Causas y tratamiento del dolor de cabeza al despertarse

El estrés y la ansiedad son dos de los grandes desencadenantes de muchos problemas fisiológicos, el dolor de cabeza entre ellos. Descubre qué hacer si sufres cefaleas matutinas.
Dolor cabeza despertar

El término “dolor de cabeza” no describe una entidad clínica concreta, sino que se trata de un síntoma de un proceso subyacente. La palabra correcta cuando nos referimos a este conjunto de malestares es “cefalea”, y esta hace referencia a todos los dolores y molestias localizados en cualquier parte de la cabeza, en los tejidos de la cavidad craneana, en las estructuras que unen la base del cráneo y en los músculos, nervios y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, cara y cuello.

Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cefaleas son algunos de los trastornos del sistema nervioso más comunes en la sociedad general. Sin ir más lejos, en los países occidentales se estima que el 50% de la población las sufren en algún momento del año, si bien solo el 20% de los pacientes presentan formas especialmente dolorosas e intensas al menos una vez en toda su vida.

En la mayoría de los casos, el dolor de cabeza se trata de un signo clínico benigno que se resuelve por sí mismo a lo largo del tiempo, pero también puede ser un indicativo de que algo va realmente mal a nivel fisiológico en un pequeño porcentaje de pacientes. Descubre en las siguientes líneas cuáles son las causas (y tratamiento) del dolor de cabeza al despertarse, pues es una forma común de la expresión de cefaleas.

¿Qué es una cefalea?

Existen más de 300 tipos de dolores de cabeza o cefaleas, que se pueden dividir en dos grandes agrupaciones. Las más comunes son las cefaleas primarias, entre las que se encuentran la cefalea tensional, la migraña, la cefalea en acúmulos, la cefalea crónica diaria y la neuralgia trigeminal. Estas variantes representan el 95% de todos los dolores de cabeza.

Por otro lado, las cefaleas secundarias solo suponen un 5% de todos los dolores de cabeza diagnosticados. Son de instauración brusca y tienen una causa concreta cuantificable, como una hemorragia, un tumor cerebral, infarto, infecciones en las meninges (meningitis) o uso excesivo de medicación analgésica, entre otros factores.

A continuación, te describimos de forma breve dos de las cefaleas primarias típicas en la sociedad general: las cefaleas tensionales y las migrañas. Seremos breves.

1. Cefaleas tensionales

Como su propio nombre indica, este tipo de dolor de cabeza está estrechamente ligado a la tensión de la musculatura facial o del cuello. Así, las cefaleas tensionales están asociadas al estrés, ansiedad, depresión o traumatismos y esfuerzos directos (si bien en la mayoría de los casos el motivo es de índole emocional). Estos son los tipos que se pueden distinguir a nivel médico:

  • De los senos paranasales: se agrupan detrás de la frente y en los pómulos, es decir, las estructuras que ocupan a nivel esquelético los senos paranasales.
  • En brotes: el dolor se localiza de forma punzante alrededor de un ojo.
  • Por tensión: los pacientes describen este dolor de cabeza como una banda que les aprieta en la línea de la frente.
  • Migraña: con síntomas de la migraña clásica. Lo explicaremos en próximas líneas.

Con estos datos, quizá ya puedas empezar a sospechar por qué te duele la cabeza al despertarte, ¿verdad? Ante cuadros de depresión, ansiedad crónica y estrés, a veces el cuerpo no se relaja ni a la hora de dormir. Por sorprendente que parezca, estos agarrotamientos a nivel muscular pueden causar dolores de cabeza en muchos momentos del día, entre ellos, por la mañana.

Qué es cefalea

2. Migrañas

El término “migraña” es una pesadilla para muchos, pues cuando surge, se pasa realmente mal. La migraña clásica genera un dolor pulsátil intenso y una sensación de “latido” en la cabeza, generalmente en un solo lado de la cara. A menudo, este signo característico se acompaña de vómitos, náuseas y sensibilidad a la luz (fotofobia). Por desgracia, los ataques de migraña pueden durar de horas a días, lo que acarrea diversos problemas tanto a nivel laboral como social y personal.

Las causas de la migraña no se conocen con totalidad, pero claramente se encuentran asociadas a factores genéticos y ciertos desencadenantes ambientales. Los cambios producidos en el tronco del encéfalo y sus efectos sobre el nervio trigémino (que transmite las sensaciones del rostro al cerebro) podrían estar involucrados en este desagradable pero común cuadro clínico. Exploraremos las particularidades de este fenómeno fisiológico en futuras oportunidades.

¿Por qué me duele la cabeza al levantarme?

Al explorar los tipos de dolores de cabeza primarios, ya hemos perfilado más o menos por donde van a ir las sospechas en este punto. A continuación, te mostramos una pequeña definición y encuadre de los posibles desencadenantes de este suceso.

1. Bruxismo

Si te acuerdas de las cefaleas tensionales que hemos expuesto previamente, es fácil intuir que el bruxismo es el causante del dolor matutino de cabeza en muchas personas. El bruxismo se define como la contracción involuntaria de la musculatura mandibular fuera del ejercicio de masticación, lo que provoca desgaste de los dientes y daños en las encías, entre otras muchas cosas. Se estima que del 10 al 20% de la población general sufre bruxismo nocturno.

Cuando los músculos del cuello y la cara están en tensión durante toda la noche rechinando los dientes, es normal que el paciente se despierte con un dolor de cabeza característico. Además, este suele ir acompañado de un zumbido en el oído, sensibilidad dental al ingerir alimentos fríos, sensación de carga y tensión muscular y desgaste de las estructuras dentales.

El tratamiento es simple: acudir al dentista y pedir que se modele una férula de descarga en base a la estructura dental del paciente. Esta se colocará por la noche entre el maxilar superior e inferior a forma de molde y absorberá el estrés mecánico causado por el rechinamiento de dientes. Por otro lado, también se aconseja al paciente pedir ayuda psicológica, pues abordar la ansiedad a nivel emocional siempre es la mejor opción.

2. Apnea del sueño

La apnea del sueño es un problema nocturno que se puede agravar, pues consiste en el detenimiento y continuación del flujo respiratorio del paciente varias veces a lo largo de la noche. Esto es consecuencia directa de una relajación de la musculatura en la parte posterior de la garganta (que sostienen al paladar blando). Esta relajación provoca que se cierren las vías respiratorias superiores, lo que desemboca en una disminución de oxígeno en sangre, al no poder respirar.

El cerebro percibe esta alarmante situación, e incita al paciente a despertarse durante breves periodos que puede que no recuerde a la mañana siguiente. Este sueño interrumpido y falta de descanso pueden provocar un dolor de cabeza característico al despertarse. La apnea del sueño es un trastorno potencialmente grave, así que debe tratarse con ayuda de un especialista médico mediante terapias asistidas, dispositivos bucales e incluso cirugía si es necesario.

3. Posturas incorrectas y mal sueño

Junto con el bruxismo, quizá esta sea la causa más común de un dolor de cabeza al despertarse. Dormir con una mala postura, descansar menos horas de lo recomendado o despertarse varias veces por la noche son eventos que pueden provocar que el paciente se despierte con cefaleas y una sensación de cansancio crónico.

No te preocupes si sufres esta condición: en una sociedad donde todo va rápido y cada vez tenemos más responsabilidades, es común sentirse sobrepasado. Permítete ser vulnerable y busca ayuda profesional, no te acostumbres al dolor y malestar. La mayoría de estas situaciones se pueden abordar con ayuda psicológica, pues un especialista te podrá otorgar las herramientas necesarias para afrontar de forma más sana los desafíos diarios que impone la vida.

Posturas incorrectas

Resumen

Si queremos que te quedes con una idea de entre todas estas líneas, es la siguiente: si te duele la cabeza al levantarte, no te preocupes de más. Cuando sufrimos este tipo de síntomas, es común sentir miedo e hipocondría, buscar en internet y asumir que tenemos un tumor cerebral. En la gran mayoría de los casos, esto no es así.

Si te duele la cabeza al despertarte de forma asidua, te recomendamos que acudas al médico general a que te haga una exploración y, si es posible, que te derive a un especialista psicológico. La gran mayoría de cefaleas tensionales, posturas incorrectas y falta de sueño se deben a 2 grandes problemas sociales en la actualidad: el estrés y la ansiedad. Si dominas ambas emociones, notarás una mejoría drástica en tus síntomas con el tiempo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies