¿Es normal llorar a menudo? Y las causas más frecuentes del llanto

La mayoría de las personas vinculamos el llorar con sentimientos negativos, como la tristeza. Sin embargo, las ganas de llorar pueden aparecer incluso sin motivo aparente. Veamos las causas más frecuentes.

es-normal-llorar-a-menudo

Cuando nacemos, el llanto es una forma de transmitir a las personas que nos cuidan nuestras necesidades básicas. El llanto puede ser un signo de que estamos mal, qué necesitamos dormir, que tenemos hambre, o que estamos enfermos. Y gracias a este, nuestra madre o padre vendrá a atendernos. Al llegar a una edad más adulta, aunque cómo pensamos la mayoría de nosotros, en muchas ocasiones el llanto es muestra de tristeza o dolor, no solo indica la presencia de sentimientos negativos.

Llorar es una forma de mostrar nuestras emociones más profundas, ya sean estas positivas (como presenciar el nacimiento de un nuevo miembro de la familia) o negativas (como la muerte de un familiar o de un ser querido). Por otro lado, todos en alguna ocasión hemos soltado alguna lágrima de forma involuntaria, esto ocurre porque, además de las lágrimas emocionales, existen otros dos tipos de lágrimas: las lágrimas basales (las que generan automáticamente nuestros ojos para mantenerse húmedos y limpios para permitirnos ver), y las lágrimas reflejas (que son las que surgen a causa de algún componente o estímulo externo, como cuando pelamos una cebolla, o miramos de forma directa al sol).

En este artículo nos centramos en explicar las lágrimas emocionales, por qué ocurre el acto de llorar, y las causas más frecuentes que pueden provocar que alguien llore de forma habitual.

Causas frecuentes que provocan que alguien llore a menudo

Lo primero, si has llegado a este artículo porque te estás preguntando por qué lloras tanto, tienes que saber que no eres la única persona a la que le pasa, muchas personas lloran de forma habitual. Llorar es la forma que tiene nuestro organismo de liberar emociones y procesar situaciones difíciles. Aun así, al igual que para otro tipo de mecanismos fisiológicos, existen personas que tienen más facilidad para llorar que otras.

Así bien, las personas que tienen dificultades para llorar suelen contar con otras maneras de liberar las emociones. Sin embargo, si últimamente has llorado más de que de costumbre, puede que sea porque te estás enfrentando a algún desafío concreto que es causa de estrés o de tristeza. Así bien, existen otros muchos factores que pueden provocar que lloremos con más frecuencia que de costumbre, estos incluyen:

1. Emociones acumuladas

A veces, cuando se tienen muchas cosas que hacer, puede ser difícil gestionar nuestros sentimientos sobre algunas situaciones que afectan a nuestro estado de ánimo. Esto provoca que nuestras emociones se acumulen sin saberlo y se desborden de forma repentina e interminablemente.

Si somos conscientes de que lloras espontáneamente y sin motivo aparente, es importante dedicar tiempo para el cuidado personal, esto incluye: poner atención sobre nuestro propio cuerpo y nuestras necesidades, sesiones de relajación y meditación o simplemente tomar un baño caliente. Y si aun así el problema persiste, es recomendable que nos pongamos en contacto con un psicólogo o terapeuta para obtener apoyo profesional.

causas-llorar

2. Empatía emocional

A través de las neuronas espejo, los seres humanos podemos expresar la misma respuesta emocional de alguien cercano. La presencia de esta “empatía emocional” puede hacer que las personas lloren con más frecuencia cuando pasan tiempo con personas que lloran más que ellas. Pero no solo eso, así bien pasar tiempo con personas emocionales también puede hacer que seamos más empáticos y nos pongamos en sintonía con los sentimientos de los demás. En el caso de que seamos nosotros “la persona emocional”, puede que hayamos sido conscientes de este efecto en una persona de nuestro entorno que se ha convertido en alguien cercano gracias al desarrollo de esta empatía.

3. Asociaciones aprendidas

Las experiencias que hemos vivido se convierten también en una forma de asociaciones aprendidas a lo largo de nuestra vida. Esto significa que si hemos asociado ciertos momentos, canciones o películas a un sentimiento de tristeza o llanto, nuestro cuerpo ya está preparado para generar el llanto cuando se recreen esos momentos, o volvamos a ver cierta película o escuchar cierta canción.

Esto, obviamente, no ocurre únicamente con los sentimientos negativos, también puede ocurrir que haya una canción que nos transporte a un viaje significativo y que automáticamente, al volver a escucharla, recordemos momentos y nos invada la emoción, que nos lleve a derramar lágrimas, pero en este caso de felicidad.

4. Neuroticismo

El neuroticismo o inestabilidad emocional, es un rasgo del temperamento que se asocia a los trastornos emocionales. Esta característica se explica por experimentar emociones centrales con más frecuencia e intensidad que el resto. Cuando una persona tiene altos niveles de neuroticismo , se puede decir que es una persona hipersensible. Esto hace que la reacción a ciertas situaciones que provocan sentimientos como la tristeza, en estas personas se exprese con más intensidad. En consecuencia, por lo general estas personas lloran más a menudo porque experimentan unas emociones más fuertes y profundas.

5. Personalidad

La personalidad propia de cada persona agrupa el conjunto de comportamientos, rasgos y cogniciones. Sabemos que cada persona tiene su personalidad única, que se diferencia del resto; sin embargo, hoy por hoy, los científicos no han llegado a establecer de forma clara qué características específicas en la estructura o fisiología del cerebro conducen a las diferencias en la personalidad.

Una explicación de estas diferencias, es que pueden deberse a diferencias neuroanatómicas causadas por la genética, por ejemplo, si alguien está particularmente ansioso, es porque su amígdala es diferentemente sensible. Lo que sí sabemos con certeza es que estas diferencias biológicas pueden afectar a la personalidad y, también, a la sensibilidad emocional de una persona. Esto, en última instancia, puede desencadenar más lágrimas.

6. Socialización

Cómo es socializada una persona influye enormemente en la forma en la que muestra sus sentimientos, esto incluye las lágrimas. Por ejemplo, en la sociedad en la que vivimos, las mujeres tienen más libertad a la hora de mostrarse vulnerables y llorar delante de otras personas. Por el contrario, los hombres tienden a esconder y reprimir sus sentimientos y emociones para no sentirse débiles, ya que, según nos han educado, ellos no deben llorar, mientras que las mujeres, al ser sensibles, sí pueden hacerlo.

Esta diferencia de socialización ocurre en la infancia temprana. Desde que somos pequeños hemos visto como cuando un niño (varón) experimentaba un sentimiento negativo por alguna razón (como, por ejemplo, perder un juguete) se le decía la frase “los niños no lloran”, mientras que el mecanismo para que una niña dejase de llorar era distinto, quizás más cercano y compasivo. Esta es la misma explicación por la que se piensa que una mujer, por norma, va a entender mejor a alguien que habla de sus sentimientos y va a saber darle mejores consejos.

7. Trauma temprano

Otra de las causas que provocan que alguien llore a menudo es la de haber sufrido un trauma en la infancia. Las personas que durante su niñez se han visto expuestas a un evento traumático extremo pueden llorar más de lo que se considera normal. Estas personas reaccionan a través del llanto, incluso cuando los eventos estresantes son menores o sin importancia. Las personas traumatizadas presentan a menudo la misma respuesta somática dramática que cuando se trata de un acontecimiento mayor. Esto se debe a que su cuerpo reacciona al estrés o la ansiedad siempre de la misma manera, independientemente de la magnitud de lo sucedido.

8. Estrés

El estrés también es otra causa común que tiene como consecuencia el aumento del llanto habitual. Las personas sometidas a un gran cantidad de estrés en un momento determinado de su vida, pueden dejar de controlar la forma en la que muestran sus emociones o sentimientos, y en última instancia, llorar más habitualmente. Además, el estrés aumenta los niveles de la hormona cortisol, y esto puede influir en aumentar la hipersensibilidad ante una situación difícil.

depresion-lloro

9. Depresión

La depresión se diagnostica a través de un estado de ánimo alterado indicado por tristeza persistente, apatía o entumecimiento. Estos síntomas pueden provocar un llanto inusual, cambios en el sueño, fatiga y cambios en el interés. Sí estamos experimentando un cambio en el llanto que corresponde a nuestro estado de ánimo actual, es importante considerar la depresión como desencadenante. De ser así, es fundamental que nos pongamos en contacto con un psicólogo o terapeuta para obtener apoyo profesional.

10. Ansiedad

Los trastornos de ansiedad, al igual que el estrés o la depresión, pueden derivar en un aumento del llanto y una prolongación de sentimientos negativos como la tristeza o la irritabilidad. Además, debemos tener en cuenta que el trastorno de ansiedad es mucho más común de lo que nos podemos imaginar, pero, como en muchas ocasiones todas las personas sentimos algunos episodios cortos de ansiedad, no somos conscientes de cuando estos episodios devienen patológicos.

11. Síndrome pseudobulbar

El síndrome pseudobulbar es una enfermedad neurológica que afecta a nuestras emociones. Se caracteriza por la expresión de risa o de llanto de forma involuntaria, exagerada e incontrolable. El síndrome pseudobulbar está causado por una lesión cerebral que afecta a la parte del cerebro que controla las emociones, ya sea un derrame cerebral, una lesión orgánica u otras, como por ejemplo la demencia.

Lo que ocurre con esta enfermedad es que las funciones cerebrales se desarrollan de forma anómala. Podemos entender mejor cómo se manifiesta el síndrome pseudobulbar si nos fijamos en el personaje del Joker creado por DC Comics, quien se supone que sufre esta enfermedad neurológica. Aunque en el caso del Joker lo que más nos llama la atención es la risa, el síndrome pseudobulbar también puede causar el llanto repentino.

En conclusión, como hemos explicado, existen muchas causas distintas que explican que alguien llore de forma más frecuente de lo habitual. En algunas ocasiones simplemente forma parte de la propia personalidad de la misma, o de la forma en la que la misma expresa sus emociones. En otras puede deberse a la presencia subyacente de un fuerte sentimiento de tristeza; si nos encontramos en esta situación, lo mejor es apoyarnos en nuestro entorno cercano y, si persiste, acudir a un profesional cualificado.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies