Relaciones

6 posibles causas de la pérdida de deseo sexual en la pareja

Es normal que, con el paso del tiempo, la llama del amor se apague. Pero si queremos volver a encenderla, el primer paso es ser capaces de reconocer por qué se difuminó el deseo sexual.
Causas pérdida deseo sexual pareja

La pérdida de deseo sexual es un problema muy común, asociado habitualmente a parejas que llevan varios años juntos, aunque también puede presentarse en noviazgos relativamente recientes. Afortunadamente, con el debido apoyo terapéutico, es una situación que puede superarse. Y en el artículo de hoy veremos las razones de su aparición para poder recuperar la pasión juntos o juntas.

¿Por qué se termina el deseo sexual?

La falta de deseo sexual es un problema que puede tener orígenes muy diversos, tanto físicos como emocionales, y en ocasiones las causas del mismo suelen estar interrelacionadas. Es, por ello, un fenómeno complejo ante el cual hay que examinar cada caso particular por separado. Sin embargo, estadísticamente hay una serie de factores comunes que suelen estar en la base de su aparición. Si te interesa conocer cuáles son las causas más comunes para explicar la pérdida de deseo sexual en la pareja, sigue leyendo.

1. Rutina

Es frecuente que algunas relaciones de pareja entren en períodos de rutina que afectan a todos los ámbitos de la convivencia en común, incluso el de las relaciones sexuales. La pérdida de la pasión de los primeros años es habitual en muchas parejas, así como la falta de innovación, de sorpresa o de creatividad en las relaciones íntimas, hecho que suele originar una falta de deseo sexual en uno o ambos miembros de esta unión, debido también a la falta de estímulos y alicientes.

Esta pérdida del deseo genera también frustración y malestar en la pareja, lo que en ocasiones puede llegar a poner en peligro la propia relación, debido al paulatino alejamiento físico y emocional entre ambas personas. Es recomendable introducir nuevos elementos estimulantes en la vida en pareja para recuperar el deseo sexual, como por ejemplo realizar viajes románticos, hacer uso de novelas o películas eróticas para inspirarse y también comprar juguetes sexuales o lencería sugerente.

Rutina

2. Estrés y ansiedad

Las exigencias laborales, sociales o familiares y los ritmos de vida actuales son verdaderos generadores de estrés y ansiedad para muchas personas en diversos ámbitos de su vida y este estado de alta activación durante largos periodos puede afectar también a las relaciones en la pareja, debido a que genera un importante desgaste psicológico.

Una vida laboral estresante, el cansancio permanente, la preocupación o la angustia constantes son las causas más habituales de pérdida de deseo sexual y de abandono de las relaciones íntimas para muchas parejas. La atención queda anclada en las preocupaciones y aparece una gotamiento que lleva a priorizar solo lo urgente, y por ello el deseo sexual disminuye.

Esta situación se traduce, a su vez, en sentimientos de culpabilidad para la persona estresada o para ambos miembros de la pareja, y en un mayor malestar, angustia o cansancio, lo cual acaba generando un círculo vicioso. En estos casos lo recomendable es exigirse menos en el día a día tanto a nivel laboral como personal, aprender e incorporar estrategias de relajación y buscar tiempo para mejorar la vida en pareja y las relaciones sexuales, entre otras cosas porque estas contribuyen a reducir el estrés.

Ansiedad pareja

3. Enfermedades físicas

En momentos de enfermedad es habitual que la vida de las personas cambien mucho, y esto también afecta al ámbito de la sexualidad. Cualquier problema de salud puede afectar al normal funcionamiento de la vida íntima en pareja, ya sean enfermedades metabólicas o crónicas.

4. Medicamentos

De igual manera, el consumo de medicamentos asociados a esas enfermedades u otros problemas también puede influir negativamente en el deseo sexual de la persona. Muchos fármacos cuentan con principios activos que alteran ostensiblemente los niveles de líbido de quien los toma.

5. Hábitos de vida poco saludables

De igual manera, existen hábitos de vida que sostenidos en el tiempo también pueden tener un efecto en el deseo sexual de la pareja. El consumo excesivo y frecuente de alcohol y de drogas, la obesidad, el sedentarismo y la falta de ejercicio físico son hábitos negativos que suelen ir asociados a la pérdida de deseo sexual y la disminución de la actividad sexual con la pareja, dado que el cuerpo acarrea una serie de problemas de salud, y el organismo prioriza la compensación de estos.

Hábitos poco saludables

6. Cambios hormonales

Las alteraciones hormonales y los problemas neuroendocrinos también pueden ser responsables de la pérdida del deseo sexual en la pareja. Hay que tener en cuenta que esto no se limita al ciclo menstrual, y es un problema que puede afectar tanto a las mujeres como a los hombres.

¿Buscas apoyo psicológico?

Si estás pasando por una mala época en lo relativo a tus relaciones íntimas y a cómo gestionas tus emociones y tus hábitos de vida, ponte en contacto conmigo. Soy psicólogo especializado en el modelo de intervención cognitivo-conductual, y ofrezco ayuda tanto a personas individuales como pareja, tanto en mi consulta como de manera online por videollamada.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies