Enfermedades

Las 10 enfermedades estomacales más comunes (causas, síntomas y tratamiento)

Existen múltiples patologías que afectan al estómago y a los intestinos de índole inflamatoria e infecciosa que pueden causar cuadros clínicos de severos a graves en el paciente.
Enfermedades estomacales

El aparato digestivo es el grupo de órganos encargados del proceso de digestión, es decir, la transformación de los alimentos en nutrientes y energía de interés metabólico y desechos. Este sistema está formado por el tracto intestinal, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar. Juntos, esta serie de órganos tubulares y secretores trabajan para descomponer el alimento en partes fácilmente asimilables.

El aparato digestivo presenta glándulas exocrinas (productoras de jugos y ácidos), glándulas endocrinas (productoras de hormonas), terminaciones nerviosas, mucosas, irrigación en forma de vasos y capilares, cortes musculares de naturaleza diversa y otras muchas asociaciones celulares complejas más con un mismo fin: aprovechar los nutrientes y permitir el paso de los alimentos por nuestro cuerpo.

Por desgracia, cuando cualquiera de sus componentes falla, se producen ciertas enfermedades estomacales con sintomatologías características. Si quieres conocer las más comunes en la sociedad actual, sigue leyendo.

¿Cuáles son las enfermedades estomacales más comunes?

La prevalencia e incidencia de las enfermedades que te vamos a contar a continuación varía drásticamente según la región consultada. Por ello, seguramente en Etiopía y en Estados Unidos el orden de importancia de cada una de estas patologías será variable. Ten esto en cuenta pues, en muchos casos, la gravedad de un cuadro clínico gastrointestinal depende de la disparidad económica de la región en la que fijemos nuestra atención.

1. Enfermedades diarreicas

La diarrea no es una enfermedad en sí misma, sino un signo clínico que indica que algo va mal a nivel gastrointestinal. Estas se definen como heces pastosas con un alto contenido en agua, cuyas evacuaciones ocurren 3 o más veces al día, generalmente durante más de 3 días.

Ciertos portales estiman que hasta el 70% de las enfermedades diarreicas globales se producen por infecciones, que son una causa directa de la falta de higienización de los alimentos o el consumo del agua no potable. Por ello, no resulta chocante conocer que estas patologías son la segunda causa de muerte en los países de ingreso bajo, muy por encima de cánceres y otras enfermedades con peor fama.

Los datos desoladores no acaban aquí, pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos resalta que aproximadamente 525.000 infantes pierden la vida de forma anual por las enfermedades diarreicas y que más de 1.700.000 niños se infectan con estos agentes etiológicos de forma anual.

2. Síndrome del Intestino Irritable

En los países occidentales industrializados, la prevalencia del Síndrome del Intestino Irritable (SII) oscila entre el 10-15%, llegando incluso al 45% en ciertos grupos poblacionales reducidos. Esta enfermedad se caracteriza por un trastorno que lleva a dolores abdominales y cambios en el intestino.

No se conocen las causas subyacentes claras de este síndrome, pero en la mayoría de los casos se sospecha de infecciones o motivos emocionales, tales como el estrés. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los nervios que irrigan el tejido gástrico pueden volverse más activos durante momentos de estrés, lo que puede provocar que los intestinos sean más sensibles y se compriman o se contraigan más, generando síntomas como distensión abdominal, gases, llenura y cambios a la hora de ir al baño. No se trata de una patología grave, pero sí es de naturaleza crónica.

Síndrome intestino irritable

3. Diverticulosis y diverticulitis

Los divertículos son pequeñas bolsas que se abultan en el colon o el intestino grueso. La presencia de estas surgencias se denomina diverticulosis, y el 50% de los mayores de 60 años de edad la presentan. Si estas pequeñas bolsas se inflaman o se infectan, el cuadro clínico pasa a conocerse como diverticulitis.

Mientras que la diverticulosis es asintomática, la diverticulitis cursa con dolor abdominal (generalmente en el lado izquierdo), fiebre, náuseas, vómitos, escalofríos y estreñimiento. El tratamiento de este cuadro clínico suele basarse en cambios temporales en la dieta, antibióticos y analgésicos hasta que se reduce la inflamación de los divertículos. De nuevo, no suele ser una patología grave, pero sí de naturaleza crónica.

4. Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es todo un mundo, pues esta depende muchísimo del grupo étnico muestreado. Menos del 10% de la población del norte de Europa presenta esta condición, mientras que la gran mayoría de los asiáticos son intolerantes a los productos lácteos, ¿por qué?

Por lo general, la intolerancia a la lactosa se debe al déficit de una enzima producida en células a nivel del intestino delgado: la lactasa. El no poder asimilar los productos lácteos genera en el paciente diarrea, náuseas, cólicos estomacales, hinchazón y gases. Por sorprendente que pueda parecer, en ciertas poblaciones la expresión génica que controla la producción de lactasa se ha modificado, permitiendo a sus integrantes consumir productos lácteos sin problema.

5. Celiaquía

Seguimos en el mundo de las intolerancias, pues la celiaquía se define como una seria sensibilidad al gluten. Al consumirlo, el paciente afectado experimenta dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, vómitos y pérdida de peso. Se estima que el 1% de las personas occidentales son celiacas, aunque muchas de ellas no se diagnostican hasta que la enfermedad es demasiado evidente.

Celiaquía

6. Enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una patología intestinal inflamatoria que provoca inflamación del tubo digestivo, lo que se traduce en dolor abdominal, diarrea intensa, fatiga, adelgazamiento y desnutrición. No se conocen en su totalidad sus causas, pero se especula que una respuesta inmunitaria atípica (donde los leucocitos atacan las células del sistema digestivo) o factores hereditarios pueden promover su aparición.

Se presenta, de media, en unos 6 pacientes por cada 100.000 habitantes en las poblaciones europeas, ya que las personas blancas son más propensas a sufrir esta patología. No existe una cura para la enfermedad de Crohn, pero los corticosteroides para bajar la inflamación y los medicamentos inhibidores del sistema inmune suelen ser efectivos en los peores momentos de la enfermedad.

7. Colitis ulcerosa

Otra de las enfermedades intestinales de naturaleza inflamatoria que afecta a 396 por cada 100.000 habitantes de media. Esta patología provoca una inflamación duradera del tejido intestinal, con la aparición de úlceras/llagas características. Por desgracia, la sintomatología de esta enfermedad suele ser más “escandalosa” que las citadas anteriormente, pues suele manifestarse con defecaciones purulentas/sanguinolentas, dolor en el recto, sangrado rectal, fiebre, fatiga y adelgazamiento, entre otros signos clínicos.

Al igual que con la enfermedad de Crohn, los inmunomoduladores suelen ser los mejores aliados para combatir los signos clínicos de la enfermedad. En general, la cirugía es muy efectiva para deshacerse de la colitis ulcerosa, pero para ello debe extraerse completamente el colon y el recto en una intervención quirúrgica.

8. Cálculos biliares

Los cálculos biliares son depósitos sólidos de fluido digestivo que se pueden formar en la vesícula biliar. Normalmente estas surgencias no producen síntomas pero, si taponan el canal excretor de la vesícula biliar, este órgano se inflama y se requiere la extracción quirúrgica del mismo de forma inmediata.

9. Úlcera péptica

La úlcera péptica se define como una llaga o área en carne viva que se forma en el revestimiento estomacal o intestinal. Existen dos tipos de úlceras pépticas: las gástricas y las duodenales, que se diferencian en base al lugar de aparición.

El alcoholismo, el consumo de ciertos fármacos, el estrés, la ansiedad, ciertos tratamientos o la colonización intestinal por la bacteria Helicobacter pylori son factores de riesgo importantes para desarrollar esta enfermedad. Se estima que la probabilidad de presentar una úlcera péptica a lo largo de la vida del individuo es, de forma aproximada, de un 5-10%.

10. Enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE)

La prevalencia de la Enfermedad del Reflujo Gastroesofágico (ERGE) es del 10-20% en la población occidental. Esta patología se fomenta cuando el molesto reflujo del contenido estomacal hacia el esófago se produce de forma continuada, causando una sintomatología característica.

Cuando el esfínter esofágico inferior no funciona correctamente, el bolo alimenticio de naturaleza ácida puede subir accidentalmente del estómago de vuelta al esófago, lo que provoca un dolor en el pecho, dificultad para tragar, dolor al tragar, faringitis crónica, tos crónica y otras patologías relacionadas con el esófago y las vías respiratorias superiores.

ERGE

Resumen

Como habrás podido ver, la mayoría de enfermedades estomacales más comunes se deben a inflamaciones del tejido intestinal, en muchos casos por hábitos insalubres o un estrés crónico, el cual marca nuestras pautas vitales en la actualidad. También resulta muy llamativo conocer que las prevalencias de muchas de estas enfermedades son mayores en países europeos, razón por la cual se sospecha de una clara herencia genética.

Muchas de estas patologías son crónicas y vitalicias, aunque se pueden paliar los síntomas que las caracterizan con los medicamentos adecuados. Por otro lado, otras de las enfermedades listadas requieren de un abordaje rápido, pues el cuadro clínico se puede complicar bastante con el tiempo. En general, si presentas síntomas gástricos leves por un mes o dolores recurrentes por más de dos semanas, se hace necesario que acudas a tu médico de cabecera para un análisis sanguíneo y una palpación abdominal.

Comparte:
¿Te ha gustado?
azsalud Logo
En azsalud hablamos de medicina, avances científicos, psicología, enfermedades, tratamientos y más. Miles de profesionales de la salud a tu servicio.
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 azsalud. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies