Vaginismo: causas, síntomas y tratamiento

El vaginismo es un trastorno asociado a disfunción sexual caracterizado por dolores y molestias durante las relaciones sexuales por una contracción muscular involuntaria de la vagina. Analicemos sus bases clínicas.

vaginismo

El vaginismo es una disfunción sexual producida por la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico ante la inminente penetración, en el momento que esta tiene lugar o cuando ya ha sucedido. Actualmente el Manual diagnóstico de la Asociación de Psiquiatras Americanos lo clasifica como trastorno de dolor genito-pélvico/penetración junto con la dispareunia.

Las causas pueden ser múltiples siendo las psicológicas las más frecuentes. El síntoma principal es la tensión o contracción muscular siendo necesario para el diagnóstico que se prolongue mínimo durante 6 meses y provoque malestar en la mujer. El tratamiento más eficaz consiste en exponer a la paciente a estímulos que le producen ansiedad o miedo.

Es decir, se intenta afrontar la penetración de manera progresiva reduciendo poco a poco la contracción involuntaria de la musculatura. Asimismo también es útil educar e informar acerca de las respuestas y fases sexuales y trabajar las distintas emociones vinculadas a ellas. Es fundamental que la pareja también partícipe de la intervención para que entienda el trastorno y pueda cooperar en la recuperación.

En este artículo hablaremos sobre el vaginismo, explicaremos en qué consiste este trastorno, cuáles son las causas principales que lo producen, qué síntomas son característicos y cómo tratarlo.

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo se clasifica dentro de las disfunciones sexuales, concretamente la quinta edición del Manual Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatras (DSM 5) lo clasifica dentro de los trastornos de dolor genito-pélvico/penetración, junto que con dispareunia. La alteración consiste en la contracción y tensión involuntaria de la musculatura del suelo pélvico, produciendo así que la vagina se estreche o incluso se cierre.

Se considera una patología puesto que la contracción de la vagina no permite que la mujer mantenga relaciones sexuales de manera satisfactoria, así será dificil realizar revisiones médicas, genicológicos o puede mostrar problemas para la utilización del tampon.

Recordemos que esta tensión aparece de manera involuntaria, la mujer no lo hace queriendo ni la puede controlar, por este motivo es normal y habitual que les genere malestar. A parte de la mujer, en referencia a los problemas sexuales, la pareja también se verá afectada, pudiendo quedar comprometida su relación.

que-es-vaginismo

Causas del vaginismo

Las causas que derivan en esta afectación sexual pueden ser distintas, encontrándose tanto vinculadas con el ambiente como asociadas a la genética y fisiología. Las causas ambientales que pueden suponer un factor de riesgo para la aparición del vaginismo son: haber experimentado dolor físico durante las relaciones sexuales, haber sido victima de abuso sexual o físico, haber sufrido dolor vaginal previamente o preocupaciones tanto por el tamaño de la vagina como por el dolor que puede comportar las realciones sexuales.

Asimismo también son factores de riesgo haber tenido una primera experiencia sexual dolorosa o presentar miedo a quedarse embarazada. Por su parte, las causas fisiológicas pueden deberse a infecciones vaginales y que el dolor haya persistido aunque la infección se cure. El curso del vaginismo no se puede saber con exactitud, ya que la mayoría de veces las mujeres afectadas tardan en buscar ayuda, siendo así difícil poder clasificar si el problema estuvo presente desde siempre o es adquirido.

Aunque no hay una edad determinada de aparición se presenta con más frecuencia en mujeres premenopáusicas o en mujeres que hace poco han dado a luz (postparto). Puede mostrar comorbilidad con otros trastornos y es común su presencia en las relaciones de pareja cuando estas no están pasando por un buen momento y son frecuentes los conflictos. Recordemos que el problema se debe a la contracción muscular, por tanto la ansiedad genera que la tensión corporal aumente.

causas-vaginismo

Síntomas del vaginismo

Como ya apuntamos el vaginismo se considera un trastorno del dolor genito-pélvico/penetración en el DSM 5. Este manual clasifica al vaginismo junto a la dispareunia, dolor ante la penetración vaginal, considerándolos los dos como una misma patología, puesto que en la mayoría de ocasiones la contracción vaginal termina produciendo dolor ante el intento de penetración o ante la penetración.

Eso sí, en el caso de la dispareunia también se podrá diagnosticar a los hombres, dado que pueden mostrar dolor durante la penetración. Contrariamente, el vaginismo, como es obvio, solo lo podremos diagnosticar en mujeres.

El DSM 5 indica 4 criterios necesarios para poder hacer el diagnóstico de trastorno por dolor genito-pélvico. El criterio A consiste en presentar una dificultad persistente de: un intenso dolor vulvovaginal o pélvico durante las relaciones sexuales vaginales o ante el intento de penetración; un marcado miedo o ansiedad vinculada al dolor vulvovaginal o pelvico en anticipación, durante o después de la penetración; o elevada tensión de los musculos del suelo pélvico ante los intentos de penetración.

Vemos como en todo caso se refiere a una relación sexual consistente en penetración vaginal. Del mismo modo, también es necesario comprobar que la afectación dura mínimo 6 meses, causando un malestar clínicamente significativo en los sujetos que la padecen. Por último, debemos hacer el diagnóstico diferencial con otras disfunciones sexuales y descartar otras posibles causas que anulen el diagnóstico de trastorno por dolor, como por ejemplo ser víctima actualmente de violencia de género.

sintomas-vaginismo

Cómo tratar el vaginismo

Ahora que ya conocemos mejor en qué consiste el vaginismo será más fácil entender cuáles son las intervenciones que aplicamos para su mejora. Sabemos que las causas pueden ser múltiples clasificándose estas en físicas o psicológicas, esta distinción será importante para saber cuál es el mejor modo de proceder.

Referente al tratamiento en casos donde la afectación es física, siendo estas las causas menos probables de vaginismo, se puede realizar una intervención quirúrgica con la finalidad de extraer una pequeña cantidad del tejido de la vaginal para facilitar la penetración y evitar que la mujer sienta dolor.

Por otra parte, si la causa es psicológica, siendo este tipo de afectaciones las más frecuentes, existen distintas técnicas que podemos utilizar para reducir el malestar de la paciente. El tratamiento considerado como eficaz para disminuir el vaginismo es la exposición. Como sucede con cualquier otro miedo el mejor modo para disminuirlo es hacerle frente para comprobar que las consecuencias obtenidas no son tan graves como imaginamos y que realmente la fobia o ansiedad no se vincula a un riesgo real.

En el caso del vaginismo, cuando las razones son psicológicas, el miedo a la penetración, el dolor que puede comportar, es lo que genera involuntariamente la contracción, por este motivo la exposición o desensibilización sistemática consiste en exponer a la mujer precisamente a estas situación, con la ayuda de dilatadores vaginales y el entrenamiento en el músculo pubocoxígeo.

Es habitual que la exposición se realice de forma gradual, mediante una desensibilización sistemática. Con el propósito de conseguir que el sujeto se adapte poco a poco a la situación. Así, en el caso de los dilatadores empezaremos primero con los de menor tamaño para progresivamente ir aumentando. De manera complementaria a los dilatadores también se entrena y trabaja los músculos pubocoxígeo para que la mujer se habitúe a contraerlos y relajarlos a voluntad. Dada la intimidad que suponen estas técnicas la mujer las realizará en su casa.

tratamiento-vaginismo

Como ya hemos mencionado el proceso será progresivo así que no intentaremos mantener relaciones sexuales con penetración hasta que la mujer, después de haber superado los ejercicios anteriores, se sienta preparada. La finalidad consistirá en conseguir una penetración satisfactoria, sin dolores, pero los primeros acercamientos de la pareja no tienen porque culminar el acto, iremos acercándonos poco a poco para ver como reacciona la mujer.

El sexo es un tema bastante tabú y más si se relaciona con algún tipo de problema. Por esta razón es recomendable informar a la paciente de las prácticas sexuales adecuadas, de la anatomía de los órganos sexuales y de las distintas fases de la actividad sexual. Este conocimiento le puede ser útil para alcanzar una práctica sexual satisfactoria y entender mejor su alteración.

Además también puede ser favorable trabajar las emociones, como vimos algunas de las causas de esta disfunción se relacionan con malas experiencias sexuales, podremos tratar así las emociones vinculadas con ellas para que logre expresarlas y afrontarlas, consiguiendo de esta forma que disminuyan.

Pese a ser la mujer el sujeto que muestra la patología, en el tratamiento deben implicarse ambos miembros de la pareja ya que los dos participan en la relación sexual y deben conocer cuál es el procedimiento adecuado a aplicar. Asimismo, sabemos que la relación se puede ver afectada, surgen problemas por no entender qué sucede, no comprender el problema, apareciendo sentimientos de culpabilidad, reproches, desconfianza…

Será fundamental informar y educar a la pareja sobre el trastorno e indicar la necesidad de avanzar progresivamente, sin forzar ni intentar ir más rápido, puesto que podemos perder todo lo conseguido. Los dos conocidos sexólogos William Masters y Virginia Johnson apuntan que para lograr el coito antes es necesario conseguir que la mujer reduzca la respuesta involuntaria de contracción muscular.

De igual forma, previamente a la estimulación o focalización genital se recomiendo la focalización sensorial, es decir, estimular otras partes del cuerpo distintas a los genitales pero que logran también la excitación de los sujetos.

vaginismo-pareja
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies