Las 50 mejores frases y reflexiones de Parménides

Parménides fue uno de los grandes filósofos de la Antigua Grecia y, aunque solo se hayan conservado fragmentos de una obra, tenemos grandes reflexiones que hizo sobre la vida.
Parménides

Parménides, nacido en la ciudad griega de Elea entre el año 530 a.C. y 515 a.C., fue uno de los filósofos más importantes e influyentes de su época, ya que sirvió de ejemplo para los trabajos de Platón y Empédocles. Por ello, sus análisis y reflexiones aún son famosos en la actualidad, gracias a sus escritos que han sido muy bien conservados.

Por ello, hemos hecho una recopilación con las mas célebres frases de este gran filósofo.

Mejores citas de Parménides de Elea

Llenos de aforismos, metáforas y referencias crípticas, sus enseñanzas suelen golpear un punto del interior de cada persona.

1. Igual me es todo punto de partida, pues he de volver a él.

Todo final es un nuevo inicio.

2. Ni nunca la fuerza de la fe permitirá que de lo que no es se genere algo a su lado.

La fe debería estar puesta en cosas que nos beneficien.

3. Debes aprender todas las cosas, el corazón inquebrantable de la verdad persuasiva y las opiniones de los mortales en los que no hay garantía.

Es necesario aprender a lidiar con personas que tienen algo para enseñarnos y con las que no lo tienen.

4. Lo mismo es pensar y ser.

Somos seres pensantes.

5. ¿Qué necesidad le habría hecho nacer después más bien que antes, tomando principio de lo que nada es? Así, necesario es que sea totalmente, o que no sea.

Vive tu vida en este momento, en lugar de estar preocupándote por haber vivido antes o después de tu tiempo.

6. Por tanto, todas esas cosas no son más que los nombres que los mortales les han dado, creyendo que son verdad.

Las cosas tienen la importancia que nosotros mismos le damos.

7. Sin aquello que es, y en punto a lo cual es expresado, no encontrarás el pensar.

El pensar deriva de algo que amerita ser resuelto.

8. Nada distinto ni es, ni será, al lado de lo que es; al menos el Destino lo ató para que fuese entero e inmóvil.

El filósofo creía que existían cosas que simplemente eran imposibles de cambiar.

9. Pues ni hay ni habrá nada ajeno aparte de lo que es.

Las cosas son como son.

10. Todo lo que hay ha existido siempre. Nada puede surgir de la nada. Y algo que existe tampoco se puede convertir en nada.

Las cosas tienen un propósito que perdurará por siempre.

11. Pues jamás domarás a ser a lo que no es. Pero tú, de este camino de busca aparta el pensamiento que pienses.

No puedes cambiar las cosas pero sí puedes adaptarte a estas.

12. Conocerás la naturaleza etérea y, también en el éter, todas las señales y los efectos destructivos de la pura y clara antorcha del sol y de dónde se han engendrado.

En la naturaleza está la vida, pero también la destrucción.

13. Las yeguas que me llevan tan lejos como mi ánimo alcance me transportaban cuando, al conducirme, me trajeron al camino, abundante en signos, de la diosa.

Hablando de ser guiado hacia su destino.

14. El ser no puede ser más que “uno”, si fuera otra cosa distinta al “uno” sería el no-ser.

Cada quien es quien es. Así que no intentes ser alguien que no eres.

15. No dejes que la costumbre nazca de la experiencia, fuérzate en este camino, dirigiendo los ojos y orejas sin rumbo, pero juzgando con razón.

Haz que la experiencia nazca del hábito.

16. La guerra es el arte de destruir a los hombres, la política es el arte de engañarlos.

La guerra y la política tienen su lado oscuro y destructivo para el hombre.

17. Dame el poder de producir fiebre y curaré todas las enfermedades.

Haciendo referencia a esparcir conocimiento a todo el que esté dispuesto a escuchar.

18. Ni nunca fue, ni será, puesto que es, ahora, junto todo, uno, continuo. Porque ¿qué origen le buscarás? ¿cómo, de dónde habría tomado auge? De lo que no es, no te dejaré decirlo ni pensarlo, pues no es posible decir ni pensar que no es.

Lo que importa es el ahora, lo que no puede cambiarse.

19. Solo podemos hablar y pensar sobre lo que existe.

El filósofo creía que era una pérdida de tiempo concentrar nuestras fuerzas en resolver las cosas que no podían ser resueltas.

20. Un solo camino narrable queda: que es. Y sobre este camino hay signos abundantes.

Dedícate por completo al camino que elijas recorrer.

21. Lo mismo permanece en lo mismo, y descansa en sí mismo.

Las cosas permanecen en su esencia.

22. En relación a la unidad, el ser es indivisible y compacto. El vacío sería el no-ser, y el no-ser no existe.

Todas las personas están compuestas de pequeñas cosas, que los hace un todo.

23. Lo que existe no ha sido creado y es imperecedero porque es un todo, completo y no cambia. No fue o no debería ser diferente de lo que es ahora, todo a la vez, uno y continuo.

Hablando sobre la inmortalidad de las cosas.

24. La música que no describa algo no es más que ruido.

Toda música está cargada de emoción.

25. El cambio es una ilusión.

Para el filósofo, el cambio no es más que la dirección que algo debe tomar.

26. Los únicos caminos de búsqueda que cabe concebir: el uno, el de que es y no es posible que no sea, es ruta de persuasión, pues acompaña a la verdad; el otro, el de que no es y el de que es preciso que no sea, este te aseguro que es sendero totalmente inescrutable.

Las metas deben estar puestas en algo que sea posible realizarse a corto y a largo plazo.

27. Observar fijamente cosas que, aunque lejanas, todavía están presentes en la mente.

Cada cosa tiene su propia importancia, según la persona.

28. Lo mismo puede ser inteligido y puede ser.

Las cosas que se piensan pueden hacerse realidad.

29. Un solo camino narrable queda: que es. Y sobre este camino hay signos abundantes.

El recorrido tiene señales que debemos aprender a atender.

30. El ser es finito y esférico. Estas ideas probablemente las tomó de los pitagóricos, que relacionaban dichas características con lo determinado.

Referencia a una concepción de Pitágoras.

31. El universo, para aquel que supiera abarcarlo desde un único punto de vista, no sería, si estuviera permitirlo decirlo, más que un hecho único y una gran verdad.

El universo es tan vasto y misterioso que realmente no es posible comprenderlo del todo.

32. Cada cosa es de la naturaleza de nada.

Hablando del origen de las cosas.

33. En ella hay señales en abundancia; que ello, como es, es ingénito e imperecedero, entero, único, inmutable y completo.

Hablando de la naturaleza.

34. Lo mismo es aquello que se puede pensar y aquello por lo que existe el pensamiento que se piensa.

Las cosas se originan de los pensamientos y a su vez son objetos de estudio.

35. Un solo relato queda como camino: el Ente es.

Las personas son un todo.

36. Hasta allí fui llevado, pues hasta allí me llevaron las muy inteligentes yeguas que tiran de mi carro, mientras que unas doncellas me enseñaban el camino.

Referencia de las señales que lo guían hacia su destino.

37. Y ya sólo la mención de una vía queda; la de que es.

Esta es la única vida que importa.

38. El Ser no puede cambiar. Si el Ser cambia o se mueve deja de Ser.

¿Crees que las personas no pueden cambiar?

39. Deja que la razón decida sola.

Para el filósofo, las decisiones se tienen que tomar con la cabeza.

40. Una sola posibilidad aún de hablar de un camino queda: que es. En este hay muchísimos signos de que lo que es no se ha generado y es imperecedero, pues es de intactos miembros, intrépido y sin fin.

¿Será que existe un destino en específico esperándonos?

41. Pues ni hay ni habrá nada ajeno aparte de lo que es.

Al parecer nada tiene el poder de cambiar.

42. Ni generarse ni perecer le consiente la Justicia, soltando sus cadenas, sino que lo tiene sujeto.

La justicia no es perfecta.

43. El Ser es, si deja de ser ya no puede ser el Ser.

Si te alejas de tus principios, ya no serás el mismo.

44. No puedes reconocer el no ser, no puedes hablar de él, porque el pensamiento y el ser son la misma cosa.

No es posible hablar sobre los demás, porque no son nosotros.

45. El Ser no ha podido ser engendrado, ya que entonces habría sido creado por el No-ser, y el No-ser no existe.

¿Qué es lo que nos hace a nosotros, nosotros?

46. Los corceles me llevan tan lejos como mi ánimo alcance.

Puedes avanzar tanto como quieras hacerlo.

47. Hay una historia que falta, un camino, ese es. Y en este camino hay muchos signos en los que el ser no es creado y es imperecedero, entero, único, firme y completo.

Cada uno tiene su camino.

48. Tampoco es divisible, puesto que es todo igual, ni hay más en ninguna parte, lo que le impediría ser continuo, ni menos, sino que todo está lleno de lo que es.

A donde sea que vayas o donde sea que estés, tu camino será el mismo.

49. Por esto es todo continuo: porque lo que es toca a lo que es.

Las cosas deben seguir su curso natural.

50. Porque nada distinto ni es, ni será, al lado de lo que es; al menos el Destino lo ató para que fuese entero e inmóvil.

Hablando de que todos tenemos un destino que aguarda.

TÓPICOS
Filosofía

Elvira nació en Madrid en 1994. Es Graduada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y actualmente está estudiando el Máster en Psicología General Sanitaria en la Universidad de Barcelona. Compagina sus estudios con ser colaboradora de AZSalud.com.