Los 12 tipos de Obsesiones (y sus características)

Las obsesiones son perturbaciones del estado de ánimo que consiste en la dominación que ejerce en nuestra mente una idea fija. Un análisis de la clasificación de las obsesiones.

tipos-obsesiones

Las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes que surgen de manera repetitiva e incontrolada en la mente de los sujetos, generando en la mayoría de las ocasiones un gran malestar y viéndose afectada su funcionalidad. Existen distintos tipos de obsesiones, diferenciándose según el grado de egodistonía que genera en el sujeto, es decir, dependiendo de la contradicción que muestran las obsesiones con respecto a las creencias de la persona y según la temática del pensamiento obsesivo.

Como sucede en otros trastornos mentales para poder diagnosticar será necesario tener en cuenta el malestar y la repercusión que se observa en el día a día del sujeto, en su funcionalidad. En este artículo haremos una breve introducción de la definición de las obsesiones y citaremos algunos de los tipos más representativos que existen.

¿Cómo se definen las obsesiones?

La quinta edición del Manual Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatras (DSM 5) define las obsesiones como pensamientos, impulsos o imágenes persistentes y repetitivas que en algún momento, normalmente al principio de mostrarlas, el sujeto las valora como intrusivas e inapropiadas, le causan malestar y ansiedad. Este malestar que comporta hace que la persona quiera suprimirlas o evitarlas mediante la aparición de otro pensamiento o la realización de una conducta o acción. Esta neutralización es denominada compulsión.

La presencia de obsesiones y de malestar ante estas, permite realizar el diagnósticos de trastorno obsesivo compulsivo, independientemente de la aparición de compulsiones. El DSM 5 da la posibilidad también especificar el grado de conciencia que muestran los sujetos respecto las obsesiones, si las valoran como pensamientos propios, implica mayor consciencia o como pensamientos externos, menor grado de consciencia, relacionándose con creencias delirantes.

Asimismo, las características que suelen destacar y mostrarse en las obsesiones son: intrusivas, la obsesión aparece sin que el sujeto lo pretenda, en contra de su voluntad; inaceptables, el individuo no valora positivamente la obsesión, su presencia le genera malestar; incontrolables, el sujeto percibe pérdida de control, incapacidad para hacer que la obsesión desaparezca totalmente; y egodistónicas, el pensamiento o idea obsesiva es contraria al pensamiento o creencias del individuo, es decir, no se relacionan y generan inconsistencia.

¿Qué tipos de obsesiones existen?

Ahora que conocemos los rasgos principales de las obsesiones procederemos a concretar y explicar que tipos de obsesiones existen según las características diferenciales que muestra cada una de ellas, según la temática del pensamientos obsesivo y según si se perciben o no como egodistónicas.

1. Obsesiones por contaminación

Las obsesiones por contaminación muestran miedo a poder contagiarse o desarrollar una enfermedad por tocar o estar en un ambiente con gérmenes o patógenos. Este tipo de obsesiones se suelen vincular con la compulsión, acto de neutralización, de limpieza. El sujeto intenta mantener limpio su entorno o lavarse él constantemente. Este tipo de compulsión es muy prevalente y se ha observado con mayor frecuencia en mujeres.

De este modo, vemos que los sujetos con este tipo de obsesiones intentan evitar utilizar baños públicos, tocar botones que han podido presionar otros sujetos o dar la mano o dos besos a otro individuo. En definitiva, intentan no tocar cualquier objeto que haya podido tocar otro sujeto y evitan el contacto cercano con otras personas.

obsesion-contaminacion

2. Obsesiones sexuales

Las obsesiones sexuales se refieren a pensamientos e ideas de carácter sexual que son inconcebibles para el sujeto que las sufre. Como ya hemos dicho, una característica de las obsesiones es la aparición involuntaria, el individuo mostrará este tipo de pensamientos sin él quererlo. Las ideas sexuales pueden vincularse con parafilias, como la pedofilia o con temática religiosa. Estos pensamientos son vividos como egodistónicos puesto que generan rechazo en el sujeto y son contrarios a lo que él realmente cree.

3. Obsesiones violentas

Las obsesiones violentas se refieren a pensamientos de cometer actos violentos, sobre todo dirigidos a personas que queremos. Por ejemplo, hay padres que pueden mostrar pensamientos repetitivos e incontrolables vinculados con hacer daño a sus hijos, ahogándolos o clavándoles un cuchillo. Como es de esperar este tipo de ideas aterran a los padres y lo viven con gran malestar, pueden creer que son peligrosos para sus niños.

Debemos tener presente que pese a mostrar este pensamiento el sujeto realmente no quiere hacer daño, pero el gran rechazo que les genera y el intento por evitarlos hace que sigan apareciendo.

4. Obsesiones homosexuales

En las obsesiones homosexuales surgen pensamientos repetitivos e incontrolables de sentirse atraído por sujetos del mismo sexo. Estos pensamientos producen malestar a la persona que los muestra, sintiéndose avergonzado por tener estas ideas.

5. Obsesión de contaminación mental

La obsesión de contaminación mental o polución mental se refiere a sentirse sucio por dentro por pensamientos inconcebibles que surgen sin que la persona los pueda controlar. El sujeto se hace responsable de tener este tipo de pensamientos, generando de este modo gran malestar. Como ya hemos mencionado la evitación, negación, de un pensamientos hace que este siga presentándose sin cesar.

6. Obsesiones catastrofictas

Las obsesiones catastróficas se vinculan con pensamientos o ideas de acontecimiento de un suceso catastrófico. Los sujetos creen que algo malo pasará, que alguien a quien quieren o él mismo sufrirá un accidente o será atacado. Este miedo o temor a que estas ideas se puedan cumplir impulsa al individuo a realizar las compulsiones, con el propósito de combatir o evitar la ocurrencia de la catástrofe. Vemos así cómo se produce un bucle patológico, la obsesión activa la compulsión y esta a su vez favorece que se vuelva a producir la obsesión.

obsesiones-catastrofistas

7. Obsesiones religiosas

Las obsesiones religiosas surgen en individuos creyentes, que dan importancia a la religión. Estas se deben a pensamientos o ideas blasfemas que van en contra de la religión. Esta contrariedad que genera en las personas religiosas este tipo de ideas, les llevará a realizar actos con el propósito de revertirlas o anularlas. Los pensamientos pueden ser distintos como gritar en medio de la misa, pensamientos ofensivos referidos a Dios o miedo a no ser un buen creyente, a no hacer todo lo necesario para vivir, ser considerado, como tal.

8. Obsesiones impulsivas

En las obsesiones impulsivas surgen ideas vinculadas con la pérdida de control, con no poder controlarse y hacer conductas que la persona realmente no quiere hacer. Por ejemplo, puede tener pensamientos de insultar a alguien, hacerle daño o pensamientos de causarse daño a sí mismo, como por ejemplo tirarse a la vía del tren. Como ya dijimos estos pensamientos no se relacionan con ideas depresivas o de querer realmente hacerse daño, el sujeto muestra rechazo ante estas ideas pero no es capaz de controlarlas y hacer que desaparezcan.

9. Obsesiones sensoriomotoras

Este tipo de obsesiones, las sensoriomotores, se caracterizan por percibir de manera aumentada o más intensa que de costumbre las diferentes sensaciones o movimientos que realiza el sujeto. La conciencia de actos de los cuales normalmente no somos conscientes cogen más fuerza e intensidad, repercutiendo en el estado de la persona.

Los distintos procesos que nuestro cuerpo realiza de forma automática, como puede ser respirar, el latido del corazón o tragar saliva, normalmente se mantienen en un plano inconsciente para no afectar a otras actuaciones del sujeto, para no suponer un estorbo. En este tipo de obsesiones el sujeto deberá lidiar con ser consciente y percibir con elevada intensidad estas sensaciones.

10. Obsesiones por el orden

Las obsesiones por el orden producen en el sujeto la necesidad de tenerlo todo ordenado, simétrico, colocado del mismo modo, no soportando que algo no esté donde debe estar. Estos pensamientos afectarán en la vida de las personas que los sufren, ya que con el propósito de disminuirlos realizarán conductas, compulsiones de orden, llevándoles a dedicar gran parte del día a mantener el espacio perfecto, no permitiéndoles hacer algunas actividades. Disminuye la funcionalidad del sujeto.

11. Obsesiones autógenas

Las obsesiones autógenas se caracterizan por aparecer de manera no intencionada e incontrolada sin que haya un estímulo externo desencadenante, el pensamientos surge sin ningún motivo aparente no hay causa exterior que justifique su aparición. Este tipo de obsesiones son egodistónicas puesto que la idea que surge es contraria al pensamiento o creencias del sujetos.

Serían ejemplos de obsesiones autógenos, las ya nombradas, obsesiones religiosas, donde el individuo tiene ideas contrarais a su creencia religiosa, obsesiones sexaules, le surgen pensamientos inconcebibles, no relacionados con lo que el individuo realmente cree u obsesiones impulsivas el sujeto no quiere realizar la conducta que le surge de manera incontrolada.

12. Obsesiones reactivas

En referencia a las obsesiones reactivas, pese que en este caso también aparecen de manera incontrolada, generan malestar en el sujeto y afectan a su funcionalidad. El pensamiento se activa por un estímulo externo que puede justificar la creencia. Es decir, no se vive de manera egodistónica puesto que la persona puede tener verdaderamente esa creencia, aunque este hecho no quita que siga repercutiendo en su día a día y no le permita llevar una vida con normalidad.

Ejemplos de este tipo de obsesión son: la obsesión de contaminación, el sujeto realmente puede sentir rechazo por la suciedad y los patógenos; la obsesión catastrófica, el miedo a que se produzca un accidente se vive acorde a lo que cree el individuo o la obsesión por el orden, realmente el sujeto le gusta tener todo en orden. El problema aquí no sería tanto la temática de la obsesión sino la intensidad con la que se vive y la repercusión que produce en la persona.

obsesiones-reactivas
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies