8 problemas musculares derivados del uso del smartphone

El uso de smartphones puede promover la aparición de trastornos musculoesqueléticos en ciertos sectores de la población. Veamos en qué consisten y cómo pueden prevenirse.
Problemas musculares uso smartphone

Un teléfono inteligente (smartphone) es un dispositivo que combina las características de un teléfono celular con un ordenador de bolsillo. A día de hoy, se estima que al menos 3.500 millones de personas tienen acceso a los smartphones y los utilizan de forma asidua para buscar información, comunicarse con sus seres queridos, tomar fotografías, entretenerse y muchas cosas más.

Un adulto estadounidense pasa 2 horas y 55 minutos al día frente al móvil, mientras que en países europeos como España esta cifra aumenta hasta casi 4 horas diarias. En este país, más de 7 millones de habitantes se consideran adictos a su móvil. Los datos son preocupantes y, por ello, hasta los gigantes de la industria (Apple, Google y Facebook) han puesto en marcha iniciativas para abordar el uso abusivo de las nuevas tecnologías.

Es innegable que la adicción al teléfono móvil es una realidad, es más, se han observado en las personas dependientes a este muestran mayores niveles de un neurotransmisor llamado ácido gamma-aminobutírico (GABA) en la corteza cingulada cerebral, tal y como sucede en otros mecanismos aditivos. Además del ámbito emocional, la sobreexposición al teléfono móvil no se queda corta en lo físico: aquí tienes los 8 problemas musculares derivados del uso del smartphone.

¿Cuáles son los problemas que derivan del uso del smartphone?

Cómo con todo en esta vida, estamos ante una escala de grises. Ni los teléfonos son el demonio, ni su uso ilimitado es válido. Gracias a estos dispositivos, se ha conseguido vincular a las personas sin importar la distancia física, se han generado trabajos e, incluso, se ha obtenido un bien inimaginable: el conocimiento ilimitado y la capacidad de consultar información de forma libre. Por ello, simplemente sería un error pensar en estos instrumentos como algo únicamente negativo.

De todas formas, aquí hemos venido a mostrar la “cara” más desagradable del uso de los smartphones. Por ello, a pesar de todas sus cualidades positivas, te mostramos cómo afecta el abuso de ellos en tu cuerpo, especialmente a nivel muscular. No te lo pierdas.

1. Test neck

Este término hace referencia a una serie de trastornos musculoesqueléticos que aparecen cuando se utilizan demasiado móviles, tablets y otros dispositivos que fuerzan a la columna vertebral a adoptar una postura lesiva.

Al inclinar mucho la cabeza, la musculatura del cuello debe hacer mucho esfuerzo para mantener la palanca que sujeta el cráneo. Por ello, esta posición prolongada puede causar múltiples lesiones músculo-tendinosas a nivel cervical. Esto provoca el aumento de tono con aparición de contracturas musculares de defensa, dolor e inflamación de las carillas articulares, mareas y cefaleas e incluso bruxismo nocturno.

Test Neck

2. Problemas en músculos y tendones de las manos

A veces, lo más barato y rimbombante puede salir caro. Todo fabricante de teléfonos móviles debe buscar la ergonomía, comodidad y salud del consumidor en sus productos, a menos que los fines de su producción sean únicamente lucrativos.

Ciertos estudios han demostrado que las personas que usan los smartphones de forma excesiva presentan una mayor longitud en los tendones del músculo “Flexor pollicis longus” (encargado de flexionar el pulgar) y en los nervios medianos. Esta condición puede fomentar la tendinitis, es decir, la degradación de los tejidos blandos que rodean y conectan a músculos y huesos.

3. Carga en el hombro, antebrazo y pulgar

Curiosamente, se ha descubierto que utilizar el móvil solo con una mano (sobre todo en lo que a escritura se refiere) se asocia a una mayor carga muscular en el hombro, antebrazo y pulgar. Al fin y al cabo, al mantener el móvil en alto y escribir con el pulgar, estamos manteniendo una posición completamente antinatural durante periodos prolongados. En múltiples investigaciones esto se ha correlacionado no solo con trastornos en el cuello en la columna, sino con malestares musculoesqueléticos en los brazos y las manos.

4. Actividad muscular desmedida

De nuevo, otras reviews científicas reportan datos verdaderamente interesantes. Se ha destacado, por ejemplo, que los pacientes muestran una mayor actividad muscular y tensión cervical cuanto más grande es el dispositivo móvil. Esto provoca modificaciones biomecánicas y hormigueos en brazos y manos, entre otras cosas.

5. Dedo en resorte

Ocurre cuando un dedo o pulgar queda atascado en una posición doblada, como si estuviera apretando un gatillo. Una vez se desatascan, las estructuras implicadas “saltan” exageradamente hacia fuera, de ahí el nombre de la patología.

El dedo en resorte es más común en personas de más de 45 años de edad, mujeres, personas con diabetes o que ejercen actividades profesionales que requieren un uso desmedido de las manos. Como podrás imaginar, utilizar continuamente el smartphone puede llegar a desencadenar esta condición en personas en riesgo de padecerla.

Dedo resorte

6. Rizartrosis

La rizartrosis es un trastorno musculoesquelético que afecta al pulgar de la mano, más concretamente a la articulación trapecio-metacarpiana. Se trata de un proceso degenerativo que se caracteriza por la inflamación crónica, debida al desgaste y mal uso del cartílago entre el primer hueso metacarpiano y el trapecio.

Generalmente, esta condición se asocia a la edad y al envejecimiento de las estructuras implicadas. De todas formas, también puede acelerarse el proceso con la utilización excesiva de los pulgares, los elementos de la mano que más utilizamos a la hora de escribir mensajes de texto.

7. Dolores de cabeza debidos a contracturas musculares

Las cefaleas tensionales son los tipos de dolores de cabeza más comunes en la sociedad. Este tipo de malestares se producen cuando los músculos del cuero cabelludo y del cuello se estiran y contraen, por motivos como ansiedad, estrés, depresión o el mantenimiento de posturas inadecuadas a lo largo del tiempo.

Existen 4 tipos principales de cefaleas tensionales:

  • De los senos paranasales: el dolor se encuentra detrás de la frente y en los pómulos, es decir, entre los ojos.
  • En brotes: el dolor se presenta alrededor de un ojo. A menudo se confunde con patologías mucho más graves.
  • Por tensión: los pacientes lo describen como “una banda” que está apretando la frente, más o menos al nivel de inserción del cuero cabelludo.
  • De tipo migraña: corresponde a los patrones de la migraña clásica.

Aunque no lo creas, las cefaleas tensionales se pueden vincular a las malas posturas mantenidas durante el uso excesivo de dispositivos móviles. Los músculos del cuello se pueden agarrotar, y con ellos, otras estructuras más cercanas a la cara, lo que genera el dolor previamente descrito.

Dolor cabeza

8. Síndrome del dolor miofascial

Aunque este evento no sea común ni se produzca únicamente por el uso de móviles de forma usual, no está de más recalcarlo como punto y final a este espacio. El síndrome de dolor miofascial se define como un tipo de dolor crónico, generalmente después de que un músculo se haya contraído de forma reiterada.

Aunque todos hayamos sentido tensiones musculares a lo largo de nuestras vidas, el síndrome de dolor miofascial se diferencia de los malestares comunes en que persiste y empeora a lo largo del tiempo. Después de una lesión o de un uso excesivo (por ejemplo, del teléfono móvil), pueden formarse partes sensibles de tensas fibras musculares, que desencadenan este tipo de dolor crónico que no mejora con el tiempo. En estos casos, la fisioterapia y rehabilitación se hacen necesarias para mejorar el estado de salud del paciente.

Una reflexión final

En muchas de las fuentes consultadas, es común ver como se afirma que el uso de teléfonos móviles puede causar tendinitis, artrosis e, incluso, deformaciones a nivel de las muñecas y la mano. No podemos asegurar de forma rotunda tales postulaciones, pues la realidad es que los estudios en lo referente a este tema están en su infancia y aún quedan muchos datos por contrastar.

Por ello, hemos tratado de ser cautos. El hecho de que se hayan correlacionado ciertos eventos patológicos con el uso excesivo de los smartphones no significa, ni mucho menos, que toda persona que abuse de ellos los vaya a desarrollar. Cada paciente es un mundo, y las patologías y síndromes previos son claros condicionantes a la hora de cuantificar los daños producidos por estos instrumentos. Está claro que abusar del móvil es malo, pero tampoco podemos afirmar con rotundidad cosas que aún deben ser contrastadas e investigadas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies