Medicina

Las 5 enfermedades cardíacas más comunes (causas y síntomas)

Las enfermedades que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos son la principal causa de muerte en el mundo. Te mostramos las más relevantes en base a datos epidemiológicos.
Enfermedades cardíacas

El corazón es el motor de nuestro organismo, pues con sus incesantes latidos, bombea la sangre oxigenada a todos nuestros tejidos. Este acto de transporte de oxígeno y nutrientes a nivel tisular es lo que, literalmente, nos mantiene vivos.

Por ello, no es de extrañar que este potente y musculoso órgano lata unas 80 veces por minutos desde antes de nuestro nacimiento (en la placenta) hasta que abandonamos este mundo. Se calcula que nuestro corazón produce unos 100.000 latidos al día, proceso por el cual se bombean unos 8.000 litros totales de sangre en 24 horas.

Todas estas cifras ponen en evidencia la importancia de este órgano en nuestro día a día y a la hora de concebirnos como seres vivos. Aun así, como todo sistema, el corazón también está sujeto a posibles fallos y percances. Si quieres saber más acerca de las enfermedades cardíacas más comunes, continúa leyendo.

Las 5 enfermedades cardíacas más frecuentes y su situación en el mundo

Según estimaciones de la obra “Causes of death 2008 update (recogida por la Organización Mundial de la Salud)”, en ese año se produjeron unas 57 millones de defunciones. 36 millones sucedieron por enfermedades no transmisibles, es decir, aquellas que no responden a un agente infeccioso.

Como curiosidad que sirve como prefacio a la temática que hoy nos atañe, esta obra subraya que la cardiopatía isquémica (enfermedad que impide que el corazón reciba la sangre necesaria) es la primera causa de muerte en el mundo. Es la responsable de más de 7 millones de muertes anuales, es decir, casi el 13 %. Desde luego, esto se cumple en países con una infraestructura sanitaria férrea, pues, por desgracia, en el Sur global las defunciones por enfermedades infecciosas como malaria o tuberculosis están mucho más presentes.

La cardiopatía hipertensiva o las afecciones cerebrovasculares (ambas ligadas con el corazón y sistema circulatorio) también se encuentran dentro del top 10 de causas de muerte en la Tierra. A pesar de la amarga nota con la que comenzamos, esto coloca en perspectiva la importancia del órgano que hoy nos tiene en vilo. Sin más dilación, te presentamos las 5 enfermedades cardíacas más comunes.

5. Hipertensión

La presión arterial alta es muy frecuente, pues se calcula que una de cada 6 personas la sufren. En algunas poblaciones, las cotas son tan altas que se puede esperar que 1 de cada 4 adultos mayores de 18 años sea hipertenso. Esto se traduce, aproximadamente, en unos 1.000 millones de personas afectadas por hipertensión arterial esencial (THA) en todo el mundo.

Esta patología se caracteriza por una fuerza desmedida ejercida por la sangre circulante contra las paredes de las arterias a lo largo del tiempo. Cuanta más sangre bombee el corazón y más estrechas sean las arterias, mayor será la fuerza y el desgaste del sistema circulatorio a largo plazo. Además, cabe destacar que un paciente puede presentar hipertensión durante años sin tener ningún síntoma.

La hipertensión arterial esencial o primaria (THA) no suele tener una causa identificable. Aun así, sabemos que esta patología suele desarrollarse a lo largo de los años, por lo que está claramente correlacionada con la edad del paciente. Junto con la diabetes o diversas enfermedades coronarias, la THA es una de las primeras causas de insuficiencia cardíaca.

Hipertensión

4. Angina de pecho

La angina de pecho es un tipo de dolor característico que se produce en el tronco, cuyo motivo subyacente es una irrigación inadecuada al corazón. Este signo clínico se caracteriza por náuseas, fatiga, falta de aire, sensación de opresión pectoral, sudoración y mareos.

Se trata de una manifestación clínica relativamente común. Por ejemplo, estudios calculan que su incidencia (número de casos nuevos en un intervalo y población concretos) es del 2 % de adultos entre los 45 y 89 años y el 1,9 % de las mujeres de la misma edad. Cabe destacar que este signo se puede dividir en “angina de pecho estable” o “angina de pecho inestable”, según el patrón de aparición del dolor y la intensidad del mismo.

3. Arritmias

En este caso, estamos ante un trastorno de la frecuencia cardíaca. El corazón puede latir muy rápido (taquicardia), lento (braquicardia) o de forma irregular. Existen múltiples tipos de arritmias, pero todas tienen un motivo común: problemas con el sistema de conducción eléctrica del corazón. Este desbalance cardíaco puede tener su origen en diversas fuentes, desde estrés a enfermedades congénitas, pasando por ingesta de estimulantes, fármacos, niveles anormales de potasio en sangre o hipertiroidismo, entre otras muchísimas causas.

Fuentes médicas calculan que, en países como España, cerca de 1.000.000 de personas sufren algún tipo de arritmia cardíaca, lo que se traduce en 25.000 defunciones anuales. En otras regiones como Chile se calcula que hasta el 3 % de la población general presenta algún tipo de arritmia a lo largo de su vida.

2. Infarto de miocardio

Entramos en terreno peligroso, pues si bien las enfermedades hasta ahora descritas pueden suponer un riesgo potencial, su detección y tratamiento pueden atajar surgencias más graves. El infarto de miocardio es, junto a la angina de pecho, una cardiopatía isquémica (ya vista anteriormente). Esto es, una enfermedad provocada por el deterioro y la obstrucción de las arterias del corazón.

El infarto de miocardio, a diferencia de otras patologías como la hipertensión, sí que tiene unos motivos subyacentes de aparición de sobra conocidos en muchos casos. La falta de bombeo sanguíneo por parte de las arterias suele deberse a placas de colesterol, lípidos o células inflamadas, por lo que ya podemos empezar a intuir por dónde van los tiros.

A pesar de que cualquier persona a cualquier edad pueda sufrir un infarto de miocardio, existen factores que predisponen su aparición. Por ejemplo, más de dos tercios de los pacientes con enfermedad coronaria tienen sobrepeso u obesidad. Así pues, se considera que la obesidad es el factor de riesgo más común en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio.

Se calcula que 17,5 millones de personas murieron por enfermedades cardiovasculares en el año 2012, de las cuales, el 80 % son prevenibles. En la otra cara de la moneda observamos que más de 650 millones de seres humanos repartidos por todo el globo son obesos. Desde luego, la correlación se explica por sí misma.

Infarto miocardio

1. Aneurisma

Un aneurisma se produce cuando las paredes arteriales se debilitan y se inflaman o abomban de forma anormal en alguna zona en concreto del cuerpo. Sin duda, uno de los lugares más comunes para un aneurisma es el cerebro, y sus efectos sobre el paciente pueden ser devastadores.

La rotura de un aneurisma, es decir, momento en el que la arteria abombada revienta, es una de las causas de muerte súbita más comunes. Por desgracia, muchos de los pacientes que sufren este padecimiento ni siquiera llegan a recibir atención médica, pues estudios subrayan que del 20-26 % de los afectados por una Hemorragia subaracnoídea (HSA) derivada de aneurisma no sobreviven hasta la llegada al hospital.

Para echar aún más leña al fuego, la prevalencia de las aneurismas craneales a nivel general es reseñable. Se calcula que una persona sin ningún tipo de factor de riesgo presenta de un 2-3 % de probabilidades de sufrirla alguna vez en su vida. Desde luego, estamos ante un padecimiento letal que hiela la sangre de hasta los más profesionales.

Resumen y consideraciones finales

Es posible que más de uno haya experimentado un nudo en la gargabta o sudoraciones excesivas leyendo las líneas aquí presentadas. En primer lugar, es necesario hacer un llamamiento a la calma: la esperanza de vida en países como Reino Unido o Estados Unidos ronda los 80 años de edad. Sí, la lista de enfermedades cardíacas más comunes puede incitar a la preocupación y la hipocondría, pero debemos tener una cosa clara: casi todas las enfermedades son tratables y prevenibles, y las estadísticas citadas hasta ahora suelen reflejar fallos cardíacos en personas ancianas que ya están “preparadas para partir”.

Así pues, esta información resulta meramente divulgativa, y en ningún momento es nuestra intención que un lector piense que tiene una angina de pecho al sufrir un dolor torácico. Desde gases hasta ansiedad, muchos malestares para nada graves se pueden confundir con un desajuste del corazón. Así pues, informarse siempre es bueno, pero con cabeza y sin realizar un autodiagnóstico continuo.

Referencias bibliográficas

  • ¿Cuál es la enfermedad que causa más muertes en el mundo? OMS. Recogido a 19 de octubre en https://www.who.int/features/qa/18/es/
  • Aneurisma, medlineplus.gov. Recogido a 19 de octubre en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001122.htm#:~:text=Los%20defectos%20en%20algunas%20de,El%20cerebro%20(aneurisma%20cerebral)
  • Arritmias, mayoclinic.org. Recogido a 19 de octubre en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/angina/symptoms-causes/syc-20369373
  • Basiero, A. B., & Bardají, A. (2010). Epidemiología de la angina estable. Revista española de cardiología suplementos, 10, 3B-10B.
  • Fiedler-Velásquez, E., & Gourzong-Taylor, C. (2005). Epidemiología y patogenia de la hipertensión arterial esencial, rol de angiotensina II, óxido nítrico y endotelina. Acta Médica Costarricense, 47(3), 109-117.
  • Hipertensión, Mayoclinic.org. Recogido a 19 de octubre en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/high-blood-pressure/symptoms-causes/syc-20373410
  • Infarto de miocardio, cardioalianza. Recogido a 19 de octubre en https://cardioalianza.org/las-enfermedades-cardiovasculares/infarto-de-miocardio/
  • Prevención y control de las enfermedades cardiovasculares, OMS. Recogido a 19 de octubre en https://www.who.int/cardiovascular_diseases/es/
  • Vigueras, R., Vigueras, S., & Luna, F. (2003). Aneurismas Cerebrales: Caracterización de los datos encontrados en un protocolo de seguimiento de un Hospital Regional. Revista chilena de neuro-psiquiatría, 41(2), 111-116.
Comparte:
¿Te ha gustado?
AZ Salud Logo
En AZ Salud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2020 AZ Salud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies