Cultura y Reflexión

Comunicación síncrona y asíncrona: definición y diferencias

Repasamos las características y las diferencias de estos dos tipos de comunicación.
Comunicación síncrona y asíncrona

Gracias a los avances tecnológicos, podemos comunicarnos de manera simultánea con personas que se encuentran en la otra punta del planeta sin gran dificultad. Los medios de mensajería instantánea, el teléfono y la videollamada hace que las distancias se acorten a la hora de querer establecer una conversación.

La tecnología permite que se de la comunicación síncrona, también llamada sincrónica, es decir, que se dé de forma simultánea, a tiempo real.

Antiguamente, debido a las limitaciones que había en cuanto al ámbito a la transmisión de la información, los mensajes podían tardar semanas o incluso meses en llegar a su objetivo. Esto es la comunicación asíncrona.

En este artículo abordaremos ambos tipos de comunicación, explicando qué diferencias hay entre ellas y detallando sus ventajas e inconvenientes.

La comunicación síncrona y asíncrona ¿qué son?

La comunicación síncrona, o sincrónica, es el intercambio de información a tiempo real, usualmente vía Internet. Este término es muy utilizado cuando se habla de la transmisión de información con ordenadores, la CMC (Computer Mediated Communication o Comunicación Mediada por Computadora).

El máximo referente de comunicación síncrona son los sistemas de mensajería instantánea, es decir, los chats, como Whatsapp o Telegram. Este tipo de medio permite que se dé una conversación real entre dos personas, solo que con la particularidad de que en vez de transmitirse la información por vía oral se hace de forma escrita.

Entre otros métodos de comunicación síncrona se encuentran las videollamadas y los mensajes de voz.

Por el otro lado tenemos la comunicación asíncrona, o asincrónica, que como su propio nombre indica carece de una sincronía entre dos o más personas que estén manteniendo la “conversación”. La comunicación se da de manera diferida, sin que haya coincidencia en el tiempo.

Un ejemplo bastante representativo de este tipo de comunicación son las cartas. Una carta puede ser enviada a la otra punta del mundo, y dependiendo del tiempo que tarde en llegar, será la distancia temporal entre el emisor y el receptor del mensaje.

Diferencias y similitudes entre estos dos tipos de comunicación

Existen diferencias sustanciales entre estos dos tipos de comunicación.

1. Independencia del lugar

Tanto en la comunicación síncrona como en la asíncrona, el emisor y el receptor del mensaje pueden ubicarse en el mismo espacio físico o en distintos.

Ya sea mediante un mensaje de chat recibido de inmediato o mediante una carta que llega diez días más tarde, el mensaje seguirá perdurando independientemente del lugar del receptor.

2. Dependencia del tiempo

Para que se dé la comunicación síncrona es preciso que el mensaje sea recibido de inmediato o al menos pasado poco tiempo tras ser emitido. De lo contrario, no se trataría de una comunicación sincrónica real.

En cambio, la modalidad asíncrona implica que haya una diferencia significativa entre el momento en el que se emitió el mensaje por parte del emisor y el momento en el que se recibió por parte del receptor.

3. Exclusividad del texto

La comunicación síncrona no depende de forma exclusiva del mensaje escrito para que se dé. Además de los chats, las videollamadas y el teléfono permiten que se dé este tipo de comunicación.

Así pues, podemos decir que la comunicación síncrona puede darse como mínimo por tres vías: escrita, visual y oral.

En cambio, en la comunicación asíncrona no es común que se dejen mensajes de voz o imágenes pregrabadas, pese a que teóricamente sería plausible.

Lo habitual es dejar el mensaje escrito, dado que implica menos recursos económicos, como lo son una hoja de papel y un bolígrafo, por este motivo se puede decir que se da de forma oral casi exclusivamente.

4. Aspectos paralingüísticos

Si bien ambos tipos de comunicaciones presentan ciertas limitaciones en cuanto a los aspectos paralingüísticos, cabe indicar que hay cierta graduación.

La comunicación asíncrona y la síncrona por vía escrita son las que más claramente muestran una ausencia significativa de aspectos que no se pueden representar de forma escrita como son los gestos, el tono de voz, el grado de nerviosismo, entre otros.

Es cierto que se pueden mandar emoticonos, pero estos no necesariamente tienen por qué indicar el gesto facial real de la persona. ¿Cuántas veces hemos enviado una carita sonriente cuando teníamos cara de póker en la realidad?

El teléfono, como medio de comunicación síncrona, permite identificar más aspectos paralingüísticos como son el tono de voz, la prosodia y el nerviosismo de la persona con la que estamos hablando, pero igualmente no le podemos ver la cara.

Las videollamadas son quizás el medio que permiten el mayor grado de identificación de estos aspectos dentro de la comunicación sincrónica. No obstante, igualmente, no es tan fiable como mantener una conversación cara a cara en el mismo espacio físico.

5. Grado de conservación de la información

La comunicación sincrónica, especialmente la de tipo oral y el forma videollamada, presenta una desventaja, que es la de la pérdida de la conversación.

Como si de una conversación real se tratara, las palabras se las lleva el viento. Se puede dar el caso de conservar la información multimedia grabando la conversación telefónica o la videollamada, pero en la práctica esto no ocurre, dado que en muchas ocasiones se percibe como innecesario.

Dentro de las vías de comunicación síncrona, la única que realmente permite guardar los archivos enviados es mediante los chats y los correos electrónicos, aunque ciertas aplicaciones tienen políticas de eliminación de esta información pasado un tiempo.

En el caso de la comunicación asíncrona, como las cartas, si el receptor conserva el documento el mensaje no perecerá.

6. Dependencia y saturación

Últimamente las nuevas tecnologías han ido adquiriendo una peor fama, debido a que se han dado casos de personas adictas a los móviles.

Desde una perspectiva psicológica, el hecho de recibir constantemente un mensaje puede actuar como un estímulo que refuerce una conducta de observar todo el rato el móvil.

Es por este motivo que la comunicación síncrona presenta como otra de sus desventajas la de producir, en los casos más graves, problemas de salud, como la propia adicción al móvil, irritabilidad y no poder despegarse ni un segundo del móvil.

Además, recibir mensajes constantemente puede quitar tiempo a la persona para otros asuntos, lo cual puede suponer una seria intromisión en su vida.

En cambio, los métodos asincrónicos, que son más tradicionales como la carta, el único mal que pueden ocasionar es que la persona esté a la expectativa de recibir la contestación que esperaba.

7. Actualización

Los dispositivos como móviles, ordenadores y otras nuevas tecnologías están en constante evolución. Hasta hace 10 años whatsapp era una herramienta apenas utilizada y, ahora, cualquier móvil en donde no se pueda descargar esta aplicación es a efectos prácticos, inútil.

La comunicación síncrona no se puede dar si el mundo no se actualiza al mismo ritmo que lo hacen las nuevas tecnologías. Esto obliga a la gente a tener que comprarse nuevos móviles, descargarse aplicaciones y actualizarlas y tener que reaprender una y otra vez cómo se enviaban los mensajes.

En cambio, la forma en que se escribe y envía una carta lleva siendo exáctamente igual que hace 2000 años. La única actualización a la que uno se puede enfrentar es el cambio en la normativa de correos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
AZ Salud Logo
En AZ Salud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2020 AZ Salud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies