Soplo Cardíaco: causas, síntomas y tratamiento

Un soplo cardíaco es un sonido silbante producido por la sangre que fluye de forma anormal a través de las válvulas de corazón. No indican necesariamente la existencia de problema de salud, especialmente en los niños. Veamos sus bases clínicas.

soplo-cardiaco

En casos normales, un latido regular del corazón produce dos sonidos que se pueden escuchar a través de un estetoscopio -al abrirse y cerrarse las válvulas cardíacas-. En el caso de que exista algún tipo de condición que provoque que la sangre fluya de manera turbulenta, se puede escuchar lo que en el ámbito médico se conoce como soplo.

Un soplo es un sonido calificado como anormal y similar a un silbido o un remolino de aire. Los soplos cardíacos pueden estar presentes al nacer o desarrollarse más tarde en la vida. Estos son bastante comunes. De hecho, la mayoría de las personas han tenido un soplo cardíaco inocente en algún momento de su infancia. Existen distintos tipos de soplos cardíacos, algunos indican problemas de salud significativos, mientras que otros son inofensivos; por ejemplo, un soplo cardíaco inocente indica que el paciente no tiene enfermedad cardíaca y no requiere tratamiento.

Los soplos cardíacos requieren de la realización de más pruebas específicas para determinar los problemas subyacentes en el corazón o las válvulas que los originan. El tratamiento de los soplos depende de la causa y puede incluir la toma de medicamentos o la colocación de un catéter en la vena. En este artículo explicamos detalladamente en qué consiste un soplo cardíaco, sus causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es el soplo cardíaco?

El corazón es el encargado de recibir la sangre desoxigenada, mandarla a los pulmones para oxigenarla y devolverla al resto del cuerpo. Todo este proceso se realiza gracia a una serie de conductos (venas y arterias) y de válvulas. Existen 4 válvulas cardíacas principales, estas estructuras -que se cierran y se abren- permiten, en última instancia, que el flujo sanguíneo vaya por el camino correcto. Cuando las válvulas se cierran, producen dos sonidos: un "lub" y un "dub", que se pueden escuchar a través de un estetoscopio.

Si, en vez de un "lub" y un "dub", se escucha un sonido de silbido, de remolino o vaivén, esta anomalía se llama soplo cardíaco. La escucha de un soplo, a la hora de realizar una exploración cardíaca, significa que la sangre fluye de forma anormal a través de las válvulas del corazón. Además, los soplos cardíacos se clasifican en función del momento en que ocurren durante el latido.

El corazón se contrae para expulsar la sangre de los ventrículos y llevarla al resto del cuerpo. Esta contracción se conoce como sístole. El movimiento de relajación que permite que la sangre entre en el corazón se conoce como diástole. En función de en qué momento se detecta el soplo, este se pueden clasificar como:

  • Soplo sistólico: que ocurren cuando los ventrículos se contraen.
  • Soplo diastólico: este tipo de soplo ocurre en el momento contrario, cuando los ventrículos se relajan y se llenan de sangre.
  • Soplo continuo: los soplos cardíacos continuos ocurren tanto durante la sístole como durante diástole.

Así bien, los soplos diastólicos y continuos están más relacionados con problemas cardiovasculares. Aunque, todos los soplos cardíacos -incluidos los sistólicos- deben ser evaluados. Los soplos cardíacos pueden estar presentes al nacer o desarrollarse a lo largo de la vida de una persona. Existen dos tipos principales de soplos cardíacos: inocentes y anormales.

En un soplo cardíaco, la mayoría de veces, no reviste ninguna gravedad, se presentan en personas sanas que no tienen ningún problema cardíaco. Estos son denominados soplos cardíacos "inocentes" y no necesitan de ningún tipo de tratamiento. Pero, en algunos casos concretos, la detección de un soplo cardíaco puede significar la existencia de un problema cardíaco subyacente.

Los síntomas del soplo cardíaco pueden variar y pueden estar ausentes en el caso de un soplo inocente. La detección de un soplo cardíaco necesita de una evaluación por un especialista y de pruebas adicionales para determinar si se trata de un soplo benigno o necesita atención médica.

que-es-soplo-cardiaco

Causas

Un aumento de la frecuencia cardíaca hace que la sangre fluya rápidamente (y en mayor cantidad) a través del corazón, y esto incluye las válvulas. En el caso de los soplos cardíacos inocentes que no están relacionados con problemas de salud, estos pueden derivar de distintas condiciones: anemia, ejercicio, fiebre, pubertad o embarazo. Son condiciones que pueden modificar el flujo sanguíneo normal o la frecuencia de los latidos, y, por tanto, provocar el soplo.

Otras condiciones incluyen el exceso de hormona tiroidea, o la falta de glóbulos rojos, conocida como hipertiroidismo. También la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes arteriales (presión arterial), al salir del corazón, puede provocar un soplo. En el caso de los soplos cardíacos anormales, es decir, que derivan de una condición patológica, existen una serie de factores de riesgos, que incluyen:

  • Hipertiroidismo: agrupa los trastornos que produce demasiada hormona tiroidea (responsable del aumento del metabolismo)

  • Hipertensión pulmonar: la presión de la circulación que va hacia los pulmones, por las arterias pulmonares, es más alta de lo normal.

  • Síndrome carcinoide: este síndrome está relacionado con el cáncer intestinal. Del mismo modo, el lupus, la artritis reumatoide y otras condiciones médicas pueden aumentar el riesgo de sufrir un soplo cardíaco.

  • Endocarditis: la endocarditis es una infección (inflamación) de la membrana interior que recubre el músculo cardíaco. Cuando las bacterias de la boca u otros lugares ingresan al torrente sanguíneo, pueden provocar endocarditis.

  • Defectos de las válvulas cardíacas: cualquier condición que afecte las válvulas del corazón puede derivar en la presencia de un soplo cardíaco. Esto puede incluir estenosis, que restringe el flujo sanguíneo, o regurgitación, que no sella correctamente. Estas condiciones pueden ser congénitas y afectar a cualquiera de las válvulas, incluida la válvula mitral.

  • Problemas en la conducción del flujo cardíaco: las derivaciones cardíacas ocurren cuando hay un flujo sanguíneo anormal entre las cámaras del corazón o los vasos sanguíneos. Además de los agujeros en el corazón, también llamados defectos septales, las derivaciones cardíacas pueden deberse a problemas congénitos en el torrente sanguíneo. Existe un tipo de problema congénito específico llamado conducto arterioso persistente. Este se produce cuando la abertura entre la aorta y la arteria pulmonar no se cierra, como debería, después del nacimiento.

  • Condiciones del embarazo: Durante el embarazo, un bebé puede desarrollar soplos cardíacos debido a enfermedades o infecciones que contrae la persona gestante. Por ejemplo, en el caso de las personas gestantes con diabetes no controlada, estas corren un mayor riesgo de transmitir defectos a sus hijos. El alcohol, o la toma de ciertos medicamentos o drogas, también puede causar defectos cardíacos en el feto en desarrollo.

  • Fiebre reumática: en países desarrollados como el nuestro, la fiebre reumática es rara. Sin embargo, esta enfermedad puede desarrollarse en pacientes con faringitis estreptocócica que no ha sido tratada de inmediato o por completo. Y puede causar daños graves a las válvulas del corazón.

  • Calcificaciones en las válvulas: con la edad el tejido que rodea las válvulas se calcifica. Esto significa que debido a la acumulación de calcio, las válvulas se endurecen. Esto, en última instancia, reduce la apertura de las válvulas y dificulta el paso de la sangre a través de ellas. Las calcificaciones, aparte de con la edad, están estrechamente relacionadas con nuestra forma de alimentarnos. Se ha demostrado que los productos precocinados, la leche de vaca hiperhormonada, y las grasas trans (que cada vez están más presentes en nuestra alimentación), son una de las causas de calcificación temprana de las válvulas.

Síntomas

Tal y como hemos visto, la mayoría de soplos cardíacos “inocentes” no provocan ningún síntoma. Generalmente, estos se descubren durante un examen médico rutinario y no revisten mayor importancia. Pero, en casos más graves, aunque siempre dependiendo de la causa subyacente del soplo (ya que el soplo solo es un signo, no es una patología en sí misma) se pueden experimentar síntomas como:

  • Cianosis (tono azulado de la piel)
  • Tos persistente
  • Palpitaciones cardíacas
  • Dolor u opresión en el pecho.
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Síncope o debilidad.

Un recién nacido puede presentar síntomas específicos, como:

  • Problemas para alimentarse
  • Retraso en el crecimiento
  • Cianosis en respuesta al ejercicio físico
  • Dificultad para respirar
  • Nerviosismo excesivo
sintomas-soplo-cardiaco

Tratamiento

La mayoría de soplos cardíacos son “inocentes” y no necesitan ningún tipo de tratamiento y no son motivo de preocupación. Pero, dependiendo de la causa subyacente del soplo, este puede necesitar algún tipo de tratamiento. En el caso de la anemia, se pueden administrar suplementos de hierro, o también para el hipertiroidismo existen fármacos que pueden tener un efecto de relajación de la glándula tiroides. En el caso de que exista un defecto grave en alguna de las válvulas cardíacas, se puede hacer una cirugía para corregirla o sustituirla.

Aunque los soplos cardíacos pueden no ser graves, siempre es necesario controlarlos por un especialista para excluir la presencia de condiciones más peligrosas. Esto necesita de la realización de pruebas más exhaustivas y un diagnóstico diferencial, ya que, tal y como hemos visto, el soplo puede responder a numerosas y diversas causas subyacentes. Además, cualquier persona debe acudir al médico si presenta debilidad muscular o se siente continuamente mareada, presenta disnea (dificultad para respirar), o acumula líquido en tobillos y piernas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies