¿Cada cuánto tiempo debemos ducharnos? La ciencia nos da la respuesta

La frecuencia correcta del hábito de ducharse depende de distintas circunstancias. Así bien, el uso de jabón, el lugar donde vivimos y la edad determinan la cantidad de veces que es necesario lavarse a la semana.

cada-cuanto-tiempo-debemos-ducharnos

Una buena higiene es necesaria para el mantenimiento de la salud. Los hábitos de higiene ayudan a prevenir enfermedades y promueven un estilo de vida saludable. La ducha nos ayuda a relajarnos y mejora la autoestima. También este hábito favorece a nuestro sistema inmunológico al eliminar a dos de sus mayores enemigos de nuestra piel: la suciedad y los gérmenes. Además, gracias al agua y jabón eliminamos las toxinas acumuladas en el cuerpo y aumentamos la circulación sanguínea. En consecuencia, muchas personas consideran que las duchas son esenciales para la vida diaria.

Aunque, siempre ha existido cierta controversia en torno a la frecuencia ideal de baño. Este tema comúnmente vuelve a despertar interés, cuando una celebridad hace una nueva declaración frente a las cámaras sobre sus hábitos de higiene, o se publica un nuevo estudio que viene a rebatir las costumbres. Estas investigaciones se centran en dilucidar si las duchas diarias son o no saludables para la piel.

Un reciente estudio publicado por la Universidad de San Diego afirma que ducharse con demasiada frecuencia puede dañar la dermis, haciéndola más delgada y más susceptible a las infecciones. Por lo que las personas no deberíamos ducharnos todos los días. En cambio, el estudio recomienda ducharse en días alternos. En este artículo exponemos todas las teorías que rodean a la pregunta ¿Con qué frecuencia debemos ducharnos?

La frecuencia de la ducha, a debate

Un estudio del 2020 declaró a España como el país europeo más limpio en cuestión de duchas. Al parecer, los españoles pasan una media de 48 horas al año bajo el agua. Además, los datos ponen de manifiesto que los jóvenes tienden a elevar este promedio; el 50% de ellos se ducha una o más veces al día. También, como muestra la estadística, solamente un porcentaje bajo de los españoles -menos del 10%- se adhieren al tiempo de ducha recomendado por la Organización Mundial de la Salud, este es de 5 minutos. El tiempo medio en España es más del doble: pasan 12 minutos bajo la ducha cada vez que lo hacemos. Algunos creen que esta es la línea entre la higiene y el exceso de este.

Aunque no existen reglas unánimes que determinen la frecuencia con la que deberíamos ducharnos, es importante tener en cuenta que se deben evitar los casos extremos. Ducharse demasiado es tan poco saludable como hacerlo con muy poca frecuencia. En cambio, se debe optar por un término medio saludable. Este se considera aproximadamente de tres a cuatro veces por semana para la mayoría. Pero, cómo vamos a ver, todavía suscita controversias y distintos parámetros pueden influenciar esta frecuencia.

Algunas publicaciones y estudios científicos de Estados Unidos lideraron la moda de bañar a los bebés un día a la semana. Esto tuvo beneficios que no tenían que ver con la higiene; redujo el consumo de agua en todo el territorio norteamericano y no empeoró la salud de los niños. Al preguntar a los padres y madres españoles, estos estaban dispuestos a renunciar a la diversión de pasar tiempo con sus hijos en la bañera, pero no a los efectos terapéuticos del agua. Según estos, el baño es esencial para que sus hijos se duerman con más facilidad.

También en Norteamérica, mucha gente del mundo de Hollywood se muestra en contra de ducharse todos los días. Esta tendencia comenzó con la pareja formada por Ashton Kutcher y Mila Kunis. Aunque, ambos actores mantienen un mínimo nivel de higiene: Kutcher ha declarado que solo usa jabón para limpiar su cuerpo una vez a la semana y que solo bañan a sus hijos si les ven suciedad en la piel, ya que no ven sentido a hacerlo más allá de eso.

cada-cuanto-hay-que-ducharse

El actor Jake Gyllenhaal también ha sido particularmente elocuente sobre su falta de duchas diarias. Este declaró que se lava las axilas y la entrepierna todos los días, pero no pasa por debajo del agua. La actriz Kristen Bell explicó en una entrevista, que solo se baña cuando su cuerpo se lo pide de forma natural; es decir, gracias al olor. Ella asegura que es la forma de saber si tiene alguna bacteria en el cuerpo que debe eliminar.

Muchas personas utilizan los términos relajación o tonificación cuando se refieren a duchas o baños. A menudo, la ducha se utiliza no solo como método de limpieza, sino para relajar los músculos tensos o despertarse antes de salir por la noche después de un largo día de trabajo. Y es una de las principales razones por las que las personas toman más de una ducha diaria.

Como vemos, existen dos bandos cuando se trata de la frecuencia de las duchas. El primer extremo está formado por las personas que afirman que la gente no debe ducharse más de una vez por semana. El otro extremo ama la ducha y cree que se puede lograr la máxima relajación y energía utilizando los productos adecuados. Sin embargo, algunas personas se duchan más de dos veces al día, incluso más en ciertas regiones. Lo que sí sería demasiado.

Se desaconseja la ducha excesiva debido a algo más que el desperdicio de energía. También existen problemas de salud cuando se ducha con demasiada frecuencia, como la irritación de la piel y la acumulación de moho en ambientes húmedos. Los expertos recomiendan ducharse regularmente; sin embargo, no hay nada que nos obligue a hacerlo a diario. En cambio, se sugiere un lavado parcial, que consiste en lavarse los pies, la ingle y las axilas.

Entonces, ¿cada cuánto hay que ducharse?

Nuestra piel libera una serie de aceites y sudor que ayudan a nuestra piel a mantenerse sana, por eso lo ideal es encontrar un equilibrio entre la higiene y la aparición de estas sustancias. Una sobrehigiene podría provocar el agrietamiento de su capa externa o una piel seca, entre otras cosas.

El microbioma de la piel es una capa delgada de bacterias beneficiosas que ayuda a que la dermis se mantenga saludable. El desgaste de esta capa puede tener consecuencias no deseadas, pero no hay que olvidar que la ducha ayuda a combatir la suciedad -que dificulta que la piel se cure de forma natural y puede ser responsable de ciertas infecciones-.

La capa lipídica de la piel está compuesta por moléculas orgánicas que protegen su superficie de forma natural. También evita el paso de bacterias, virus, ácaros y otros gérmenes. El pH de acidez de la capa es de alrededor de 5,5, esto es lo que permite que la piel mantenga sus funciones de protección. La piel puede deteriorarse o alterarse por los baños frecuentes y el uso inadecuado de jabones. Los expertos informan que nuestra piel solo es capaz de aguantar una ducha al día para mantener sus propiedades protectoras. Superar este límite puede provocar enfermedades de la piel como dermatitis atópica o pitiriasis. También puede hacer que la piel desarrolle alergias. Además, es crucial mantener constante el nivel de pH, ya que alterarlo puede causar diversos problemas a largo plazo.

Limpiar la suciedad con agua es suficiente para mantenernos saludables. Si usamos más de un producto a la hora de ducharnos, corremos el riesgo de eliminar algunos de los microorganismos saludables de nuestro cuerpo. Esto dejará espacio para que crezcan bacterias y hongos dañinos. Por lo tanto, es mejor tomar una ducha grande con todos los productos que necesita en lugar de varias duchas más pequeñas.

frecuencia-ducha

Como hemos dicho, la cantidad adecuada de limpieza está en el término medio. Como sugiere una experta en enfermedades infecciosas, la mayoría de las personas se limpian por razones estéticas. La gente cree que ducharnos con frecuencia nos hace más limpios, pero esto no es cierto; la forma más efectiva de prevenir bacterias y enfermedades es lavarse las manos con frecuencia.

Además, no solo los jabones, también la sobreexposición al agua puede alterar la piel. Remojarse constantemente con una ducha caliente puede hacer que la piel pierda algunos de sus aceites y bacterias naturales. Esto puede provocar cambios en el sistema inmunológico de la piel, lo que puede hacerla más susceptible a infecciones bacterianas y fúngicas.

Por lo que si seguimos las conclusiones de los últimos estudios, estos afirman que lo ideal es ducharse entre dos y tres veces por semana, aunque esto depende de cada caso. No hay que olvidar, que lo mejor es no hacerlo en exceso y estar atento a las señales como el olor que nos indican si hay bacterias. En el caso de que haya suciedad hay que eliminarla siempre.

¿Cómo ducharse?

La Organización Mundial de la Salud establece que no debemos pasar más de cinco minutos en la ducha. Esto se debe a que un consumo excesivo puede sobrecargar los recursos hídricos y energéticos. Sobre la forma de ducharse, los expertos desaconsejan enjabonarse todo el cuerpo con agua y productos de limpieza. Esto puede resecar y debilitar tu piel, dejándote vulnerable a las infecciones. En cambio, recomiendan aplicar jabón solo en ciertas áreas: las axilas, las nalgas y la ingle. Estas son las áreas que producen más secreciones y, por lo tanto, necesitan más atención de limpieza.

Lo mejor es empezar a lavar con agua tibia. El agua fría o caliente puede resecar la piel, lo que puede causar problemas como la dermatitis atópica. También se recomienda utilizar jabón neutro sin perfumes añadidos. Se sugiere también que al ducharse, es mejor usar almohadillas blandas en lugar de esponjas abrasivas.

En cuanto al secado, lo mejor es hacerlo lentamente; apresurarse puede conducir a la sudoración. Después de una ducha o baño, debe usar una toalla suave para quitar la humedad de su cuerpo. Debe prestar atención específicamente a áreas como las axilas, los dedos y cualquier pliegue donde se pueda acumular la humedad.

como-ducharse-correctamente
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies