Cómo curar llagas y aftas en la boca: 9 consejos efectivos

Estas pequeñas heridas en la boca son bastante frecuentes. La buena noticia es que se pueden curar.
Cómo curar llagas y aftas de la boca

Las llagas (o aftas) en la boca son una molestia habitual cuya probabilidad de aparición no podemos controlar del todo.

Se trata de un tipo de lesión bien conocida que muchos hemos sufrido varias veces a lo largo de nuestras vidas, dado que se ocasionan naturalmente a partir de pequeños incidentes típicos del día a día.

A lo largo de este artículo veremos algunos consejos y recomendaciones sobre cómo curar las llagas y aftas de la boca. Pero antes, es importante tener claro qué son estas heridas y por qué aparecen.

¿Qué son las aftas?

Las llagas o aftas bucales son un tipo de úlcera bucal que aparece en el tejido blando (la mucosa bucal) que hay dentro de la boca, ya sea junto a la parte interior de los labios o en la cara interior de las mejillas o en la lengua. En ocasiones también aparecen en las encías.

Es fácil distinguirlas por su aspecto, pues son de tamaño pequeño (normalmente de no más de medio centímetro), blancas y rodeadas por una parte enrojecida. Este color blanquecino o gris claro se debe a la acumulación de fibrina, un tipo de proteína que queda en la mucosa bucal a causa de la coagulación de la sangre en esa zona. Además, no son lesiones asociadas a un proceso cancerígeno.

Por otro lado, es importante saber que no son contagiosas, a diferencia de lo que pasa con el herpes labial, con el que la afta bucal no debe ser confundida. En la gran mayoría de los casos no son lesiones peligrosas, aunque hay casos excepcionales en los que se convierten en un problema algo más grave que el dolor que producen al aparecer.

Las llagas en la boca pueden aparecer en prácticamente cualquier edad, aunque son más comunes durante la infancia y la adolescencia. Además, muchas veces son recurrentes, apareciendo y desapareciendo más o menos en la misma zona durante varios años.

Llaga (afta)

Causas de este tipo de lesión

En cuanto a las causas de las llagas en la boca, pueden ser varias. Es frecuente que aparezcan a causa de un roce constante con alguna otra parte de la boca o con un objeto (por ejemplo, aparatos de los dientes), o a partir de un mordisco.

En ocasiones, su origen puede estar ligado a un proceso infeccioso y a un debilitamiento del sistema inmune, así como a alguna alergia.

En lo relativo a esto último, una bajada general de las defensas del cuerpo, además de las infecciones bacterianas o víricas pueden jugar un papel una temporada de mucho estrés, o bien unos malos hábitos de vida que generen deficiencias nutricionales.

¿Cómo curar las llagas de la boca?

Tal y como hemos visto, las llagas bucales son lesiones que, aunque molestas, normalmente no constituyen una enfermedad grave ni pueden desencadenar casos de contagio a otras personas (más allá de aumentar el riesgo de contagio de enfermedades independientes a la presencia de las aftas, al hacer que un poco de sangre pase a la saliva).

Pero, a pesar de que en la mayoría de los casos estas heridas suponen poco más que una sensación de malestar o algo de dolor, no está de más conocer algunos simples trucos para curarlas y contribuir a que desaparezcan cuanto antes.

En estas líneas verás diversos consejos para hacer que las aftas bucales se vayan, y con ellas, el malestar e hinchazón que provocan.

1. Acude al médico para conocer las causas

El primer caso es, ante la duda, acudir al médico. Tal y como hemos visto, las llagas en la boca no suelen ser lesiones graves, pero conviene estar seguros de que no son un síntoma de una enfermedad a controlar cuanto antes.

La atención personalizada de los profesionales de la salud permitirá reducir la incertidumbre sobre cuáles son las posibles causas de la afta, e indicará un tratamiento que se ajuste a las necesidades del paciente. Todos los consejos que veremos a continuación deben ser vistos como un complemento de este tratamiento médico, y no un sustitutivo.

2. Usa hielo para calmar el dolor

Este es uno de los trucos más sencillos para eliminar el malestar producido por las llagas de la boca. Consiste en sujetar una bolsa de plástico (o un material similar) lleno de hielo apretándolo ligeramente contra la parte de la boca en la que está la llaga. Por sí mismo no ayuda a hacer que la afta se vaya antes ni a desinfectarla, pero te servirá para calmar el dolor mientras vas poniendo en práctica el resto de consejos.

3. Come lentamente

Es muy frecuente que nuevas heridas se vayan produciendo donde está la llaga, haciendo que surja otra antes de que la anterior haya desaparecido. Esto suele ocurrir a causa de mordeduras: como la zona del afta está un poco hinchada, es más fácil que quede atrapada entre los dientes al masticar.

Así pues, como ejercicio de simple prevención, come despacio y con cuidado de no morderte.

4. Usa enjuagues bucales

Posiblemente este es uno de los tratamientos que te haya recomendado el médico, y su objetivo es desinfectar. Usa enjuagues de farmacia una vez al día para mantener limpia la parte ocupada por la llaga.

5. …o usa agua oxigenada

Otra manera de mantener limpia la zona de la llaga es humedecer bastoncillos para los oídos con agua oxigenada y frotarlos suavemente contra la parte de la mucosa bucal erosionada. Ten cuidado de no apretar demasiado, ya que esa parte del tejido de la boca se encuentra en un estado vulnerable.

Mantener desinfectada la zona contribuirá a que la llaga no se mantenga ahí durante mucho tiempo a causa de los procesos infecciosos provocados por microorganismos que llegan de fuera y que pueden empeorar la situación.

6. Come bien

Tal y como hemos visto, la aparición de las llagas en la boca puede deberse a déficits nutricionales. Por eso, es importante que te alimentes bien, de manera que tu cuerpo disponga de materiales para regenerarse rápidamente. Asegúrate de que no te faltan vitaminas ni macronutrientes, y evita los planes “detox” para adelgazar.

7. Duerme bien

En el mismo sentido del consejo anterior para curar llagas bucales, dormir las horas adecuadas resulta imprescindible para darle a nuestro cuerpo la oportunidad de repararse a sí mismo.

8. Haz enjuagues con sal

Este remedio natural te puede ayudar a curar la llaga al eliminar microorganismos potencialmente nocivos. Simplemente, disuelve una cucharada pequeña de sal en agua tibia, y haz gárgaras durante unos 20 segundos.

9. Haz enjuagues con bicarbonato

Esta es otra alternativa, una versión distinta a la recomendación anterior que te ayudará a mantener la boca limpia gracias a la acción antiséptica de esta sustancia.

Referencias bibliográficas

  • Bruch, J.M. y Treister, N. (2009). Clinical Oral Medicine and Pathology. Springer Science & Business Media.
  • Ferraz, E.G.; Campos Ede, J.; Sarmento, V.A.; Silva, L.R. (2012). The oral manifestations of celiac disease: information for the pediatric dentist. Pediatric Dentist. 34(7): 485 - 488.
  • Scully, C. (2013). Oral and maxillofacial medicine: the basis of diagnosis and treatment (3rd ed.). Edinburgh: Churchill Livingstone.
Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies