¿Cómo tratar a un familiar con Alzheimer? En 7 consejos

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que cursa con pérdida de memoria y problemas conductuales. Cuidar de un familiar con esta patología no es sencillo, por lo que hay que seguir unas pautas básicas.

como-tratar-familiar-con-alzheimer

Es cierto que la esperanza de vida ha aumentado fuertemente en el último siglo, esto ha hecho también que lo hagan ciertas enfermedades ligadas a la edad. Entre las afecciones más conocidas que afectan a la población mayor se encuentra la enfermedad de Alzheimer.

Las cifras de Alzheimer y demencia son realmente altas. Actualmente, a nivel mundial hay 50 millones de personas que sufren de demencia, una cifra que equivale a la de la población española. Cada año se registran unos 10 millones de nuevos casos. Se estima que entre el 5 y el 8 por ciento de la población general de más de 60 años o más sufrirá demencia en algún momento de su vejez. Cada 7 casos de demencia son causados por la enfermedad de Alzheimer.

Muchas personas se convertirán en algún momento de su vida en cuidadoras o tendrán que dar apoyo a familiares o personas cercanas con demencia. En este artículo expondremos una serie de consejos propuestos por especialistas para ayudar a las personas que viven con Alzheimer.

¿Qué es el Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral en el cual el paciente va perdiendo poco a poco la memoria y la capacidad de razonar, hasta que es incapaz de realizar cualquier tipo de tarea. Normalmente, el Alzheimer aparece en personas que sobrepasan los 65 años y se asocia con la edad avanzada. Es las causa más frecuente de demencia en la población mayor.

La demencia es la pérdida de la capacidad cognitiva (pensar, recordar y razonar) y otras habilidades conductuales hasta el punto de afectar la vida y las actividades diarias de una persona. La gravedad de la demencia puede variar desde un ligero deterioro de la función hasta la completa dependencia de los demás para las actividades diarias.

Alois Alzheimer fue el primero en observar la enfermedad de Alzheimer en 1906; observó cambios morfológicos importantes en el cerebro de una mujer que había muerto de una extraña y hasta entonces desconocida enfermedad mental. Entre los síntomas de la paciente se describían la pérdida de memoria, dificultades con el lenguaje y un comportamiento impredecible.

El doctor Alois Alzheimer estudió el cerebro de la mujer después de su muerte y descubrió que contenía dos cambios significativos: placas amiloides, que son grandes cúmulos anormales, y ovillos neurofibrilares, que son haces de fibras enredadas. Junto con las placas y los ovillos de tau, en el cerebro también se observaba la pérdida de conexiones neuronales (los mensajes se transmiten entre las neuronas, conectando diferentes partes del cerebro y el cuerpo y los órganos).

Hoy por hoy, el Alzheimer no tiene cura y la ciencia sigue estudiando las diferentes alteraciones cerebrales que se derivan de la enfermedad de Alzheimer. Los cambios en el cerebro comienzan mucho antes de que los síntomas de la enfermedad de Alzheimer sé vuelvan visibles. Durante esta etapa temprana de la enfermedad, el cerebro sufre alteraciones complicadas: las acumulaciones anormales de proteínas forman marañas de tau y placas de amiloide; además, las neuronas sanas pierden función, conexiones y eventualmente mueren.

El Alzheimer afecta al cerebro de muchas formas complejas. La enfermedad comienza a dañar el hipocampo y la corteza entorrinal (partes del cerebro necesarias para la formación de la memoria) y, a medida que avanza la enfermedad, mueren más neuronas, lo que hace que otras partes del cerebro se vayan encogiendo. En la etapa final de la enfermedad de Alzheimer, el daño es generalizado y el tejido cerebral ha disminuido significativamente de tamaño.

El Alzheimer suele afectar principalmente a la capacidad de memoria en sus primeras etapas, las personas no son capaces de recordar eventos o conversaciones recientes. A veces, las personas que experimentan más problemas de memoria de lo normal para su edad tienen DCL (deterioro cognitivo leve), que es una afección en la que los síntomas no son suficientes para afectar su vida diaria. Las personas experimentan diferentes cambios desde el principio con la enfermedad de Alzheimer, no solo problemas de memoria; algunos tienen problemas con el lenguaje, el procesamiento visual, la comprensión espacial o su capacidad para tomar decisiones, que pueden ser signos tempranos de la enfermedad.

que-es-alzheimer

¿Cómo ayudar a una persona que sufre Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad que empeora con el tiempo. Desde los primeros síntomas de demencia, donde se dan pérdidas de memoria leves y dificultad para recordar momentos recientes, hasta la perdida de las capacidades cognitivas. En las últimas etapas de la enfermedad, las personas afectadas de Alzheimer son incapaces de mantener una conversación y realizar tareas sencillas de la vida cotidiana, como atarse los cordones de los zapatos.

Debido a la dependencia que causan los síntomas, el papel del entorno es fundamental para el bienestar de las personas con Alzheimer. Veamos como podemos ayudar a un familiar o persona cercana que vive con la enfermedad de Alzheimer.

1. Establecimiento de rutinas positivas

La enfermedad de Alzheimer y sus síntomas pueden resultar muy frustrantes para el paciente, que ve como poco a poco va perdiendo facultades y se vuelve dependiente. Para limitar las frustraciones y ayudar a una persona con demencia a mantener la calma, es importante dejarla, hacer cosas y tareas cotidianas, pero facilitándole la realización de las mismas. A veces, cuando las cosas se ponen difíciles, una persona que padece demencia puede enfadarse, por lo que puede ser útil limitar los desafíos y establecer rutinas.

Puede ser una buena idea realizar las tareas dependiendo de la energía, algunas cosas son más fáciles de hacer cuando la persona está más descansada y atenta durante la mañana, como los baños o las citas con el médico. Aunque la rutina es importante, otra buena idea es permitir cierta flexibilidad para las cosas que surgen espontáneamente o si el día es muy difícil.

como-ayudar-persona-con-alzheimer

2. Fomentar la independencia

Es importante que los pacientes diagnosticados con Alzheimer hagan todo lo que puedan por su cuenta, con la menor ayuda posible. Esto puede ser más fácil, por ejemplo, anticipándose, ver qué tareas llevarán más tiempo que antes y agregando más tiempo para su realización. También se pueden dar opciones, por ejemplo, a la hora de vestirse, permitirle elegir entre dos mudas. Se pueden facilitar las cosas ofreciendo señales implícitas, como colocando la ropa en el orden correcto de vestirse.

3. Uso de una comunicación efectiva

A las personas con demencia les va mejor cuando se les dan instrucciones claras y fáciles de entender, hay que intentar ser claro en la comunicación y comunicar el paso a paso necesario para la realización de las tareas. Reducir las distracciones favorece la concentración en las labores o durante las conversaciones; es mejor apagar la televisión cuando se come o evitar distracciones mientras se habla para ayudar a la concentración del paciente.

4. Establecer horarios de sueño

Es esencial una buena higiene del sueño. La hora de la siesta debe ser limitada, no deben tomar varias siestas largas a lo largo del día, ya que las personas pueden confundir el día con la noche y perder la noción del tiempo.

como-ayudar-familiar-con-alzheimer

5. Ser flexible con la enfermedad

El Alzheimer es una enfermedad progresiva. Es importante, ajustar la rutina y las expectativas según sea necesario para reducir la frustración de una persona con demencia. Por ejemplo, si la persona quiere usar la misma ropa todos los días, puede disponer de varias mudas idénticas, si no quiere bañarse, se puede considerar reducir la frecuencia de los baños.

6. Apoyarse en el entorno cercano

Compartir el diagnóstico de la enfermedad con familiares y amigos, no es solo importante para la persona, sino también para los cuidadores principales. Todos los miembros de la familia de las personas que tiene la enfermedad de Alzheimer deben saber en qué consiste y de qué forma pueden ayudar. Cosas como preparar la comida, llamar a la persona con Alzheimer, ayudar con las reparaciones del hogar u ofrecerse a pasar un rato pueden aliviar la carga que supone la enfermedad para las personas que conviven o son las principales responsables.

7. Informar al entorno cercano del paciente sobre la enfermedad

Cuando a alguien se le diagnostica la enfermedad de Alzheimer, las personas muy cercanas a ellos pueden preguntarse cómo y cuándo informar a sus familiares y amigos. Las personas a menudo pueden ver que algo es diferente en la persona, por lo que es bueno que todo el entorno próximo sepa lo que está sucediendo y evitar confusiones o malentendidos. Aunque pueda preocupar el cambio de trato y las consecuencias del diagnóstico, es importante crear un entorno seguro para el paciente.

Cuando sea el momento adecuado, es importante informar a la gente próxima sobre la enfermedad de Alzheimer, saber qué significa y ayudarlos a entender. Tampoco hay que preocuparse sobre cómo comunicarlo de la mejor manera, como en muchos otros casos de diagnósticos complicados, no existe una forma correcta de hacerlo, cada persona lo hará de la forma que lo sienta y necesite.

Es importante compartir información, sitios web, artículos y hablar con familiares y amigos sobre la enfermedad de Alzheimer y sus efectos sobre la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

ayudar-persona-con-alzheimer

Conclusión

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad que afecta a la memoria y sistema cognitivo y va progresando con el tiempo, todavía no existe una cura. Las personas con Alzheimer se van volviendo cada vez más dependientes con el paso del tiempo, es importante comprender la enfermedad y los síntomas por parte del entorno cercano para el bienestar del paciente y también del mismo. Cuidar a alguien con Alzheimer es realmente duro, es importante informarse acerca de la enfermedad y sus síntomas, e informar a familiares y amigos para que entiendan lo que está pasando, pero también para poder apoyarnos en ellos y que sepan la forma en la que pueden ayudar.

Entre los consejos para tratar a alguien con la enfermedad de Alzheimer se encuentran el establecimiento de rutinas positivas, fomentar la independencia, usar una comunicación clara y concisa y una buena higiene del sueño. En todo momento, la flexibilidad es importante; algunos días serán más difíciles que otros y es probable que los síntomas de la enfermedad empeoren con el tiempo. Se debe encontrar un equilibrio entre lo que el paciente puede hacer, lo que quiere hacer y lo que realmente se debe hacer.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies