8 remedios para el dolor de estómago

El dolor de estómago es un padecimiento muy común en la sociedad general. Aprende a abordarlo en las siguientes líneas, tanto con fármacos como con remedios caseros.
Remedios dolor estómago

El dolor abdominal agudo (AAP) supone el 10% de las visitas a la clínica de urgencia en Estados Unidos. Según estudios poblacionales, la media etaria de presentación de este signo clínico tan molesto es de 49 años, y las cinco causas principales de su aparición son las siguientes: dolor inespecífico (NSAP), cólico renal, colecistitis, diverticulitis y apendicitis. Curiosamente, hasta el 31% de los pacientes no presentan una causa concreta que explique el malestar.

“Dolor abdominal” es todo dolor que se presente entre el pecho y la ingle, independientemente de su naturaleza y duración. La aorta, los riñones, el bazo, el páncreas y prácticamente todas las secciones del tubo digestivo se encuentran en esta parte del tronco, así que lo que creemos que es “dolor de estómago” a veces se corresponde a afectaciones en otras zonas que poco tienen que ver con él.

Por esta razón y otras muchas más, hoy te presentamos 8 remedios para el dolor de estómago desde un punto de vista multifactorial: no tendremos en cuenta únicamente el malestar estomacal, sino aquellos dolores que se pueden confundir con uno de estómago cuando realmente no lo son. Así, maximizamos las probabilidades de que encuentres el tratamiento adecuado. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son los mejores tratamientos para el dolor de estómago?

Aunque las soluciones naturales pueden resultar de gran ayuda en algunos momentos concretos, a veces no son suficientes para paliar un cuadro clínico. Por ello, combinamos una serie de tratamientos farmacológicos con abordajes caseros, dependiendo de la enfermedad que se trate de abordar. Vamos a ello.

1. Antibióticos para Helicobacter pylori

Las úlceras pépticas son entidades gastroduodenales que se caracterizan por presentar una forma de llaga abierta en el revestimiento del estómago o intestino. Afectan a casi 100 de cada 1000 personas, así que no exageramos al decir que seguramente se trate de una de las principales causas de dolor de estómago crónico.

El dolor de una úlcera péptica se presenta sobre todo en la zona abdominal, por la mañana y cuando el estómago está vacío. Curiosamente, presentar la bacteria H. pylori en el tracto gastrointestinal aumenta drásticamente las probabilidades de sufrir una úlcera, ya que genera daños tisulares prolongados. Por ello, para evitar la progresión de la enfermedad, en muchos casos son necesarios tratamientos con más de un antibiótico de forma simultánea para acabar con estos microorganismos.

2. Medicamentos antiflatulentos

Una de las causas más comunes del dolor abdominal (“de estómago”) en las personas sanas son las flatulencias. Los gases se forman normalmente en los procesos de digestión del tracto digestivo, pero si estos no se eliminan correctamente, pueden causar distensión abdominal, calambres, inflamación y una suerte de retortijones difusos.

Algunos compuestos como la simeticona (DCI) ayudan mucho con estos síntomas. Este químico disminuye la tensión superficial de las burbujas de gas, lo que hace que se formen núcleos de aire más grandes y fáciles de expulsar. Estos medicamentos no previenen que aparezcan los gases, pero sí facilitan su expulsión. El ejemplo clásico de antiflatulento basado en esta premisa es el Aero-red.

3. Medicamentos para el reflujo gastroesofágico (Bloqueadores de H2)

El reflujo gastroesofágico se produce cuando el bolo alimenticio sube del estómago al esófago por falta de funcionalidad en el esfínter esofágico inferior (no se contrae correctamente cuando debería). La pirosis (ardor en el centro del abdomen) es el síntoma más común, pero a veces también se acompaña de un dolor de estómago marcado.

Los bloqueadores de H2 son fármacos que bloquean la acción de la histamina sobre las células estomacales, lo que conlleva una reducción de producción de ácido en los jugos gástricos. Estos medicamentos pueden ser muy útiles para abordar los dolores de estómago causados por cuadros relacionados con el reflujo.

Reflujo gastroesofágico

4. Antiácidos

La acidez estomacal es común, pero se puede tratar con medicamentos de venta libre de forma preventiva después de una comida especialmente pesada, con especias y/o picantes. Para evitar el dolor de estómago por acidez, los fármacos antiácidos alcalinizan el estómago, aumentando el pH de sus fluidos. El bicarbonato sódico y el carbonato cálcico son algunos de los antiácidos más comunes en la sociedad actual.

5. No comer demasiado por la noche o antes de irte a dormir

No todos los tratamientos para el dolor de estómago son farmacológicos, pues existen ciertas pautas comportamentales que te pueden ayudar a disminuirlo. La pesadez estomacal es una causa muy común de malestar abdominal, sobre todo cuando el paciente come solo una comida importante y copiosa al día, repartiendo el resto de los alimentos en tomas pequeñas por el agobio de la rutina.

Si esto se hace por la noche, peor aún. La digestión se torna excesivamente lenta en estos momentos y, además, al estar tumbado los síntomas de acidez estomacal se pueden agravar. Por ello, comer mucho por la noche antes de irse a la cama es uno de los enemigos principales del bienestar estomacal y el descanso adecuado.

Cena ligera

6. Comer en varias tomas

La dispepsia, también llamada indigestión o empacho, suele ser de naturaleza idiopática y no tener una causa atribuible concreta. La dispepsia afecta al 21% de personas del mundo en cualquier momento o lugar dado, así que no dudamos en decir que es la primera causa de dolor de estómago intermitente en el planeta, al menos en países industrializados.

La dispepsia sin causa evidente se puede atajar con una serie de cuidados en casa, mientras que si es causada por una enfermedad concreta, toca ir al médico. Repartir las comidas en varias tomas (5 en vez de 3) puede ayudar a combatir la sensación de llenado y molestia, pues el estómago trabaja de forma más sostenida en el tiempo y no tiene que metabolizar grandes cantidades de alimento en una sola sentada.

7. Medicamentos contra la gastritis (IBP)

La gastritis engloba una serie de entidades diversas que tienen un punto común: la inflamación del revestimiento del estómago. El síntoma más común es el dolor y/o ardor en la boca estomacal, náuseas, sensación de saciedad injustificada e incluso vómitos sin motivos aparentes.

Los medicamentos inhibidores de la bomba de protones (IBP) son una opción excelente para el tratamiento de la gastritis. Los IBPs actúan bloqueando la producción de ácido en el estómago pero, a diferencia de los bloqueadores H2, no actúan inhibiendo la interacción de la histamina con las células estomacales.

En general, los inhibidores de la bomba de protones se venden de forma libre o bajo receta bajo nombres comerciales que terminan en “zol”, como el omeprazol, lansoprazol, rabeprazol y otros prazoles. No están exentos de riesgo, así que todo paciente debe consultar cuándo consumirlos y si es adecuado en su caso concreto.

8. Medicamentos para el estreñimiento

La prevalencia del estreñimiento en adultos oscila del 16% al 35%, dependiendo de la edad, sexo y condición del paciente. Por ello, también es un motivo muy importante de dolor de estómago y abdomen, sobre todo localizado en el recto y zona pélvica.

Los laxantes se utilizan para atajar este cuadro clínico tan molesto, y pueden ser compuestos naturales de naturaleza vegetal o fármacos ideados con el cometido de ablandar las heces para que puedan ser excretadas con facilidad. También se suelen recetar estimulantes de la motilidad intestinal para promover el desatascamiento intestinal, tales como correctol, dulcolax y otros.

Medicamentos estreñimiento

Resumen

En resumidas cuentas, el dolor de estómago puede deberse a una condición localizada en el propio estómago o a un malestar a nivel de intestinos y/o esófago. Hemos englobado estos padecimientos en una sola entidad clínica (dolor abdominal) porque, para el paciente, muchas veces es imposible dilucidar qué le está doliendo específicamente sin la ayuda de un profesional médico.

De todas formas, recalcamos una idea concreta en la que ya hemos incidido en líneas previas: si tu dolor es crónico e imposibilitante, un antiácido de venta libre, no comer demasiado por la noche o comer en varias tomas no te servirá de mucho. Diversas entidades clínicas a nivel estomacal (como intolerancias, úlceras o cánceres) requieren de un diagnóstico adecuado y un tratamiento único, así que no es suficiente con realizar cambios en la rutina.

Comprender esta idea y perderle el miedo al diagnóstico es esencial para abordar una enfermedad a tiempo. Diversos portales divulgativos ofrecen remedios caseros a síntomas que deberían ser tratados en todos los casos por un médico, ya que pueden indicar una patología subyacente. Si tu dolor de estómago perdura por más de dos semanas, presentas sangre en las heces, pierdes peso de forma no intencionada o vomitas usualmente, no leas más tips en internet y acude con presteza al médico.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies