Ginkgo Biloba: que és, propiedades y consideraciones

Hoy te presentamos al Ginkgo Biloba, un árbol cuya hoja presenta múltiples propiedades. Pero cuidado, pues hay ciertas consideraciones a tener en cuenta antes de su consumo.
Ginkgo biloba

El Ginkgo Biloba es una especie de árbol única en el mundo, un fósil viviente claramente emparentado a especies que datan del Pérmico, hace 270 millones de años. Se trata de un ser vivo fascinante a nivel evolutivo, pues no comparte ni orden ni género con ningún otro representante viviente actual.

Por otra parte, existen fuentes de medicina china que constatan el uso de los extractos de este singular árbol hace más de 5.000 años. Estos textos muestran sus diferentes usos para patologías como el asma, los sabañones, dolores de cabeza, pérdida de memoria en ancianos y otras muchas condiciones. Por otra parte, sus semillas eran consideradas como digestivas y se utilizaban en diversos trastornos relacionados con el abuso de ingesta de alcohol.

De las hojas del ginkgo se obtiene un extracto que posee flavonoides, sustancias que, como veremos a continuación, reportan múltiples beneficios demostrados en ámbitos experimentales. Sumérgete con nosotros en el mundo de la botánica farmacéutica, pues hoy te mostramos todas las facultades y características del Ginkgo Biloba.

Ginkgo Biloba: un árbol único en el mundo

Como ya hemos dicho con anterioridad, hoy estamos ante una especie singular que no tiene ningún pariente cercano vivo en la Tierra, pues es la única representante actual de la familia Ginkgoaceae. Se trata de un árbol caducifolio de porte mediano de hasta 35 metros de altura, con una copa estrecha de forma piramidal. Cabe destacar que es una especie muy longeva, pues hay ejemplares que datan de hasta 2.500 años de antigüedad.

Se trata de un árbol fundamentalmente ornamental, pues diversas culturas orientales lo han cultivado históricamente con connotaciones sagradas en templos y lugares de culto. Por otro lado, en la actualidad, países como Francia o Australia recogen las hojas de este árbol a nivel industrial con fines terapéuticos. Por esta razón, estudios señalan que quizá se trate del vegetal medicinal más extendido en todo el mundo. Veamos a continuación las características bioquímicas que lo hacen tan especial.

Las hojas del ginkgo son de color verde claro, con un diámetro de entre 5 y 15 centímetros. Presentan una morfología muy aplanada y en forma de abanico, lo que les otorga una apariencia especialmente singular. Más allá de la estética, lo que llama verdaderamente la atención de esta estructura foliar es su composición química.

A partir de las hojas secas de este árbol se obtiene un extracto denominado EGb761. Este compuesto tiene un 24-27 % de glucósidos flavonoides, una serie de metabolitos secundarios de origen vegetal que, de forma demostrada, aumentan la circulación sanguínea central y periférica en modelos experimentales. Este metabolito también puede llegar a protegernos de sustancias oxidantes, como pueden ser la radiación UV o la ingesta de algunos minerales tóxicos. Esta propiedad antioxidante podría ser clave en el bienestar individual, pues se ha observado que el extracto de gingko neutraliza radicales libres producto de la actividad mitocondrial en cultivos celulares.

Las propiedades de esta hoja no acaban aquí, pues el extracto estandarizado de EGb761 contiene un 5-7 % de lactonas de terpeno, compuestos orgánicos esenciales en la aromaterapia y otros procesos que buscan la relajación, estimulación o un potencial afrodisíaco en el ser humano.

Ginkgo hoja

Mecanismo de acción y propiedades

Más allá de la composición bioquímica de este extracto singular, se ha estudiado cómo afecta cada uno de los compuestos nombrados sobre los diversos sistemas orgánicos en nuestra especie.

Por ejemplo, se ha observado su actividad neuroprotectora, ya que promueve una reducción en la liberación de glutamato en ciertas áreas cerebrales. Un exceso de glutamato (aminoácido esencial para la excitación cerebral) puede derivar en ataques convulsivos, por lo que la acción del ginkgo presenta propiedades de protección a nivel nervioso.

Por otro lado, como ya hemos dicho, también actúa como antioxidante al captar radicales libres (moléculas reactivas que se forman en el metabolismo de nuestro cuerpo y provocan envejecimiento, entre otras muchas cosas), presenta actividad antiinflamatoria, actúa como vasodilatador, es un antiagregante plaquetario y favorece el incremento de la tolerancia a la hipoxia.

Diversos estudios con animales en condiciones de laboratorio han demostrado que el extracto de ginkgo, por vía oral, puede tener efectos beneficiosos a la hora de prevenir el infarto cerebral agudo o isquemia causada por embolismo. También se ha demostrado, desde un punto de vista experimental, que el EGb761 presenta actividad antiproliferativa en diversos modelos de cáncer tanto in vivo como in vitro (Nota: no significa que sea anticancerígeno). Por último, se ha visto que en ratones tiene un efecto quimiopreventivo ante la aparición de cánceres gástricos inducidos. Ahora bien, hay ciertas reservas a tener en cuenta.

No es la cura universal: efectos secundarios

Si bien las propiedades del extracto de Ginkgo Biloba se han demostrado repetidamente en múltiples ocasiones, las características finales que te hemos enumerado funcionan en condiciones de laboratorio con ciertas especies animales, pero desde luego esto no garantiza una eficacia 100 % segura en el ser humano.

Por otro lado, los estudios del ginkgo como coadyuvante frente a enfermedades nerviosas como la demencia senil, el Alzheimer o el Parkinson no son del todo concluyentes. Un estudio realizado con más de 3.000 pacientes publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) demostró que el índice de demencia de los pacientes ancianos que consumían este extracto fue de 3,3 por cada 100 personas-años de seguimiento. Por otra parte, el grupo control que no consumía este suplemento presentó una tasa de 2,9 por cada 100 personas-años de seguimiento. No es una diferencia suficiente.

Esto pone en evidencia una realidad necesaria de comprender: por ahora no se pueden atribuir propiedades milagrosas al ginkgo en lo que al abordaje de patologías graves se refiere. Según las palabras de los propios investigadores, “ante la ausencia de eficacia, la gente debería tener bastante cuidado respecto a tomar un fármaco de cualquier manera, y no hemos visto aquí ninguna evidencia para ventajas potenciales, y hay ciertos motivos para preocuparse sobre su uso a largo plazo”.

Por otra parte, el EGb761 no se encuentra regulado por la Food and Drug Administration de EUA (FDA, por sus siglas en inglés) como fármaco sino como complemento dietético. Por ello, no es considerado un fármaco al uso 100 % eficaz, como sí lo puede ser el ibuprofeno o cualquier otro medicamento de venta libre en farmacias. Se pueden observar ciertos efectos negativos en el abuso del extracto de ginkgo, como pueden ser el riesgo de inhibición de activación plaquetaria y un sangrado desmedido ante la aparición de lesiones si se toma en conjunción con otros fármacos antiplaquetarios.

En relación con la duración del tratamiento, estudios han demostrado que, si bien no se observan efectos adversos con su administración de una dosis de 160 mg/kg durante un máximo 12 semanas, a partir de las 52 semanas de consumo empiezan a observarse efectos severos adversos, principalmente por sus posibles efectos genotóxicos a largo plazo.

Ginkgo suplemento

Entonces, ¿es el extracto de ginkgo bueno para mí?

Como se suele decir en el mundo de la medicina, cada persona es un mundo. Por ejemplo, el ginkgo está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad a ciertos compuestos, en enfermos con problemas de coagulación sanguínea y en ciertos grupos de personas epilépticas. Debemos tener claro que no se trata de un fármaco aceptado por la FDA (sino que se considera como un complemento dietético), por lo que no ha sido sometido a los mismos procesos de testeo en laboratorio tan exigentes para el resto de fármacos sí aprobados que están a disposición al público.

Esto en ningún caso significa que el EGb761 sea malo en sí mismo, pues los beneficios en lo referente a la vasodilatación y su efecto antioxidante han sido constatados en múltiples ocasiones en el ámbito experimental. De nuevo, cada caso es un mundo, y la consulta con un profesional médico se hace esencial antes de que el paciente decida "automedicarse", ya sea con un fármaco natural o de síntesis humana.

Resumen

Es muy común que en diversos portales divulgativos se afirme de forma categórica que un compuesto es milagroso con respecto a una patología. Desde luego, ningún complemento dietético supone una cura absoluta de una enfermedad grave, pues si no se trataría de un fármaco sujeto a receta médica. Se han observado múltiples propiedades positivas referentes al Ginkgo Biloba en cultivos celulares y modelos experimentales animales, por lo que podemos preveer que tiene efectos positivos a nivel individual, pero ni mucho menos asegurarlo en todos los casos y para todos los pacientes.

Este tipo de consideraciones finales son esenciales, pues diversos estudios calculan que el porcentaje de personas que se automedican en todo el mundo es del 60 %. Todo tratamiento ha de ser avalado, o como mínimo permitido, por un profesional sanitario antes de contemplar su inicio.

Alimentación saludable
Los suplementos dietéticos solo sirven si se combinana con una alimentación variada y equilibrada.

Referencias bibliográficas

  • Accame, M. E. C. GINKGO, UN ARBOL MILENARIO EN LA TERAPÉUTICA DEL SIGLO XXI (I).
  • Aguaviva, B. G. (2011). Monográfico del ginkgo biloba. Medicina naturista, 5(2), 93-99.
  • Guillem Sáiz, P., Francès Bozal, F., Gimenez Fernández, F., & Sáiz Sánchez, C. (2010). Estudio sobre automedicación en población universitaria española. Revista Clínica de medicina de familia, 3(2), 99-103.
  • Mathey, L. I. P., Aguilar, E. J., Espinoza, J. L., Jimenez, T. M., & Hernández, M. E. A. (2019). Usos terapéuticos del Ginkgo biloba: ventajas, desventajas y perspectivas. Revista Médica de la Universidad Veracruzana, 18(2), 67-83.

Graduado en biología en el año 2018 (Universidad de Alcalá de Henares) y en un máster de zoología en el 2019 (Universidad complutense). Samuel sintió predilección desde el inicio de su formación profesional por la parasitología, enfermedades transmitidas por animales, bacterias y otros microorganismos patógenos y genética. Por ello, en cuanto terminó el ciclo estudiantil, decidió dedicarse a la divulgación de materia epidemiológica como forma primaria de vida. Desde entonces, y con más de 100 artículos redactados en distintos portales, participa en diversos proyectos divulgativos con el fin de dar a conocer enfermedades y el funcionamiento general del cuerpo humano.