comparación con las alteraciones orgánicas que comportan mayor dificultad o imposibilidad de revertirlas.

Así pues, variables psicológicos que repercuten en la sensación orgásmica son: una educación sexual inadecuada, es decir, falta de información o información que no coincide con la realidad; primera experiencia sexuales traumáticas, la mujer guarda un mal recuerdo de las primeras experiencias sexuales; presencia de creencias irracionales, no verdaderas vinculadas con las relaciones sexaules, que le generan temor o expectativas poco realistas; o miedo a perder el control de alguna de las funciones corporales, como por ejemplo miedo a orinar mientras se realiza la práctica.

causas-disfuncion-orgasmica-mujeres

Comorbilidad

Se ha observado mayor relación de la disfunción orgásmica femenino con algunas patologías, tanto del grupo de alteraciones sexuales como con otro tipo de trastornos. La falta de orgasmo puede vincularse con dificultad en la excitación o falta de interés en el sexo. Una pobre excitación puede conllevar problemas para alcanzar el orgasmo y la falta de disfrute, de orgasmo, durante la relación sexual puede comportar falta de interés en estas.

El trastorno no sexual que suele relacionarse con mayor frecuencia con anorgasmia femenina es el trastorno depresivo, puesto que la sintomatología vinculada con esta patología como la anhedonia, dificultad para experimentar placer o la pérdida de motivación, pueden propiciar una falta de interés en mantener relaciones sexuales o una mayor dificutad para excitarse, generándose así una complicació para alcanzar el orgasmo.

Tratamiento

Como hemos apuntado la mayoría de ocasiones no existe una alteración orgánica que justifique la falta de orgasmo. Por este motivo es fundamental intervenir para que la mujer pueda disfrutar de la experiencia sexual y logre el orgasmo. Una de las técnicas más utilizadas y que mayor eficacia a demostrado es el entrenamiento guiado en masturbación, que consiste en la realización de autoestimulación de los genitales, complementada, la mayoría de ocasiones, de uso de vibradores y entrenamiento del músculo pubocoxígeo, que es el músculo que envuelve la vagina y se ha demostrado que su ejercicio puede conllevar beneficios en la experiencia sexual.

Otra técnica que también se ha utilizado para tratar de lograr la aparición del orgasmo femenino, aunque muestra una menor eficacia que la antes mencionada, es la técnica del apuntamiento o técnica del puente que tiene la finalidad conseguir la aparición de orgasmo durante la práctica sexual en pareja, así trataremos de estimular manualmente el clítoris durante la penetración, acompañado de movimientos de empuje para alcanzar con mayor facilidad el orgasmo.

Asimismo, dadas las alteraciones no sexuales que pueden comportar una dificultad en la experiencia organísmica, como sintomatología ansiosa o depresiva, problemas de pareja, falta de información, también trataremos de intervenir en estos factores para facilitar la aparición del orgasmo y disfrute de la relación sexual.

tratamiento-disfuncion-orgasmica-femenina
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies