Tripofobia: causas, síntomas y tratamiento

La tripofobia es una fobia poco conocida pero bastante frecuente. Veamos en qué consiste exactamente este miedo intenso e irracional a los agujeros pequeños.

tripofobia

La tripofobia forma parte de las fobias específicas, es decir, de las fobias que se desarrollan a partir de objetos o situaciones concretas. Cuando la persona hace frente a estas situaciones específicas o al exponerse a los objetos, experimenta una sensación de miedo intenso e irracional.

El miedo que experimenta la persona que sufre de una fobia específica va más allá de la sensación de ansiedad natural que puede darse, en la mayoría de personas, al enfrentarse a situaciones que nos sacan, de alguna forma, de nuestra zona de confort. El miedo asociado a la fobia, se considera patológico, y se acompaña de toda una serie de condiciones físicas y psicológicas, dentro de las cuales se destaca como síntoma principal la ansiedad.

Existen multitud de fobias específicas que nos son conocidas; el miedo a volar, a hablar en público, a algunos animales considerados desagradables, como las arañas o las ratas, son solo algunas de ellas. Pero también existen otras fobias de las que no se oye hablar tanto, pero no por eso son menos frecuentes. Dentro de estas fobias comunes se encuentra la tripofobia: el miedo intenso e irracional a los agujeros pequeños. En este artículo explicaremos detalladamente en qué consiste este trastorno común pero todavía no reconocido dentro de los manuales diagnósticos.

¿Qué es la Tripofobia?

La tripofobia es una condición en la que el sujeto presenta temor o rechazo a los patrones o tramas formadas por pequeños agujeros. En cuanto a su etimología, la palabra tripofobia se compone de dos vocablos provenientes del griego. Como todas las fobias, utiliza la palabra phobos, que significa miedo, a la que se antepone el término que hace referencia al objeto del miedo, en este caso, trupe, que significa agujero.

El término tripofobia fue inventado en el año 2005 por un participante de un foro online. Desde entonces, ha dado mucho que hablar en las redes sociales; existen multitud de vídeos en YouTube con imágenes susceptibles de desencadenar tripofobia. La persona afectada de tripofobia presenta una serie de síntomas como miedo, asco y ansiedad al ver un patrón de pequeños agujeros agrupados.

Aunque la tripofobia no está reconocida actualmente por el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), el término tripofobia se utiliza frecuentemente. La tripofobia es la fobia a cualquier figura geométrica poco espaciada que tenga forma circular o convexa, sean estas formas regulares o no. Suele ser provocada por imágenes específicas como:

  • Esponjas
  • Trozo de queso suizo
  • Espuma del champú o burbujas del jabón
  • Coral
  • Esponjas o estrellas de mar
  • Nido de abejas
  • Gotas de agua condensada
  • Vainas de semillas
  • Pepitas de fresas
  • Girasoles

Como vemos, las imágenes susceptibles de provocar tripofobia son bastante variadas en cuanto a su naturaleza. Además, no solo el visionado real de objeto, por ejemplo, de una fresa, puede provocar los síntomas asociados a la tripofobia. También cualquier representación de esta fruta, ya sea una imagen, una foto o un dibujo, puede desencadenar la reacción patológica.

que-es-tripofobia

Causas de la Tripofobia

La investigación actual sobre esta condición es limitada, pero existen algunas teorías al respecto. Algunos científicos ven en el origen de esta fobia una posible herencia genética de un reflejo de huida inscrito en el ADN de nuestros antepasados. Los grupos de círculos recordarían a los patrones de la piel de ciertos animales peligrosos, como serpientes, que podrían causarnos la muerte. Esta asociación inconsciente, entre patrones geométricos y estos animales potencialmente peligrosos, fue estudiada a través de la presentación de una serie de imágenes en personas que padecían tripofobia y personas que no tenían esta afección.

Se descubrió que cuando las personas que no padecen la enfermedad ven una imagen con algún patrón, por ejemplo, de un panal, piensan en la miel o en las abejas, pero no en ningún peligro o animal. Sin embargo, las personas que sufren de tripofobia asocian de forma inconsciente la estructura formada con un animal peligroso. En el caso concreto del panal, las personas tripofóbicas asocian este con una serpiente de cascabel, cuyo patrón es similar.

Otros científicos sugieren que las formas geométricas, pequeñas y yuxtapuestas, recuerdan a las de diferentes condiciones patológicas, por ejemplo, a los síntomas de distintas enfermedades infecciosas o parasitarias (viruela, sarampión). También, para algunos, recuerdan a un estado de descomposición, donde podemos reconocer pequeños puntos reconocibles al ojo humano, que son aglutinados de descomponedores, principalmente bacterias y hongos. Según esta teoría, la tripofobia sería entonces una respuesta evolutiva para alertar a una persona de la presencia de parásitos u otras enfermedades infecciosas.

Los estudios ponen de manifiesto que las imágenes de pequeñas figuras geométricas repetidas indican, para los tripofobicos, de la existencia de patógenos: parásitos que, como las pulgas, viven fuera de los huéspedes (ectoparásitos), o microorganismos infecciosos que pueden ser transmitidos por el contacto físico o por el aire (a través de las gotas que provienen de la tos o los estornudos). En ambos casos, la tripofobia estaría, por tanto, vinculada a un mecanismo de defensa evolutivo: reconocer y, en consecuencia, huir de animales peligrosos o personas enfermas.

Un estudio de 2017, que utilizaba las entrevistas como metodología, concluyó que los síntomas de la tripofobia, como los de otras fobias reconocidas como específicas, eran persistentes y se presentaban por periodos superiores a seis meses. Además, la mayoría de los sujetos entrevistados presentaban comorbilidades; sufrían de depresión y ansiedad generalizada.

El estudio también demostró que cuando las personas con tripofobia se encontraban con grupos de agujeros, experimentaban sentimientos de asco y no de miedo. Otro estudio intentó evaluar si la tripofobia se originaba a través de una asociación inconsciente entre patrones y animales peligrosos, o si el malestar era específico de los patrones visuales. En este caso, se teorizó que si bien los niños experimentaron sensaciones desagradables a los patrones tripofóbicos, estas eran originadas por el estímulo en sí y no por la asociación.

causas-tripofobia

Síntomas de la tripofobia

Los síntomas psicofisiológicos de la tripofobia son comunes en otras fobias, frecuentemente se dan:

  • Miedo o ansiedad intensos
  • Palpitaciones
  • Dificultades respiratorias
  • Náuseas, sudoración, escalofríos o sofocos, temblores, mareos.
  • Ataques de pánico (ocasional)

La persona hace todo lo posible para evitar el objeto (en este caso, los agujeros) causante de la fobia. Llegando a interferir con su vida en situaciones muy graves. Para ser considerado como fobia, el miedo tiene que ser persistente y prolongado, en el tiempo. También se desencadena por la anticipación del objeto fobógeno, antes de saber que vamos a ver el objeto ya empiezan los síntomas. La persona que sufre una fobia específica, como la tripofobia, también es consciente del carácter irracional de su miedo y se añade a su sufrimiento.

sintomas-tripofobia

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de tripofobia, aunque no se reconoce oficialmente como fobia, es médico, y responde a los demás criterios que las demás fobias específicas. Las fobias cumplen criterios diagnósticos precisos.

Un profesional de la salud puede hacer una lista de las situaciones u objetos que originan la fobia (en este caso, las formas geométricas pequeñas y yuxtapuestas). Y observar los comportamientos emocionales y físicos asociados. También puede utilizar cuestionarios específicos para evaluar la presencia e intensidad de las fobias reconocidas.

No existe un tratamiento específico para la tripofobia, pero hay algunos tratamientos disponibles para las fobias específicas, que presentan diferentes tasas de recuperación. El tratamiento principal es la psicoterapia, acompañada en algunos casos de tratamiento farmacológico, también las personas que sufren de tripofobia pueden seguir una serie de estrategias que pueden ayudar a combatir la enfermedad. Dentro de las estrategias que se siguen en el tratamiento psicoterapéutico destacan la:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): donde, a través de las palabras y con la relación con el terapeuta, el paciente puede cambiar su forma de pensar el objeto y su respuesta.

  • Grupo de autoayuda: En el tratamiento de las fobias, a algunos pacientes les resulta de gran ayuda el compartir su experiencia con otras personas que sufren la misma condición.

  • Terapia de exposición (desensibilización): El objetivo de esta terapia es exponer el objeto que provoca la fobia en pequeñas dosis, desde la distancia y en un entorno tranquilizador, poco a poco se aumenta la proximidad y el tiempo para hacer desaparecer el miedo.

  • Técnicas de relajación: estas técnicas suelen incluir técnica de visualización, y enseñan a la persona a disminuir los síntomas de ansiedad que se generan durante o antes de la exposición al objeto.

En cuanto a las estrategias personales se incluyen:

  • Modificaciones del estilo de vida: Entre las modificaciones más importantes se fomenta el ejercicio físico, llevar una alimentación sana y variada, dormir lo suficiente y en las horas adecuadas, además de evitar la cafeína y otros estimulantes, que puedan interferir en el sueño.

  • Tratamiento farmacológico: Existen ciertos medicamentos que ayudan a tratar las fobias o sus efectos secundarios de las fobias, como la ansiedad, e incluyen: antidepresivos, tranquilizantes y betabloqueantes.

tratamiento-tripofobia
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies