Los 3 tipos de bachillerato (y sus salidas)

El bachillerato es un momento importante en la vida del alumno, pues aquí comienza su especialización y es la última puerta antes de entrar en la universidad. Te mostramos sus modalidades.
Tipos bachillerato

El ciclo formativo puede ser un verdadero desafío. Diversos estudios calculan que, únicamente estudiando, un ser humano utiliza 3 años íntegros, con sus 24 horas incluídas. Básicamente, desde que nacemos hasta que cumplimos la mayoría de edad nos encontramos en un camino sobre raíles: primaria, secundaria y bachillerato, etapas de educación con sus características y desafíos propios que nos moldean, en parte, para una vida en el ambiente laboral.

Aun así, una vez se termina 4 de la ESO, llega el primer momento de decisión personal: a este le sucede el Bachillerato, una enseñanza postobligatoria que dura dos años y cuyo ingreso se produce, normalmente, a la edad de 16. Es momento de elegir, pues esta modalidad estudiantil se divide en 4 ramas diferentes que, en cierto modo, determinan el futuro del estudiante.

Seas un padre o un alumno adolescente: no te preocupes. La elección del bachillerato es importante, pero no condiciona ni mucho menos el futuro laboral de quien lo cursa. ¿Sabías que, en ciertos países, se estima que hasta ⅔ de los trabajadores no ejercen de la labor para que se les preparó en su grado universitario? Con esto queremos decir que la autorrealización viene en muchas formas, independientemente del camino tomado. Sin preocupaciones, te contamos los 3 tipos de bachillerato en las siguientes líneas.

¿Qué es el bachillerato?

Según el portal Oxford Languages, el bachillerato se define como “el conjunto de estudios, posterior a la educación secundaria obligatoria, que capacita para el acceso a la universidad”. Se trata de un periodo formativo no obligatorio pues, a partir de los 16 años (edad que corresponde normalmente a la finalización de 4 de la ESO), el estudiante es libre de dejar el instituto.

A día de hoy, existen una serie de asignaturas obligatorias para todas las modalidades de bachillerato, así que las ramas no son tan diferentes como en un principio se podría esperar. Por ejemplo, en España, en primero de bachillerato todos los alumnos deben cursar los siguientes bloques:

  • Lengua castellana y literatura I: sintaxis, redacción e historia de la literatura en base al lugar de origen se incluyen en este bloque. La lengua es de uso universal y, por tanto, todo alumno debe formarse en ella.
  • Ciencias para el mundo contemporáneo: básicamente, lo que en un pasado conocíamos como biología, solo que enfocado a la genética, el origen de la vida y todo lo que rodea el mundo de la ciencia actual.
  • Educación física: el ejercicio es esencial en la vida de cualquier ser humano y, por tanto, obligatorio en cualquier ciclo formativo básico.
  • Filosofía: un repaso general por los autores filósofos más importantes de la historia, entre otras cuestiones que incluyen el pensamiento crítico y el desarrollo de las ideas propias.
  • Primera lengua extranjera: en general, en este bloque se engloba el estudio del inglés, tanto hablado como escrito y leído.
  • Segunda lengua extranjera: en este caso, se suele elegir entre el francés y alemán.
  • Religión/ Historia y Cultura de las Religiones (HCR): la segunda modalidad engloba religiones más allá del cristianismo, como el Islam o el judaismo.

Como puedes observar, elijas la rama que elijas, no te vas a librar de la sintaxis, de los reyes católicos o de la genética. Por suerte o por desgracia, todos estos conocimientos se consideran básicos para el desarrollo del individuo en la sociedad moderna y, por tanto, son de índole obligatoria.

¿Qué tipos de bachilleratos hay?

Con este largo prefacio hemos querido dejar claro que, efectivamente, esta elección no es tan importante. Sí que tiene cierto peso pues, por ejemplo, para poder presentarte al examen de ciertas asignaturas en la prueba de acceso para la universidad (ahora conocida como EVAU), lo más recomendable es que hayas cursado durante el bachillerato los ciclos pertinentes que te preparen para ello.

A continuación, te presentamos las 3 ramas diferentes de bachillerato. No tardaremos mucho pues, como habrás podido observar, el grueso de las asignaturas son comunes para todas las variantes. Vamos a ello.

1. Ciencias y tecnología

Como su propio nombre indica, esta modalidad es la ideal para aquellos estudiantes que quieran desembocar en el mundo de la investigación y todas sus vertientes (tanto públicas como privadas): química, física, biología y tecnología son las especialidades que te brindará esta rama del bachillerato.

Dentro de él, existen dos vertientes al llegar a primero de bachillerato: la de ciencia y la de tecnología. Entre ambas, solo varía una cosa: en una se imparte biología y geología y, en la otra, tecnología industrial. Por otro lado, los dos bloques tienen como asignaturas obligatorias física y química.

Sin duda, esta es la opción más viable en lo que a empleabilidad y utilidad social objetiva se refiere. No es cuestión de opinión, pues los números hablan por sí solos: la tasa de paro de los ingenieros electrónicos es de un 0,9 %, es decir, solo 1 de cada 100 graduados no tienen trabajo. La medicina, la ingeniería computacional, la nutrición humana o las ingenierías industriales también son carreras con una tasa de empleabilidad desorbitada.

Bachillerato científico

2. Humanidades y ciencias sociales

Si lo tuyo es la sociología, periodismo, filología o cualquier carrera y puesto de trabajo que encuentre su respuesta entre libros o letras, este es tu lugar. El bachillerato de humanidades y ciencias sociales comprende otras dos variantes: humanidades y ciencias sociales.

En la primera de las variantes, encontrarás asignaturas como literatura universal, latín y griego. Por otro lado, las ciencias sociales se centran más en historia del mundo contemporáneo, economía de la empresa y matemáticas aplicadas a las ciencias sociales. Todo esto es en primero de bachillerato, pues en segundo la cosa cambia un poco y existen más ramas ligeramente diferentes entre ellas.

Bachillerato letras

3. Bachillerato de artes

Entramos en terreno delicado, pues el bachillerato de artes es el lugar donde entran en conflicto la pasión y la previsión de futuro. No decimos que sea imposible ganarse el pan con la creatividad y el pincel, pero sí que, desde luego, es un camino mucho más rocoso y escarpado que en el caso de los que deciden estudiar informática. El bachillerato de artes se escinde en dos grandes ramas: artes plásticas, imagen y diseño y artes escénicas, música y danza.

Cada una de estas modalidades tiene asignaturas propias, que también se diferencian aún más una vez llegas a segundo de bachillerato. Se trata de una opción muy completa para aquellos que busquen la expresión y retribución monetaria a través del arte pero, desde luego, las opciones laborales son más reducidas.

Bachillerato artes

Una reflexión final necesaria

Esto es una realidad: las personas que se dedican a la ingeniería electrónica tienen un 97,5% de probabilidades de encontrar trabajo nada más salir del grado, mientras que las carreras como literatura y filosofía se presentan con una tasa de paro de casi el 20%, sin contar con los alumnos que las han dejado antes de terminar el ciclo formativo.

Puedo ponerme personal y hablar al lector de tú a tú en estas líneas finales, pues yo también soy joven y me he encontrado con estos dilemas anteriormente en mi vida. El mejor consejo que puedo ofrecer ante la duda, es el siguiente: lo más adecuado es buscar un equilibrio entre la vocación y la utilidad.

Es necesario informarse sobre el panorama global del país de residencia (si es que planeas quedarte en él) antes de elegir un camino vital y, sobre todo, responder a una pregunta: ¿cuáles son mis aptitudes y qué parte de la sociedad se puede beneficiar de ellas? Existe un equilibrio real entre la pasión y la utilidad, y es en él donde, en mi opinión, se encuentra la felicidad y la autorrealización. Un profesional puede ejercer como tal en muchísimos campos diferentes, así que es necesario pensar detenidamente antes de elegir un camino.

Resumen

Así pues, te hemos presentado de forma rápida y sencilla los 3 tipos de bachillerato existentes, al menos a nivel europeo. Aunque dictaminen en cierto modo el camino profesional del alumno, siempre se debe tener en cuenta que muchas de las asignaturas son compartidas y que, por suerte o por desgracia, casi todos pasamos por un ciclo formativo muy similar hasta que llegamos a la universidad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies