Dispareunia: causas, síntomas y tratamiento

La dispareunia es una disfunción sexual que afecta a mujeres y hombres y que consiste en dolores en la región genital antes, durante o después del coito. Analicemos las bases clínicas de este trastorno.

dispareunia

La dispareunia es un trastorno sexual que muestra como principal característica el dolor genital persistente antes o durante la penetración, pudiéndose diagnosticar tanto en mujeres como en hombres.

Pese a poderse presentar en ambos sexos es más frecuente en el femenino, mostrando más riesgo las mujeres con menopausia o que hace poco que han dado a luz. Las causas pueden ser múltiples, tanto físicas, relacionadas sobre todo con un déficit de estrógenos y una falta de lubricación; como psicológicos, vinculados con miedo, ansiedad o malas experiencias sexuales.

El tratamiento elegido dependerá de cuál sea la causa de la dispareunia, siendo importante informar y educar al paciente sobre la relación sexual, sobre las distintas fases y la importancia de la lubricación, así como integrar a la pareja en la terapia puesto que es fundamental que también conozca el problema y como se debe proceder para afrontar correctamente la situación.

En este artículo hablaremos sobre la dispareunia, conoceremos cuáles son sus principales características, qué causas se vinculan con esta afectación, qué síntomas presenta y cuáles son los tratamientos que se pueden aplicar.

¿Qué es la dispareunia?

La dispareunia es una disfunción sexual clasificada dentro de los trastornos por dolor. La característica principal de esta afectación es un dolor en los genitales que se presenta de manera repetida o continua durante la relación sexual, aunque también se puede mostrar antes o después de la penetración.

Este dolor puede presentarse tanto en mujeres como en hombres, pese a ser mucho más frecuente en la población femenina próximo a un 15% de las mujeres adultas lo muestran.

que-es-dispareunia

Causas de la dispareunia

Como sucede con otras disfunciones sexuales las causas que están relacionadas con la dispareunia pueden ser tanto orgánicas como psicológicas, siendo estas últimas las más frecuentes. Referente a las causas orgánicas en mujeres podemos observar afectaciones o deformaciones en alguna de las parte del órgano reproductor femenino como la vagina, el útero, las trompas de Falopio o los ovarios; infecciones en al vagina o en el clítoris; afectaciones en la uretra o en el ano; cicatrices o enfermedades en la pelvis.

También pueden causar dispareunia patologías no vinculas a los órganos sexuales como la diabetes, enfermedades autimnunes, tratamiento con quimioterapia, problemas por déficits de estrógenos, que son las hormonas relacionadas principalmente con el sexo femenino o una disminución de la lubricación vaginal, dificultando así la penetración. Esta reducción puede deberse al consumo de algunos medicamentos o algún tipo de droga como el cannabis.

Del mismo modo, debemos vigilar qué productos de higiene íntima utilizamos o el tipo de preservativos o métodos anticonceptivos, como el DIU o los espermicidas, que no irriten o reduzcan la lubricación, aumentando la posibilidad de dolor ante la penetración. En los hombres la etiología orgánica más relacionada con este tipo de disfunción son las infecciones en la uretra, en las vesículas seminales, en las glándulas prostáticas o en la vejiga urinaria.

Por otro lado, las causas psicológicas que pueden comportar dispareunia tanto en mujeres como en varones se vinculan principalmente con una educación sexual deficiente o inadecuada, con problemas de ansiedad, con miedo a las relaciones sexuales, a la penetración o haber tenido malas experiencias sexuales en el pasado. En mujeres también se puede observar una insuficiente excitación sexual, relacionada con una menor lubricación, que puede derivar en dolor en la penetración.

causas-dispareunia

Epidemiología

Como ya hemos mencionado este trastorno se puede presentar tanto en mujeres como en hombres aunque es más frecuente en el sexo femenino observándose aproximamente en un 15% de las mujeres adultas. Puede aparecer a cualquier edad apartir del inicio de las relaciones sexuales, percibiendose un mayor riesgo en mujeres en fase de menopausia, puesto que la disminución de estrogenos que comporta este periodo deriva en una mayor sequedad, falta de lubricación y mayor sensibiliadd de la zona vaginal.

También relacionado con el cambio hormonal y el aumento de la sensibilidad hay mayor riesgo de desarrollar dispareunia durante el postparto o la lactancia. Este trastorno sexual se presenta habitualmente junto al vaginismo, que consiste en la contracción y tensión involuntaria de la musculatura que rodea la vagina. Tal es la comorbilidad de estas patologías que la quinta edición del Manual Diagnóstico de Psiquiatras Americanos (DSM 5) las clasifica juntas bajo el nombre de trastorno por dolor genito-pélvico/penetración.

Asimismo deberá hacerse diagnóstico diferencial con: alteraciones médicas que explican el dolor, trataremos estas alteraciones y no consideraremos que el sujeto tenga un trastornos sexual; sustancia con efectos secundarios que dificultan o generen dolor durante las relación sexual; otro tipo de trastorno mental como podría ser un trastorno por síntomas somáticos, donde también podemos observar síntomas sexuales; o el dolor puntual durante las relaciones sexules, es decir, si hemos sentido dolor en algunas ocasiones y este hecho no nos ocasiona malestar o no es disfuncional no se considerará trastorno.

epidemiologia-dispareunia

Síntomas

El síntoma principal y característico de la dispareunia es el dolor genital que aparece de forma repetida durante el coito. En las mujeres el dolor puede sentirse de modo superficial durante la penetración o más profundo ante movimientos que se producen durante la relación sexual. La intensidad del dolor también puede ser variable, notando un leve malestar hasta sentir un elevado dolor.

De todos modos, para considerarse trastorno debe generar malestar en el sujeto que lo presenta o alteraciones en las relaciones interpersonales. Es decir, al tratarse de un tarstorno que aparece durante las relaciones sexuales, repercutiendo y haciendo dificil que estas terminen de manera satisfactoria, es muy probable que la pareja se vea afectada.

Como ya avanzamos el DSM 5 presenta la dispareunia y el vaginismo bajo el mismo título de trastorno de dolor genito-pélvico/penetración. El criterio principal que se debe cumplir es la presencia de una dificultad persistente y recurrente en uno de los siguientes síntomas: marcado dolor vulvovaginal o pélvico durante las relaciones sexuales o en los intentos de penetración; intenso miedo o ansiedad ante la anticipación del dolor que puede comportar la penetración vaginal; o una marcada tensión o tendencia a apretar los músculos del suelo pélvico antes o duranet la penetración (sintomas relacionado con el vaginismo).

De igual modo, debe durar la afectación mínimo 6 meses, de este modo, descartamos que sean dolores puntuales (que pueden ser normales) y causar un malestar clínicamente significativo en el individuo. Cuando realizamos el diagnóstico el DSM 5 también permite especificar si el trastorno es de por vida, es decir lo presenta desde siempre, en todas las relaciones sexuales o adquirido, si ha tenido periodos sin mostrar el trastorno o la gravedad actual de la afectación desde leve, moderada o grave.

sintomas-dispareunia

Tratamiento

Cuando nos planteamos cuál es el mejor modo de intervención para la dispareunia es necesario primero conocer cuál es la causa que provoca la alteración puesto que así será más probable que el tratamiento sea eficaz. Existen distintos métodos de intervención según la afectación que genera el problema, aun así, actualmente no hay un tratamiento que sea considerado eficaz en la guía de tratamientos de los trastornos.

Si las causas son orgánicas los tratamientos que se suelen utilizar son: el médico, donde se suele recetar la utilización de hidratantes, lubricantes, rosa mosqueta, etc, que ayuden a reducir la fricción y la sequedad y aumentar la lubricación. También se puede tratar con ácido hialurónico tanto en crema como inyectado o con estrógenos, que como ya dijimos un déficit de esta hormona puede comportar dispareunia. Es importante que el tratamiento con estrógenos se cumpla regularmente ya que, si no es así, no se lograrán los efectos deseados.

Asimismo, se han probado otros tratamiento médicos como la hormonoterapia, para las mujeres con síntomas de menopausia precoz o con un bajo nivel de estrógenos; o como los moduladores de los receptores estrogénicos que es la intervención con menos efectos secundarias, consiguiendo una disminución de la atrofia y una mejora de la masa ósea.

Otras intervenciones realizadas a nivel físico son el Láser de Co2 que con la producción de calor ayuda a rejuvenecer el tejido de la vagina, gracias a la producción de colágeno y la cirugía, con la finalidad de recuperar el tono y la tensión de la musculatura vaginal.

En referencia a los tratamientos psicológicos se ha visto útil, como intervención preventiva, realizar una buena educación sexual, informando de las distintas fases de la relación sexual, de la importancia de una buena lubricación, el conocimiento ayudará a los sujetos a disminuir el miedo y ansiedad vinculada con el sexo y a saber más sobre su pripio cuerpo.

Por otra parte, en la intervención psicológica realizada con pacientes que ya muestran la patología, será importante que la pareja también participe para que ambos se informen y conozcan sobre la situación, entender qué es lo que sucede y cómo es adecuado proceder.

Se pautará una actividad sexual regular para que el paciente pueda afrontar sus miedos, de modo gradual, es decir, no es necesario que se produzca la penetración sino que iremos poco a poco estimulando, conseguir que la pareja vuelva a disfrutar o disfrute del sexo. De este modo, será más fácil lograr perder el miedo e ir progresando.

Finalmente, también podemos tratar los pensamientos o emociones negativas vinculadas con el coito. Puede ser útil la aplicación de terapia cognitivo conductual con el propósito de modificar los pensamientos disfuncionales y las conductas que no ayudan a conseguir una relación satisfactoria.

tratamiento-dispareunia
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies