¿Cómo identificar un golpe de calor? Síntomas y cómo actuar

El golpe de calor es la forma más grave de lesión a causa del calor. Ocurre cuando la temperatura del cuerpo llega a 40 grados centígrados debido a una exposición prolongada a altas temperaturas o a una actividad física intensa.

como-identificar-golpe-calor

Permanecer en un ambiente extremadamente caluroso durante mucho tiempo o el ejercicio físico de alta intensidad puede ser la causa directa de sufrir un golpe de calor, este generalmente ocurre debido a la exposición a altas temperaturas durante un período prolongado. El golpe de calor es una condición crítica que debe tratarse como una emergencia. Si no se trata de forma inmediata, puede causar daño a distintos órganos y tejidos internos de nuestro cuerpo: los músculos, el corazón, los riñones y el cerebro pueden verse considerablemente afectados. Cuanto más se demore el tratamiento, mayor será el riesgo de complicaciones graves o la muerte.

En la gran ola de calor ocurrida en el 2003, en España se contabilizaron 6.600 muertes a causa de las altas temperaturas; de estas: 140 fallecieron como consecuencia directa de un golpe calor, las otras víctimas fueron por un agravamiento de patologías previas. En este artículo explicamos los síntomas y los posibles efectos a largo plazo de sufrir un golpe de calor. Además, se incluye información sobre cómo identificar y prevenir un golpe de calor.

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor es la forma más grave de lesión por alta temperatura. Si sospecha que alguien ha sufrido un golpe de calor, hay que llamar al 911 de inmediato, ya que se considera una emergencia médica grave. Además, se deben proporcionar primeros auxilios hasta que llegue el servicio médico. El golpe de calor proviene de una exposición prolongada a altas temperaturas, generalmente ocurre junto con la deshidratación.

Este se produce cuando el sistema de control de la temperatura del cuerpo deja de funcionar correctamente, lo que provoca complicaciones que involucran al sistema nervioso central. Los síntomas del golpe de calor incluyen náuseas, convulsiones, confusión, desorientación y pérdida del conocimiento o coma. La definición médica de golpe de calor es una temperatura corporal central superior a los 40 grados, aunque algunos pacientes muestran síntomas cuando la temperatura de su cuerpo está ligeramente elevada.

El golpe de calor suele sobrevenir como la última consecuencia de una serie de lesiones menos graves que ocurren por culpa del calor, como calambres, desmayos y agotamiento. Aunque, en ocasiones puede aparecer directamente, sin ninguna de las manifestaciones anteriores. Incluso sin signos previos de lesión por calor, una persona puede sufrir un golpe de calor. Esto se debe a que es una progresión de otras enfermedades relacionadas con el calor, como los calambres por calor y el agotamiento por calor.

Esta emergencia médica puede causar daño a distintos órganos y tejidos internos de nuestro organismo, frecuentemente los músculos, los riñones, el corazón y el cerebro sufren lesiones a causa de las altas temperaturas. En los casos más graves, el golpe de calor puede ser fatal y provocar la muerte. Aunque el riesgo de golpe de calor es especialmente elevado en las personas mayores, también puede ocurrir en jóvenes, que estén expuestos durante mucho tiempo a altas temperaturas o a un ejercicio intenso elevado en un lugar caluroso. La buena condición física no evita los golpes de calor y esto ocurre frecuentemente en deportistas entrenados cuando se someten a ambientes muy calurosos, para evitarlo aparte de no exponerse a altas temperaturas es importante prestar mucha atención a la hidratación y beber mucha agua durante la práctica deportiva.

que-es-golpe-calor

¿Cómo reconocer un golpe de calor?

Lo primero para reconocer un golpe de calor es diferenciarlo del agotamiento por calor. El agotamiento por calor se produce cuando una persona pierde una cantidad considerable de agua y sales debido al aumento de la temperatura corporal. La persona afectada presenta síntomas, de fatiga, debilidad y calambres musculares.

En cambio, hablamos de golpe de calor, cuando el mecanismo regulador ya no puede mantener la temperatura interna correcta y deja de funcionar, con consecuencias fatales para los distintos órganos internos. Esto puede suceder cuando la temperatura del cuerpo sube a niveles peligrosos. Entre los síntomas más comunes de un golpe de calor se encuentran:

  • Temperatura elevada: la persona presenta una temperatura corporal mucho más alta de lo normal. Una temperatura corporal superior a 40 grados centígrados, medida gracias a un termómetro rectal, es el signo más distintivo de golpe de calor.
  • Cambios en la función mental: las alteraciones que tienen como causa el calor pueden incluir confusión, convulsiones en niños, delirio, irritabilidad, dificultad para hablar y comas en los casos más graves.
  • Alteración de la sudoración: a causa de un golpe de calor, normalmente la piel se nota caliente y seca. Alternativamente, si los cambios de sudor ocurren durante el esfuerzo físico: la piel se notará húmeda en lugar de seca.
  • Vómitos: Las ganas de vomitar, las náuseas y las molestias estomacales se producen frecuentemente a consecuencia de un golpe de calor.
  • Cambios en la piel: debido al calor el cuerpo se calienta y como consecuencia la piel puede enrojecerse.
  • Aumento ritmo cardíaco: el cuerpo trata de enfriarse como respuesta a la exposición a las altas temperaturas. En consecuencia, el corazón se ve sometido a un gran estrés y aumenta su ritmo de latido.
  • Dolor de cabeza: las personas que han sufrido un golpe de calor relatan frecuentemente haber sentido un dolor de cabeza punzante.
  • Aumento de la respiración: en el transcurso de un golpe de calor, la frecuencia de la respiración puede aumentar y volverse superficial.
  • Debilidad muscular o calambres: como hemos dicho el golpe de calor es un estado progresivo, antes de llegar pueden aparecer otros síntomas a causa de las altas temperaturas, frecuentemente las personas padecen de debilidad muscular y calambres.
señales-golpe-calor

¿Cómo actuar frente a un golpe de calor?

El golpe de calor es considerado una emergencia médica y requiere de la administración inmediata de primeros auxilios por parte de especialistas paramédicos. Dudar en obtener ayuda médica puede poner en peligro la vida de una persona que manifiesta síntomas de un golpe de calor. Por lo que, llevar inmediatamente al paciente al hospital más cercano o llamar al 911 es la principal y primera medida a tomar.

Mientras se espera, es importante comenzar a aplicar los primeros auxilios mientras acuden los paramédicos, estos pueden incluir compresas húmedas, un baño frío o bebidas refrescantes. Aunque, debe evitarse cualquier tipo de bebida alcohólica, ya que provoca deshidratación. Lo primero es mover a la persona afectada a un lugar fuera del ambiente caluroso e intentar enfriarla, lo mejor es ir a un lugar con aire acondicionado; sin embargo, si esto no es posible, al menos buscar una zona fresca y sombreada. Además, de quitar cualquier ropa innecesaria que lleve puesta la persona lesionada.

Es mejor usar un termómetro para verificar la temperatura corporal de la persona. Si no hay uno disponible, se pueden comenzar a realizar los primeros auxilios para bajar la temperatura corporal entre los 39 y 38 grados centígrados. Las estrategias de enfriamiento pueden incluir los siguientes métodos. Rociar al paciente con agua de una manguera de jardín o una esponja para humedecer su piel. Luego soplar aire sobre ellos para mantenerlos frescos. Al rociar agua fría sobre la piel y soplar aire caliente sobre ella, se puede producir la evaporación. Este efecto permite que la piel se enfríe.

Enfriar la ingle, el cuello, las axilas y la espalda del paciente reduce instantáneamente la temperatura corporal. Esto se debe a que estas áreas tienen una gran cantidad de vasos sanguíneos cercanos a la piel y permite que la temperatura corporal disminuye rápidamente al reducir la temperatura de la sangre. Como alternativa al enfriamiento del paciente, se puede utilizar y sumergir a la persona en una ducha o baño frío.

El baño de hielo puede ayudar a combatir el golpe de calor en ciertos casos. Si el golpe de calor es debido a la práctica de ejercicio físico de alta intensidad, se conoce como golpe de calor por esfuerzo, si la persona es joven y no tiene otros problemas de salud se puede utilizar el baño de hielo. Este tratamiento solo es aplicable a personas sanas y jóvenes; es peligroso utilizar hielo en pacientes de edad avanzada, niños pequeños, personas con enfermedades crónicas y cualquier persona cuyo golpe de calor no derive de haber realizado ejercicio intenso.

En caso de retraso del personal cualificado, el servicio de emergencias debe proporcionar más instrucciones para combatir el golpe de calor y ayudar a la persona. Normalmente, al llegar al hospital, el reemplazo de electrolitos por vía intravenosa y la rehidratación son el primer paso a tomar cuando un paciente ingresa debido a un golpe de calor. El tratamiento posterior del golpe de calor se centra principalmente en reducir la temperatura del paciente y prevenir complicaciones adicionales. Además de administrar tratamientos de frío, los médicos pueden dar a los pacientes benzodiazepinas. Estos relajantes musculares se pueden administrar en los casos en que la temperatura corporal no disminuye utilizando métodos de enfriamiento, ya que ayudan a reducir los temblores.

como-actuar-golpe-calor
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies