Los 8 tipos de Chantaje Emocional (características y cómo identificarlos)

El chantaje emocional es una forma de maltrato psicológico fundamentada en la manipulación a través de la culpa y del miedo. Veamos de qué maneras puede manifestarse en una relación para así detectarlo rápidamente.

tipos-chantaje-emocional

El chantaje emocional consiste en utilizar las emociones de manera inadecuada para conseguir un propósito propio sin tener en cuenta el daño que podemos causar a la otra persona. Es habitual que ante una situación continuada de chantaje el sujeto afectado termine desarrollando alteraciones psicológicas, viendo afectadas su autoestima y su seguridad en él mismo. Existen distintos tipos de chantaje emocional según cual sea la estrategia utilizada aunque como hemos dicho todos muestran como objetivo común beneficiarse uno mismo.

Debemos estar alerta si detectamos conductas que nos indican la posibilidad de estar sufriendo chantaje, ya que la mejor opción será afrontar la situación y actuar para lograr protegerse y evitar que nos hagan más daño. En este artículo te definimos el concepto de chantaje emocional, te presentamos los distintos tipos que existen y te damos algunos consejos para saber cómo afrontarlo.

¿Qué es el chantaje emocional?

Por chantaje emocional entendemos el mal uso que hace un sujeto de las emociones, es decir, expresa sus emociones con la intención de conseguir un objetivo propio. De este modo, el individuo que hace chantaje mostrará sus emociones con la finalidad de beneficiarse él mismo, a expensas que el otro sujeto salga perdiendo o perjudicado.

Este tipo de conductas se pueden presentar en cualquier relación interpersonal aunque muestran tendencia a aparecer entre personas con vínculos estrechos como padres e hijos y sobre todo en parejas, puesto que de este modo es más probable que se consiga el fin dado que a la otra persona le importamos.

Debemos tener en cuenta que el sujeto que realiza el chantaje no siempre lo hace de forma consciente o de manera voluntaria, es posible que actúe de este modo sin él pretenderlo, hecho que le puede comportar gran malestar si es consciente del daño que puede generar y la imposibilidad que siente para poder evitarlo.

De este modo, el perfil característico de los chantajistas emocionales destaca por ser sujetos inseguros, que dudan de los otros individuos y actúan de manera posesiva. Tienen tendencia a mostrarse como víctimas de la situación si no consiguen lo que quieren, culpando al otro de su estado. Es muy habitual vincular su conducta con la manipulación. Por su parte, el sujeto que es chantajeado disminuye poco a poco su autoestima, afectando tanto su salud mental como física y pudiendo derivar en un trastorno si la situación perdura.

que-es-chantaje-emocional

¿Qué clases de chantaje emocional existen?

Ahora que ya conocemos mejor la definición del concepto, pasaremos a citar las distintas formas de hacer chantaje emocional, mostrando los principales rasgos de cada uno y cómo reconocerlos para poder hacerles frente y que no nos repercutan.

1. El autocastigo

Este tipo de chantaje emocional donde el individuo que lo ejerce se autocastiga ante el otro es uno de los más habituales en las relaciones de pareja. Con la finalidad de conseguir su propósito el chantajista expresa una sensación de dolor, de sufrimiento o de posibilidad de daño, que normalmente produce que el otro ceda o acepte sus demandas, ya que en muchas ocasiones el chantajeado ni se cuestiona si el malestar expresado es verdadero o no.

Como individuos que nos vemos sometidos a este chantaje debemos mantenernos alerta y modificar cuanto antes la situación, no debemos permitir este trato puesto que, como dijimos antes, al final la salud que se ve afectada es la nuestra.

2. El castigo silencioso

Los sujetos que ejercen este tipo de chantaje tienen tendencia a mostrar distintas caras y a arrastrarnos a una situación ambigua donde tanto nos pueden ensalzar, destacando nuestras cualidades positivas y lo importante que somos para ellos, como nos pueden criticar y minusvalorar refiriendo que no valemos nada y que solo le generamos problemas y malas experiencias.

Esta contradicción, lo que diríamos como recibir “una de cal y otra de arena”, es muy peligrosa ya que nos puede costar identificarla y no ser conscientes de ella. Puede que incluso cuando percibimos el chantaje tratamos de justificar su conducta, quedándonos anclados en la creencia que lo dice por nuestro bien, que en realidad nos quiere y que la culpa es solo nuestra.

clasificacion-chantaje-emocional

3. Gaslighting

También debemos estar muy pendientes de este tipo de chantaje puesto que el sujeto tratará de darle la vuelta a la situación y darnos a nosotros la culpa de lo que está aconteciendo, afirmando que somos nosotros los que no recordamos algo o no nos damos cuenta de lo que realmente sucede.

Veremos cómo intentará presentarse como la víctima de la situación alegando que eres tú quien no está en lo cierto. Por ejemplo puede referir que sí que nos comentó que saldría a cenar fuera, cuando realmente no nos dijo nada o que no es verdad que acordamos ir a algún sitio, cuando sí fue así.

Vemos como el chantajista culpabiliza sin razón al otro sujeto de inventarse o no acordarse de cierta información, cuando realmente no es verdad lo que dice. No solo nos hace quedar a nosotros como embusteros sino que aprovecha para quedar él como el bueno, quien es paciente con nosotros y quien se preocupa por la relación.

4. Chantaje mercantilista

En el chantaje mercantilista podemos intuir una conducta egoísta donde el sujeto que ejerce el chantaje realiza una acción que aparentemente parece nos beneficia, pero realmente la intención verdadera que esconde es favorecerse a sí mismo y conseguir lo que él quiere.

Veremos que todo lo que hace es pensando en él mismo y en cómo reclamarnos el favor en el futuro. Planteará la situación como un sacrificio, referirá que él hizo algo por nosotros y que lo correcto es que reciba algo a cambio. De este modo, vemos cómo su conducta es totalmente contraria a la definición dada al altruismo, puesto que hace todo pensando en él.

5. Nunca es suficiente

Este tipo de chantaje se caracteriza por no ser nunca suficiente y siempre pedirnos más, así cuando consiguen algo de nosotros nos reclamarán un poco más. Esta técnica les permite ir consiguiendo, ir aprovechándose de nosotros, progresivamente sin que parezca que el reclamo es muy grande, cuando realmente su intención sí que es seguir obteniendo mucho más de nosotros.

Normalmente expresan esta petición como una necesidad, como algo que él no puede conseguir sin nuestra ayuda y que es realmente importante nuestra actuación para que él esté bien.

6. Pertenecemos a la otra persona

En este caso el chantaje consiste en afirmar que como pareja, como sujetos que conforman una relación, uno de ellos pertenece al otro. Es decir, el chantajista referirá que al aceptar ser pareja, él nos debe proteger y con tal propósito tratará controlarnos y conseguir de nosotros lo que quiere, ya que según él el compromiso significa pertenencia.

chantaje-emocional-tipos

7. Plantearlo como una necesidad básica

En esta situación veremos cómo el sujeto que realiza la manipulación afirma que nos necesita para lograr cubrir sus necesidades básicas, entendidas estas como los requisitos fundamentales que debemos cumplir si queremos sobrevivir. De este modo, planteará la demanda como un requerimiento que debemos satisfacer si queremos que siga viviendo adecuadamente, lo presenta como una necesidad vital.

8. Se presentan como las víctimas de la relación

Otra de las tendencias típicas del chantaje emocional consiste en presentarse uno mismo como la víctima, quien siempre hace todo bien y es constantemente dañado por nosotros. Será capaz de dar la vuelta a la situación y referirse a nosotros como culpables cuando realmente no hemos hecho nada. Su modo de lograr lo que quiere es hacernos sentir mal y creer que le debemos algo, que debemos compensarle por el daño hecho. El papel de víctima es muy recurrente en estos sujetos ya que tienden a causar efecto y así conseguir tenernos para lo que deseen.

Cómo hacer frente al chantaje emocional

Vista la afectación que puede generarnos el chantaje emocional, es fundamental que lo identifiquemos y actuemos con el propósito de protegernos. Siempre que sea posible intentaremos evitar este tipo de personas o de relaciones. En caso de no poderlo hacer, es necesario que afrontes la situación y no lo dejes pasar, ya que aunque puede costar, la no actuación termina por producir resultados mucho peores.

Primero, como hemos dicho, debes ser consciente de lo que está sucediendo y no dejar que nada de lo que te diga te convenza o haga cambiar tu opinión, coge las riendas de tu propia vida y toma tus propias decisiones. No te pongas a su altura y no entres en su juego, no pierdas la calma e intenta mantenerte asertivo, defendiendo tus derechos desde el respeto.

El proceso de recuperación de nuestro estado después de haber sido víctimas de chantaje durante un largo tiempo no es fácil, dado que como sabemos nuestra autoestima y algunos de nuestros rasgos psicológicos se ven afectados. Si ves que no logras lidiar con la situación te aconsejamos que busques ayuda psicológica, puesto que el profesional te dará las herramientas y conocimientos necesario para que afrontes mejor los acontecimientos.

victimismo
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies